espectaculos

Miércoles, 18 de marzo de 2015

MUSICA › EL BANCO DE MUSICA INDEPENDIENTE FUE PRESENTADO EL LUNES

Contra el monopolio de la difusión

El BMI fue creado para facilitar el acceso de las radios a la música que se ha producido de manera independiente, para poder cumplir con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Hasta ahora, el banco permite acceder a más de ocho mil canciones.

En el marco del convenio de cooperación entre la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) y la Federación Argentina de Músicos Independientes (FAMI), esta semana fue presentado el Banco de Música Independiente (BMI), que tiene como principal función facilitar el acceso de las diferentes radios del país a la música que se ha producido de manera independiente. Todas las radios, a través una clave que se genera en el sitio ww.musicaindependiente.org –donde también se encuentra información sobre el funcionamiento del BMI y los artistas que contiene–, podrán acceder a la descarga gratuita de más de 8000 canciones producidas en forma independiente.

Según el artículo 65 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, las radios deben emitir como mínimo un 30 por ciento de música nacional, y la mitad de esa música debe ser de producción independiente. La ley considera “música producida en forma independiente” a aquella en que el autor o intérprete es dueño de los derechos de comercialización de su obra; es decir, cuando el músico es dueño del master de grabación. “Antes de la ley de medios, era imposible para las bandas y artistas independientes acceder a la difusión radial. Ni aun pagando por ese espacio podías conseguir que te hagan sonar. Estaba muy claro que las canciones que rotaban en las radios estaban predeterminadas y no se podía entrar ahí”, asegura Diego Boris, presidente de la FAMI. “Por primera vez, en nuestro país se garantiza que un sector de músicos excluidos por no ser parte de las grandes compañías discográficas puedan ser escuchados en las radios. No puede ser que sea sólo la lógica de mercado la que termine definiendo la música que se escucha en la Argentina. Es importante aclarar que no se obliga a las radios a pasar a ningún artista en particular, sino que se les ofrece un espacio para que puedan elegir la música de manera rápida y gratuita, ya que uno de los temas que planteó la Asociación de Radiodifusoras Privadas Argentinas (ARPA) durante el debate de la ley de medios era que se les dificultaba acceder al material producido en forma independiente. Ahora ese problema ya no existe.”

El objetivo del Banco de Música Independiente es el de centralizar las producciones independientes y así facilitar la conexión entre los artistas y las emisoras radiales. Entre aquellos que tienen sus discos en el Banco de Música Independiente, que hoy superan los 800, se encuentran bandas y solistas como Almendra, Aquelarre, Litto Nebbia, Boom Boom Kid, El Otro Yo, Lito Vitale, Tren Loco y Onda Vaga. Para poder ingresar al Banco de Música Independiente, los músicos deberán hacer llegar el material a alguna de las más de veinticinco organizaciones de músicos independientes que han adherido al proyecto, entre las que se encuentran la UMI (Unión de Músicos Independientes), El Qubil (Músicos Independientes de Rosario) y Amuise (Asociación de Músicos Independientes de Santiago del Estero). Estas organizaciones serán las únicas que podrán recibir el material. El trámite, que será gratuito y para el que no hará falta ser socio de ninguna de estas entidades, certificará las obras como “fonogramas independientes” y permitirá que sean reproducidas en las emisoras radiales de todo el país.

Aquellas radios privadas que facturen más de 2.000.000 de pesos anuales tendrán la obligación de enviar mensualmente una planilla digital, con carácter de declaración jurada, en la cual describan los contenidos de su programación musical. Al finalizar cada mes, esa declaración será cruzada con el Listado de Música Independiente proporcionado por la FAMI, base que hoy contiene más de cuatro mil discos de diferentes artistas, con la finalidad de garantizar el espacio otorgado por la ley a las producciones independientes. “Con la evolución de la tecnología, los músicos hemos podido comenzar a grabar, editar y producir nuestros discos –explica Diego Boris–, lo que nos hace dueños de nuestro trabajo. Con la ley de medios se nos garantiza una difusión que antes nos era inalcanzable. El Banco de Música Independiente es otro más de los ‘anticuerpos’ musicales que necesitamos para poder neutralizar los constantes intentos por monopolizar los canales de expresión artísticos.”

Compartir: 

Twitter
 

Con la ley de medios, los músicos independientes tienen garantizada una difusión antes inalcanzable.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared