espectaculos

Viernes, 20 de diciembre de 2013

MUSICA › LITTO NEBBIA FUE HOMENAJEADO ANTE MAS DE CINCO MIL PERSONAS EN MENDOZA

Un tributo que fue fiesta del afecto

El cantante, músico y compositor estuvo en primera fila mientras una veintena de colegas repasaban sus canciones y se subió al escenario del espacio cultural Julio Le Parc, en Guaymallén, para tocar junto a ellos. Participaron Santaolalla, Baglietto y Johansen, entre otros.

 Por Cristian Vitale

“Quieren ponerle mi nombre a una calle, pues háganlo, así puedo caminarla”, dispara Litto Nebbia entre risas, y envalentonado por un homenaje en pura vida que acaban de hacerle en Mendoza. En el inmenso espacio cultural Julio Le Parc de Guaymallén, para más precisión, donde unos veinte músicos argentinos se congregaron ante casi cinco mil personas, durante más de dos horas –y ciertos momentos de lluvia–, con el fin de recrear gemas suyas con destino de DVD. “Está todo filmado con cuatro cámaras y grabado en 64 canales, listo para ser editado cuando sea”, se entusiasma el músico de las mil canciones, sobre el muy posible devenir de tal secuencia artística que, bajo la consigna de “Sólo se trata de vivir”, unió en Nebbia a Juan Carlos Baglietto, Orozco-Barrientos, Gonzalo Aloras, Hugo Fattoruso, Liliana Vitale, Kevin Johansen, Gustavo Santaolalla, Man Ray, Claudia Puyó y Silvina Garré, entre otros. “Me di cuenta de algo positivo, que de alguna manera proyecto hace tiempo, y es que siempre me desagradan los homenajes post-mortem, especialmente en el rock. Y ni que hablar de cuando homenajean a alguien y el tipo está en silla de ruedas o con muletas. Entonces puse mucho acento en que los tributos tienen que ser en vida y cuando el tipo está en plenitud... Y me puse como ejemplo: éste fue el primer tributo donde el homenajeado está tocando y cantando por todos lados y grabando y componiendo muy bien”, sostiene el creador de Los Gatos, Huinca, Los Músicos del Centro y La Luz.

El concierto, producido por Lito Vitale –que también formó parte de la banda estable del concierto–, tuvo altos picos emotivos. La versión de “Sólo se trata de vivir”, por caso, interpretada por todos los músicos en el escenario erigido en los bellos jardines del Le Parc; la visita al piano de “Distraídos”, tema central de El hombre que amaba a todas la mujeres (1996), a cargo del homenajeado –que vio casi todo el concierto desde la primera fila–; la conmovedora “Madre escúchame” –revivida por su creador y Gustavo Santaolalla– en medio de la lluvia. O “La balsa” en las mismas condiciones climáticas, pero sin luz. “Sí, el final tuvo un detalle verdaderamente del cielo. Cuando Gustavo y yo estábamos cantando ‘Madre escúchame’ empezó a llover, y la gente ni se movió. Muchos empezaron a taparse la cabeza con las sillas. Cuando terminó el tema, se cortó la luz de todos los instrumentos e hicimos ‘La balsa’ a capella. Tremendo. Muy emocionante”, cuenta Nebbia, consumado el hecho.

También recrearon al Nebbia de todos los tiempos el rosarino Gonzalo Aloras, que abrió el tributo con el clásico “Soy de cualquier lugar” y “Esperando un milagro”; Man Ray con “Viento, dile a la lluvia”, y “Vals de mi hogar”; Johansen y sus visiones sobre la primaveral “Rosemary” y “Ayer nomás”; Baglietto con “La ventana sin cancel” y “El otro cambio, los que se fueron”; Silvina Garré, con “Quien quiere oír que oiga” y “Nueva zamba para mi tierra”; Claudia Puyó hizo un tema que le calza perfecto (la blusera y descomunal gema de Huinca, “Cadenas & moneda”); Hugo Fattoruso, que jugó a dos puntas –rock y candombe– a través de “Rock de la mujer perdida” y “Vamos negro, fuerza negro”, y los locales Orozco-Barrientos, que tornaron propio “Cuando yo me transforme”, tema de principios de los ’80.

“La sensación final fue la de una camaradería impecable, así me sentí yo, porque era un clima de homenaje a la música más que a mí. La organización de Lito Vitale fue impresionante y todo fue una verdadera fiesta de afecto”, destaca Nebbia, que llegó a Mendoza tras celebrar los 40 años de la edición de Muerte en la Catedral “a lleno total” en el Teatro 25 de Mayo de Buenos Aires, con un recital que será editado en DVD, en abril de 2014. “La verdad es que fue un año intenso para mí”, cierra él con un adjetivo que, para su mundo pasional y prolífico, no resulta ninguna novedad.

Compartir: 

Twitter
 

“Quieren ponerle mi nombre a una calle, pues háganlo, así puedo caminarla”, dice Nebbia.
Imagen: Joaquin Salguero
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.