espectaculos

Lunes, 11 de agosto de 2014

MUSICA › ACORAZADO POTEMKIN PRESENTó SU SEGUNDO DISCO EN EL C. C. SAN MARTíN

Remolino de luces y sombras

El trío dejó claro por qué es una de las bandas ineludibles de la escena actual, con una lista que combinó todos los estrenos con temas de Mugre, y resultó en un show lleno de matices y climas. Dada la capacidad limitada de la sala, quedó mucha gente afuera.

 Por Eduardo Fabregat

“Todos tienen algo que envidiarle a los muertos: no trabajan, no se cansan, no les duele más la panza”, canta Juan Pablo Fernández, y con él todos los músicos invitados, y el público presente, en el ya clásico ritual de despedida de los shows de Acorazado Potemkin. Es la indicación de que no habrá más, aunque todos quisieran que la noche se extendiera, que siguieran cayendo canciones. Pero a fin de cuentas, los que están allí, en el segundo subsuelo del San Martín, pueden considerarse afortunados: en la previa, al menos otros trescientos se fueron masticando bronca por Paraná y Sarmiento, con el cartelito de “localidades agotadas” colgado muy temprano en las boleterías. Es un buen indicador del presente de Potemkin, que para fortuna de los que se perdieron este primer show seguirá presentando Remolino, en Buenos Aires y el interior.

Esa es la excusa, aunque a esta altura el trío no necesite de justificativos para atraer al público: alcanza con saber que tocan, con la certeza de que se presenta una de las bandas ineludibles del rock argentino en el siglo XXI. Pero AP tiene un segundo disco, que ya se descarga libremente de su sitio web www.acorazadopotemkin.com.ar, y también puede adquirirse en formato físico. Y ante todo, puede disfrutarse en vivo: la noche del viernes permitió gozar la redoblada intensidad de canciones que ya son por demás convincentes en el registro grabado, pero que crecen aún más desde el escenario.

Sucede que los tres Potemkin son viejos lobos de escenario, y saben muy bien cómo se juega con los matices, cuántas dimensiones surgen del balance entre sombras y luces, entre potencia y clima reposado, entre la caricia y la furia. Cuando el Cardenal Domínguez domina el centro del escenario para “Reconstrucción” –una canción compuesta para una muestra fotográfica de Rosana Simonassi, y a la vez vinculada con el “Post crucifixión” de Pescado Rabioso–, la resultante es una buena síntesis del espíritu Potemkin: drama y redención, algo que repta por dentro y una catarsis que lo libera. Cuando suena “Remolino”, y Fernández descose la guitarra con un sonido que suspende a todos en el aire, y Ghazarossian dibuja una base indescriptible en sus cuatro cuerdas, y Esaín va del ritmo a lo percusivo dosificando los golpes y los vacíos, Potemkin simplemente produce algo similar a un éxtasis, un paisaje que no se traduce en palabras. Un viaje sónico con una personalidad que lo hace intransferible: sería difícil hacer un cover de canciones como “Pintura interior” o “Cerca del sol” sin sonar a otra cosa.

Y, claro, están los momentos en los que el acorazado hace honor a su nombre y arrasa con todo, como cuando se lanza a la adrenalina de “Disuelto” o la potente apertura (en el disco y el show) de “A lo mejor”. Y en el San Martín quedó claro que Remolino ya está haciendo su trabajo desde la web: las siniestras imprecaciones de “El pan del facho” encontraron un enfervorizado coro general que se entregó gozoso a la pintura de actualidad condensada en ese ¿Cañoncitos tenés? ¿Quemacoches tenés?. Pero también hubo una necesaria contracara luminosa en “Sabés”, y momentos de puro clima cercano a la lisergia como “La otra calle”, con ese tempo como arrastrado, que va dejando caer sus notas morosamente, o pasajes de pura belleza como “Y no hace tanto”.

Por otra parte, la primera cita con el segundo disco permitió apreciar cuán bien se articulan estas canciones con el debut de Mugre, cómo aquí y allá aparecen grandes momentos como “Desert”, “La carbonera”, “Algo” o “Desayuno” y la narrativa Potemkin demuestra un sentido que entusiasma, una continuidad que no es repetición, un setlist que no registra ningún bache. Suena todo el disco nuevo, claro, pero hay una explosión particular cuando Lulo Esaín quiebra el aire con la apertura de “Puma Thurman” –uno de esos temas que el público de Potemkin reclamará siempre, sea la noche que sea–, y todo se viene abajo cuando Flopa Lestani (“Ella, la que nos hace mejores”, anunció Fernández) aparece para “La mitad”, una de esas canciones de amor desesperado tan pero tan buenas que no pierden filo ni con la repetición que impone su deliciosa intensidad.

A esa altura, cuando vuelve a sonar lo de “y si es cierto que lo nuestro se termina/ y si es cierto que hay que hacerle un final/ entonces quiero que te lleves mi hombro izquierdo, que sin tu pelo no lo voy a usar jamás”, queda claro que la noche está apurando las últimas notas. Sí, más de uno quisiera que se extendiera, que siguieran cayendo canciones. Pero también es necesario que todo termine, que deje girando unas cuantas cosas en la cabeza y los sentidos de los participantes: el duradero efecto de un remolino eléctrico.

9-ACORAZADO POTEMKIN

Músicos: Juan Pablo Fernández (guitarra y voz), Federico Ghazarossian (bajo), Luciano Esaín (batería, voz).

Músicos invitados: Beto Siless (voz), Javier “Cardenal” Domínguez (voz), Flopa Lestani (voz).

Duración: 95 minutos.

Público: 300 personas.

Lugar: Sala 3 del Centro Cultural San Martín, viernes 8.

Compartir: 

Twitter
 

En ciertas canciones, Potemkin produce un paisaje sonoro imposible de traducir en palabras.
Imagen: Dafne Gentinetta
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.