espectaculos

Martes, 6 de octubre de 2015

MUSICA › ENTREVISTA A DRACO ROSA, ANTES DE SU PRESENTACIóN EN EL TEATRO GRAN REX

Nuevas canciones para un sobreviviente

El cantante abandonó la escena para recuperarse de un linfoma: la experiencia se tradujo en un libro sobre alimentación y una obra inevitablemente influida por otra manera de ver la vida.

 Por Yumber Vera Rojas

“Tocar en el Gran Rex es un sueño realizado”, asegura Draco Rosa, al otro lado del teléfono, antes de su debut, hoy a las 21, en el teatro de la Avenida Corrientes. “Lo conocí a mediados de los ochenta, cuando viví en Buenos Aires. Esa época me dejó una impresión muy fuerte porque descubrí a Sumo, Pescado Rabioso y Andrés Calamaro”. No obstante, el autor del hit “Más y más” se excusa por haberle perdido la pista al rock argentino, sobre todo en los últimos años, pues se dedicó a combatir y a recuperarse del linfoma no-Hodgkin que le fue detectado cerca del hígado, en 2011. “Tuve una vida muy encerrada y solitaria. Por eso me siento afortunado de que la invitación para actuar en ese escenario histórico me llegue en este instante. Voy con muchas energías”, advierte el cantautor, cuyo disco más reciente, Vida (2013), en el que repasa su obra a través de varios duetos, fue una consecuencia de su enfermedad. “La idea es ser puro y natural, y conectar con la energía del momento. No hay mucho misterio. Aunque esa es mi intención, puede pasar cualquier cosa”.

–Su regreso a la capital argentina se produce a pocos meses del lanzamiento de su libro El secreto de la vida a base de las plantas. ¿Por qué decidió compartir de esa manera su descubrimiento sobre los beneficios de la comida sana?

–Hace cuatro años, tuve la bendición de conocer a Nena Niessen, mi nutricionista. Una vez que me enteré de que estaba mal de salud, intenté evitar la quimioterapia. Así que mientras buscaba alternativas, fui a una conferencia de tres días en Sacramento (California), donde coincidimos. Y a partir de ese momento, nos hicimos amigos. Ella sufrió de cáncer, y cuando recayó se curó gracias a la comida. Mientras que yo necesité de un trasplante de médula. A partir de su aporte en mi vida en los últimos cuatro años, y de los mails de amigos que querían sus recetas, decidimos compartirlo. En principio iba a ser un panfleto, pero debido a la colaboración de varias organizaciones que se sumaron a la causa, tocamos la puerta de la editorial Penguin Random House, y el resto es historia. Ya está el libro, y comenzó a publicarse en otros países. Creo que fue una gran contribución, y está lleno de muy buena información.

–¿Con este libro pretende concientizar, evangelizar o simplemente compartir su experiencia?

–Es un poco de todo. Nena es vegana desde hace 27 años, y yo soy básicamente un alumno. La necesito como entrenadora para poder hacer el ejercicio. Hago cualquier cosa para tenerla cerca, y para tratar de mantener el orden. A mis 46 años, guardo un recuerdo lindo de sentarme en una mesa con muchos amigos, en torno al vino y a la carne, para celebrar por ocho horas. Aunque entiendo que de vez en cuando hay que hacer una limpieza. Proponemos un estilo de vida que, como mínimo, hay que llevarlo a cabo una vez al año. Incluso en Argentina, hay gente que se dedica a eso. El tema es que la gente comparta. No me imaginé que nos iba a ir tan bien con esto. A mí me ayudó antes, durante y después de la quimioterapia, que es dañina. La prevención es igualmente importante. Siempre cierro esto diciendo que la vida, al final del día, es una lotería. Muchas veces comemos bien, y nos enfermamos porque es una combinación de alimentación y emociones. Uno debe mantener un poco de espiritualidad para tener a las células felices. Pese a que el libro trata acerca de la comida, lo que yo promuevo en realidad es la moderación y el balance.

–¿Y de qué manera se refleja eso en sus nuevas canciones?

–Cuando a uno le sucede esto, reflexiona mucho. Hay una crisis existencial muy fuerte. Así que pasa un poquito de todo. Eso decantó en canciones muy bellas, en las que se va a notar algo de espiritualidad. Esa es la principal característica, definitivamente. Hay una parte frágil que con los años uno espera levantar con más fuerza. Ahora, el sello discográfico me aprobó para hacer el disco, que creo que será muy importante por esa razón: porque toca cosas que antes no me parecían importantes y que hoy sí lo son. Ya seleccioné los temas, por lo que a fines de año comienzo a grabarlo. La idea es sacarlo a mediados de 2016.

–La aparición de su nuevo trabajo coincidirá con la celebración de los 20 años de Vagabundo: el álbum más importante de su carrera, así como uno de los discos fundamentales del rock latinoamericano. Considerando lo que tuvo que atravesar en este último tiempo, ¿cómo ve a la distancia la bohemia en la que fue concebida esa producción?

–Vagabundo sigue siendo parte de todo. Al final del día, no hay duda de que fue emocionante en aquel momento. Aunque aún me domina en todo, no sólo en lo que toco, sino en mi forma de vida. Lo único que hice fue cambiar mi manera de comer, y excesos como el alcohol. Ya no lo hago más desde hace un tiempo. Mad Love también es un disco que me gusta, porque a través de los años traté de hacer buena música dentro de todo, y me alegro mucho que Vagabundo (producido por Phil Manzanera, ex integrante de Roxy Music) pudiera reflejar ese deseo. Al principio, cuando se lanzó, nadie lo quería. Así que me llena de satisfacción que haya cautivado al público.

–Cuando regresó a la Argentina para promocionar su disco Frío, a mediados de los noventa, la escena boricua de rock era prácticamente inexistente. Sin embargo, hoy es una de las más potentes de América latina. ¿Qué opinión le merece esa evolución?

–Ha sido muy interesante. Hay una cuestión especial en la isla. No obstante, a pesar de que sé lo que está pasando en la escena, no lo analizo. Simplemente, la respiro porque está presente, y disfruto de su celebración y congregación. Se trata de un lugar muy especial debido a que la gente toca en vivo en todos los rincones, los estilos más variados. Y eso es algo que se siente constantemente.

–Luego de que René Pérez anunciara la grabación de su disco solista, se desataron todo tipo de rumores acerca del futuro de Calle 13. ¿Cree que seguirán adelante?

–No lo veo como una separación. Al igual que cualquier agrupación, todo el mundo quiere hacer su disco solista. Todos son creativos, y está muy bien. Keith Richards sacó su nuevo disco recientemente, y eso no significó que The Rolling Stones se fueran a separar. No sé, hoy no están, mañana tal vez sí. Si no, mire a Guns N’ Roses: ahora Axl Rose y Slash son nuevamente amigos.

Compartir: 

Twitter
 

“La idea es ser puro y natural, no hay mucho misterio.”
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.