espectaculos

Viernes, 16 de octubre de 2015

MUSICA › RENATO BORGHETTI SE PRESENTA ESTA NOCHE EN EL FESTIVAL MUSICA DE LA TIERRA

Sonidos que no reconocen fronteras

El acordeonista brasileño será una de las figuras del encuentro que se realiza en Uruguay y que por primera vez se traslada a Buenos Aires: desde hoy y hasta el domingo, en Parque Centenario.

 Por Cristian Vitale

Desde Porto Alegre

No existe gaúcho ni gaúcha que se resista a frenarlo, decirle alguna cosa, pasarle el brazo por el cuello y pedirle una foto. El contexto puede ser la cuarta edición de Carreteiro Social do Gurí, un evento multitudinario que se realiza cada 12 de octubre en Porto Alegre, con el fin de recaudar fondos para niños con problemas. También cualquier bar, restaurante o pub de la capital de Rio Grande do Soul. O la que sea entre sus pobladísimas rúas céntricas. Renato Borghetti, el acordionista de Barra do Ribeiro, es un ídolo de multitudes. “¿Cómo no voy a estar al tanto de lo que se trata ese festival?”, enfatiza él, en medio de un ruidoso almuerzo-entrevista, en el que no puede evitar pararse cada dos, tres, cuatro minutos para cumplir con los requisitos de ídolo. “Claro que sé –se reintegra–. He crecido escuchando folklores de la Argentina y Uruguay. He gastado los discos de Antonio Tarragó Ros, Alfredo Zitarrosa, José Larralde, Raúl Barboza o Los Olimareños... Para mí, es absolutamente natural convivir y tocar con ese marco de referencia”, asegura Borghettinho –así le dicen– anticipando el sentido de su participación en el festival Música de la Tierra, que se desarrolla hace cuatro años en Montevideo y que cruzará por primera vez el charco del Plata entre hoy y el domingo.

Serán tres días de música en el Anfiteatro Eva Perón del Parque Centenario, que hará confluir a argentinos, uruguayos y brasileños en una suerte de alianza regional y que tendrá en Borghetti a su iniciador. “Es un honor para mí representar a mi país en este encuentro, porque me siento parte de lo mismo con todos los músicos que van a estar. De chico, y al venir de una familia tradicional, he recorrido muchas fiestas rurales en Corrientes, en Canelones, en Rivera. Y entonces, que toque músicas nativistas o folklóricas es una consecuencia de todo eso”, se explaya este acordionista, que muestra parte de lo que vendrá durante el mencionado convite en su pago. Hace, por caso, una bellísima versión de “Merceditas”, junto a dos guitarristas de la región. Y un chamamé que suena bastante parecido a “La Calandria”, de don Isaco Abitbol. “Le decía que es algo absolutamente natural para mí... Hay algo que nos unifica como región: el asado, el mate, las bombachas, las alpargatas, estos sonidos”, insiste él, luego del breve concierto, en un afiladísimo portuñol.

Puntualmente, la presentación del Renato Borghetti Cuarteto será hoy a las 20, una hora antes de que suban a escena Ramón Ayala y los Núñez. Al día siguiente, harán lo propio Ana Prada y Fernando Cabrera, por Uruguay. Y el domingo llegará el turno de otro referente brasileño, Vitor Ramil, y de Zamba por vos, el esperado homenaje a don Alfredo Zitarrosa que juntará a Maia Castro, Pablo “Pinocho” Routín, Gastón Ciarlo “Dino”, Nicolás Ibarburu, Matías Romero, Ignacio Mateu, Martín Ibarburu y Hernán Peyrou, con Lidia Borda y la Prada como cantoras invitadas. “Las diferencias entre nosotros son sólo de matices”, insiste el Borghetti, cuya esencia histriónica y nativa agregará un color más a la paleta que intenta una identidad común. Una forma de ser en sí, que se reconoce en la diferencia y que tendrá su segundo capítulo el 14 y 15 de noviembre en el Parque de Jacksonville de Montevideo. “Qué bueno que se haga dos veces... también voy a estar allí”, se entusiasma Borghetti, de 52 años, quien se convirtió en músico el día que su padre le regaló su primer acordeón diatónico.

Borghetti tiene veinticinco discos a la fecha, todos instrumentales. Gira por el mundo como genio y figura de la música folklórica o nativista gaúcha. Se codea, además, con el jazz, el blues y la música clásica. Ha tocado con la orquesta de cámara del Teatro Sao Pedro, y con las sinfónicas de Porto Alegre, de Blumenau y de Curitiba. Y además, con Hermeto Pascoal, Lupicínio Rodrigues, Egberto Gismonti, Milton Nascimento, Antonio Tarragó Ros, Raúl Barboza, Leon Russell o Edgar Winter. “Ya para el segundo disco invité a Sivuca, que es un gran acordeonista, y empezaron las conexiones con un montón de músicos... Fue todo muy rápido, muy vertiginoso, muy espontáneo. Cuando toqué con Winter, fui convidado por él. Su guitarrista, que no me acuerdo cómo se llama, me preguntó ‘¿sabe algo de blues o de rock?’; yo le contesté ‘no mucho’ y me dijo ‘¿quiere aprender?’. Y ahí fui”, se ríe el gaúcho. “A ellos les importaba que toque lo mío, que convivan los géneros”.

Para el repertorio de su recital de esta noche en el Centenario, Borghetti piensa aplicar la misma estrategia de siempre: ninguna. “Nunca pienso de antemano en lo que voy a tocar. Siempre me dejo llevar por lo espontáneo, por lo que tenga ganas de hacer en ese momento, aunque hay dos o tres cosas que toco siempre... Una milonga nunca falta, y menos que menos un chamamé”, vuelve a reír el hombre, a punto de embarcarse en otro vuelo, esta vez con norte en el sur: Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

Borghetti nunca planea de antemano qué tocar en sus conciertos.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.