espectaculos

Sábado, 7 de septiembre de 2013

MUSICA › HEROICOS SOBREVIVIENTES PRESENTARA SALVAJE SENTIMIENTO ESTA NOCHE EN GROOVE

Veinticinco años con la misma pasión

La banda, que siempre tuvo a Los Rolling Stones como referencia, regrabó algunos de sus clásicos para este álbum doble, que también trae el disco Gloria eterna remasterizado. “Para nosotros, el rock se construye permanentemente sobre su pasado”, afirman.

 Por Mario Yannoulas

“Queríamos escuchar nuestros temas como dios manda”, dicen los Heroicos Sobrevivientes.
Imagen: Jorge Larrosa.

La pregunta por el nombre es algo que, casi sin excepción, las bandas odian. Un elemento identitario demasiado básico, que poco dice sobre la actualidad que los grupos suelen querer transmitir en un reportaje. Sin embargo, hay casos en los que el nombre parece haber devenido en profecía autocumplida. Los Heroicos Sobrevivientes acarrean ese karma, no sólo por haber subsistido en el mundo del rock durante casi veinticinco años, sino también porque en su expresión subsiste el deseo primario de seguir adelante, pese a los históricos déficit de difusión sufridos a lo largo de su historia. Sentado junto al guitarrista Fernando Pita, el cantante Segundo Gassiebayle se explaya: “El que dice que las cosas le pasan y no tiene nada que ver es un ignorante, porque consciente o inconscientemente uno es responsable de sus circunstancias. En este caso pasa lo mismo. Sin embargo, si me pregunta cuál es el motivo por el que los Heroicos no tienen difusión, sinceramente no lo puedo encontrar, al menos desde la razón. No somos santos ni lo queremos ser, pero el resto de la gente que está en el rock tampoco lo es, con lo cual no pondría ahí el motivo, que es el que alguien le puede dar off the record. Si fuera tan así, estaríamos muertos o ya no podríamos tocar. Seguimos tocando con la energía y el entusiasmo de una banda nueva, y eso que es muy difícil no perder el entusiasmo. Es como seguir con una misma mujer durante veinticinco años con la pasión del primer día”.

El sexteto que hace un año abandonara el ex baterista de los Redonditos de Ricota, Walter Sidotti –“quedamos en los mejores términos”, despejan–, acaba de editar Salvaje sentimiento, un disco doble que contiene versiones regrabadas de sus clásicos y la remasterización de Gloria eterna, su cuarto y último trabajo con material original, lanzado en 2008. Previo a la presentación del álbum, hoy desde las 19 en Groove (Santa Fe 4389), Gassiebayle ensaya razones: “Había temas que por algún motivo no fueron bien grabados en su momento, clásicos de la banda que merecían ser vueltos a grabar, y fue una elección difícil porque muchas canciones reclamaban aire. La cuestión fue más personal que comercial, ahora los pongo en el auto y me gustan. Por otro lado, Gloria eterna no había tenido difusión, como todo el resto de nuestros discos, pero con la particularidad de que tampoco tuvo distribución, entonces mucha gente lo quería y no podía tenerlo”.

–En vivo se nota que son muchos los clásicos del grupo. ¿En qué se basaron para elegir el repertorio?

Segundo Gassiebayle: –Además de pensar en los que tenemos en mejor consideración, quisimos hacer un disco equilibrado, que no fueran quince rocanroles. No sólo nos detuvimos en el tipo de canción, sino también en las notas para evitar que resultara monótono. Le prestamos atención a cada uno de los sonidos, alquilamos un camión con siete baterías para Walter, usamos cuatro equipos de guitarra y convocamos a invitados que, además de ser buenos músicos, ya conocían la banda. Todo eso fue un acierto.

–¿Cómo les impacta esta tendencia del rock a revisitarse permanentemente, sea mediante reediciones o con bandas que tienen como referencia directa décadas pasadas para hacer su arte?

S. G.: –Para mí, lo original sigue siendo ponerse el sombrero del abuelo. No voy a decir que en el arte está todo inventado, pero es más o menos así. Un ejemplo concreto es que una guitarra de 1964 valga mucho más que una nueva, simplemente porque suena de una manera que, por más que tenga encima toda la tecnología, la nueva no puede lograr. Nosotros intentamos tener ese sonido auténtico de los ’60 y ’70, que es con lo que nos sentimos identificados. Y de acá a veinte años pasará lo mismo con otras cosas, porque todo sigue siendo un viaje cíclico, el eterno retorno... Para mí, el rock es exactamente así, se construye permanentemente sobre su pasado. En este caso, la idea salió de querer escuchar nuestros temas como dios manda, no de una estrategia ni nada parecido.

En efecto, los Heroicos son una especie en extinción en el rock argentino: forman parte de la generación que acuñó su rocanrol con la referencia directa de Los Rolling Stones –quizás inconscientemente también en la parodia seria de los New York Dolls–, y no en el mismo rock local, como posteriormente hicieran tantas bandas. En ese sentido, la separación de los Ratones Paranoicos los deja en un lugar único, como uno de los pocos grupos vivas que son testimonio de una época y siguen su camino. “Sabemos bien cómo son las reglas del juego y que en parte la difusión no depende de nosotros –observa Segundo–. En realidad, nunca dependió de la música sino de otros factores, principalmente de otros intereses económicos. Me acuerdo de 1993, cuando (el empresario) Daniel Grinbank me dijo: ‘La banda está buenísima, tiene buenas canciones y suena bárbaro, pero yo meto la bandita que quiera diez veces seguidas en la radio y vende mucho más que ustedes’. Ahora noto que, como tenemos tanta trayectoria, tocamos seguido, y de alguna manera todos conocen a los Heroicos... No voy a decir que la palabra es ‘lástima’, pero la gente piensa: ‘Estos pibes la vienen peleando desde hace rato, vamos a darles una mano’. Creo que por eso se nos están abriendo algunas puertas, porque no tenemos plata para invertir en difusión.”

–Aunque parezca increíble, lo que cuentan invita a hablar del nombre de la banda...

S. G.: –Parece que fue una especie de premonición, porque cuando Fer lo puso, la banda tenía dos días. Creo que ahora sí somos “heroicos sobrevivientes”.

–Y después de tantos años, ¿siguen recorriendo la escena?

S. G.: –Yo no voy a ver bandas, primero porque soy fóbico con las aglomeraciones de gente, pero además porque ya no hay ningún grupo que me motive. Ya vi a los Stones, casi ni escucho rock, sólo jazz y música clásica. Me chupa un huevo lo que pasa.

Fernando Pita: –Yo salgo un poco más, trato de estar informado, soy amigo de muchas bandas y voy cuando me invitan. Me parece bueno lo que está pasando con la música. Hay una linda competencia y no tanta lucha, se ve más relación que antes entre los mismos músicos.

S. G.: –Sí noto que hay menos rapacidad, antes era como una casa de putas. Como en todo lugar donde hay un premio económico, que es vivir de la música, la competencia siempre está, pero antes había una falsedad que ahora no veo, o al menos no de una manera tan patética. También siento que los pibes nuevos nos tienen un respeto lógico, y hasta a veces nos quieren ayudar. Me gusta esa especie de cofradía que hay ahora entre los músicos, creo que porque se dan cuenta de que está todo muy difícil, es complicado tocar y sacar un disco. Entendieron que, ante la dificultad, hay que unirse.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.