espectaculos

Viernes, 20 de diciembre de 2013

MUSICA › SILVIA GOMEZ PRESENTARA ANDAR, EN LA SALAMANCA

“Crecí en una familia empapada de música”

 Por Karina Micheletto

Las canciones de Fortunato Juárez, que devuelven aquel paisaje santiagueño de infancia (un autor que, además, resultó ser pariente de los Gómez). Las de Raúl Carnota, todo un referente –al igual que Chango Farías Gómez, o Mercedes Sosa, o Atahualpa Yupanqui, porque son muchos los fundamentales, explicará la cantante–. Pero también las que suenan alrededor, nuevas obras de autores contemporáneos, tan valiosas como para ser incorporadas a la par de estos autores. Chacarera, zamba, chamamé, cueca, vidala. Por allí transcurre el repertorio de Andar, el nuevo disco de Silvia Gómez, el tercero de su carrera solista. Una voz justa y ajustada a cada tema, un delicado trabajo de arreglos, una instrumentación que recoge desde la orquesta de cuerdas hasta los ropajes más despojados conforman un trabajo bello que la artista presentará hoy a las 21.30 en el local platense La Salamanca (en calle 10 y 60).

Andar es, destaca la cantante, todo un trabajo en equipo y en familia: su hermano Omar Gómez realizó la producción del disco, su hijo Nicolás Marini toca el bajo y canta, su marido, Rubén Marini, es el autor de la “Chacarera del chinito”, a la que puso música su otro hermano, Néstor; el guitarrista Bernardo Bogliano tuvo a su cargo la dirección musical. No es extraño que Silvia Gómez se rodee de familia para hacer su música, porque ella forma parte de “los Gómez”. Sus hermanos Luis, Néstor y Omar son también grandes músicos, los primeros integrantes de la Orquesta Popular de Música Los Amigos del Chango, creada por el recordado Farías Gómez y que actualmente dirige Rubén Mono Inzarrualde. Los Gómez nacieron en San Isidro, pero su familia es santiagueña y musiquera. Fortunato Juárez fue tío abuelo de estos hermanos. Esa marca de origen, dice Silvia Gómez en diálogo con Página/12, aparece. “Corre en la sangre, y eso no se puede evitar”, sonríe.

–¿Aunque hayan nacido en otro lado?

–Claro, porque hemos crecido muy empapados de música. Mi papá tenía su grupo, mi tío tenía su grupo, mis tíos de Santiago también. Ellos paraban en casa cuando venían a actuar a Buenos Aires, y esos días eran una guitarreada en continuado, lo mismo cuando nosotros íbamos para Santiago. Con mis hermanos, al asomar a la adolescencia, tuvimos nuestro grupo y le pusimos Las Voces Santiagueñas. Desde muy pequeños sentimos una inclinación a la música, porque en casa la música era parte del aire.

–En todos estos años, ¿cuál cree que ha sido la evolución o el camino recorrido como solista?

–Si hay una evolución, seguramente tiene que ver con que yo sigo estudiando, siempre. Sigo tratando de mejorar desde mi voz la búsqueda que siento que es mía. Y en cuanto a mi repertorio también, creo que hay un camino más definido, quizás haciendo hincapié en los compositores que estuvieron en mi origen y en mi niñez, los que después fueron mis referentes a la hora de cantar y elegir un camino. La evolución también está en que en este tercer disco yo puedo mirar un poco más a mi alrededor y tomar autores y compositores contemporáneos: “Iluminado de coplas” es un tema de Diego Ferronato, pianista y compositor tucumano que vive en La Plata. También hay dos composiciones de Bernardo Bogliano, el guitarrista del grupo.

–La figura del Chango Farías Gómez parece muy importante en su música y en la de sus hermanos.

–¡Muy! De chica yo empecé escuchando a Los Manseros Santiagueños, Los Changos Loretanos, ese tipo de grupos. Cuando empecé a escuchar a Mercedes, o a Carnota, o al Chango, fue una sensación distinta... Me maravillaron, era otra mirada. Así que crecí escuchando esos referentes, y ya siendo adulta, un día el Chango estaba entre el público nuestro. Nos preguntó si podía subir a hacer unos temas con nosotros, fue increíble, desde entonces se creó un vínculo fuerte. Hicimos un par de espectáculos con él y con el Mono Inzarrualde, haciendo mi repertorio y con mis hermanos Néstor y Omar. Ellos siguieron después en su orquesta. Y yo seguí admirando su música.

Compartir: 

Twitter
 

Gómez grabó chacarera, zamba, chamamé, cueca y vidala.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.