espectaculos

Sábado, 29 de noviembre de 2014

MUSICA › SOL PEREYRA PRESENTA SU NUEVO DISCO, TIRAME AGUA

“Fue un caminito de hormiga”

Integró Los Cocineros y luego siguió por México, donde formó parte de la banda de Julieta Venegas. Ahora, la cantante y compositora presenta en Beer in Ba un trabajo que recorre todos los climas, con canciones tan pegadizas como bien planteadas.

 Por Karina Micheletto

Radicada en México “hasta nuevo aviso” y con el corazón mirando a Córdoba, Sol Pereyra viene a la Argentina para mostrar un nuevo disco realizado íntegramente en México, y afianzando una carrera solista hecha de canciones propias, frescas, con buen sustento en música y letra. Pereyra fue parte de Los Cocineros, una de las bandas más interesantes que dio su Córdoba natal en los últimos años, desarrolló una carrera como actriz, fue luego parte de la banda de Julieta Venegas, durante cinco años de su estadía en México. Desde hace un tiempo va por sus propias canciones, que en la nueva cosecha suenan en Tirame agua, su segundo disco, un trabajo que recorre todos los climas, con canciones tan pegadizas como bien planteadas, y con participaciones como la de Jorge Serrano, de Los Auténticos Decadentes, que canta invitado en un tema, “Loca”. Hoy Pereyra mostrará éstas y otras canciones en Beer in Ba, Moreau de Justo 1007 (Puerto Madero).

“Este es el primer disco que grabo entero en México, con todo el grupo con el que vengo trabajando allá, y esta vez la intención fue lograr un disco más orgánico, con un concepto más de banda”, dice la cantautora en diálogo con Página/12. Cuenta también que su estadía en México se dio “muy naturalmente”, con un plan que en principio era sólo de trabajo, con fecha de regreso –Julieta Venegas la había convocado para integrar su banda, tras verla en un video– y que se fue extendiendo a medida que surgían las propuestas. “Ahora me encantaría poder estar mitad y mitad del tiempo en cada lugar, pero a veces no es tan fácil acomodar ese plan. Por lo pronto, me quedo acá tres meses y después me vuelvo allá”, cuenta la cantante, que tras sus presentaciones porteñas tendrá otra en diciembre en el teatro Real de Córdoba.

–¿Le resultó más fácil lanzarse como solista desde México?

–Se dio así: las circunstancias me han colocado más allá que acá, no sé si las cosas han sido más fáciles o más difíciles, tienen más que ver conmigo que con el entorno de país. La realidad de los músicos independientes es muy similar en las dos escenas, a mí me surgieron cosas interesantes allá, pero supongo que estando acá hubieran aparecido también buenos caminos para seguir.

–Sin embargo, en México hay más mujeres que lideran proyectos con propuestas muy propias, mientras que aquí parece que cuesta más ese liderazgo de mujeres...

–Es cierto, en México están como más acostumbrados a la mujer al frente en escena, históricamente han tenido muchas mujeres como iconos muy importantes del pop y del rock. En la Argentina las mujeres ocuparon lugares más importantes en el folklore y hasta en el tango, pero en el rock y el pop siempre han quedado en segundo plano. Y no es que falten mujeres con carisma y talento. Es paradójico, siendo México un país tan machista. No termino de entenderlo bien.

–¿Será una cuestión del público?

–O de la gente que maneja la industria y lo que se vende o no. Lo cierto es que el mundillo del rock acá ha tenido siempre una cosa medio machistona: pareciera que las mujeres que están cerca de un escenario son coristas o son grupis, de ahí no podés salir.

–¿Y en su caso, cómo ha sido?

–La verdad es que yo siempre me sentí muy cómoda. A lo mejor tuve algunas situaciones extrañas, como que te encare un técnico en plan de lance y si lo querés ubicar, te tira para abajo. Pero eso era sobre todo cuando era más chica, ya después aprendés a apelar a tu carácter para poner las cosas en su lugar.

–De su experiencia de cinco años con Julieta Venegas, ¿qué rescata?

–Muchísimo. Para empezar, yo venía de trabajar en una escena más under y, para ponerlo en términos futbolísticos, pasé a jugar en Primera. Eso me dio otra experiencia, otros escenarios, aprendí muchísimo de las giras, de los distintos públicos. Y fue muy bueno poder seguir desarrollando mi proyecto en paralelo: pasaba todo el tiempo de marinero a capitán de barco, pude timonear eso. Fue muy intenso. Ahora que ya lo hice, pienso: ¿cómo lo hice? (Risas.)

–Y en un balance desde Los Cocineros hasta ahora, ¿cómo describiría el trayecto que recorrió?

–Fue un caminito de hormiga, muy paso a paso, de salir de jugar en la canchita del barrio a hacerlo en otras más grandes, sin perder el piso, y darte cuenta de que el aprendizaje y el desafío son tan grandes en una como en otra. Lo importante es seguir en camino. Ahora quiero enfocar todas mis ganas y todo mi andar en este camino de mis canciones. Y a lo mejor, seguir explorando mi parte de dramaturga, volver a escribir, quizás ahora puedo volver a darme ese tiempo, veré. Por lo pronto, lo que quiero hacer es cantar mis canciones. Eso es lo que amo hacer.

Compartir: 

Twitter

“La realidad de los músicos independientes es muy similar en las dos escenas”, dice Pereyra.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.