espectaculos

Domingo, 10 de septiembre de 2006

MUSICA › LAS DISPUTAS LEGALES DE PAUL MCCARTNEY, UNA CONSTANTE DESDE 1970

Todo lo que necesitas es un buen abogado

El divorcio de Paul McCartney y Heather Mills desató una fiebre en Gran Bretaña, donde los medios sensacionalistas se hacen un picnic con todo lo que huela a escándalo. Todo predice una aguerrida batalla legal... lo cual, como puede comprobarse en estas páginas, es para Macca una cuestión cotidiana. He aquí un recuento de los diez litigios más resonantes en los que se vio envuelta la banda más importante de la música contemporánea.

 Por Martin Hickman *

CASO 1

1971:
Paul McCartney vs. Resto de The Beatles

Los Beatles no sólo se separaron, tuvieron un divorcio tormentoso. La banda se separó en abril de 1970, cuando un McCartney cada vez más frustrado anunció, poco antes del lanzamiento de su disco solista McCartney, que The Beatles no volverían nunca a trabajar juntos. Pero en un aperitivo de las disputas legales que vendrían en los años siguientes –la mayoría relacionadas con el dinero, involucrando regalías, lanzamientos pirata y descargas de Internet–, la carrera de los trovadores de los ’60 fue efectivamente terminada en los estrados judiciales. Furioso por los manejos comerciales del estadounidense Allen Klein, McCartney luchó por abrirse de los Beatles el 31 de diciembre de 1970, al iniciar un juicio contra sus ex compañeros John Lennon, George Harrison y Ringo Starr en la Corte de Londres. El juez le dio la razón, y el bajista y compositor fue legalmente separado del grupo. De acuerdo con algunos reportes de la época, John, George y Ringo arrojaron ladrillos por la ventana de la casa de Paul.

CASO 2

1981:
Beatles vs. Apple,
round 1

La compañía de los Beatles, Apple (cuyo logo es una manzana Granny Smith partida al medio) chocó con una nueva compañía que tuvo el atrevimiento de llamarse Apple Computers (logo: una manzana mordida). Una vez que los abogados hicieron lo suyo, Apple Computer se comprometió –sin que mediara un proceso judicial firme– a mantenerse aparte del negocio musical y a pagar cerca de 50 mil libras esterlinas. Para incredulidad de ambas partes, la nueva compañía llegaría a ser mucho más conocida que la organización fundada por The Beatles.

CASO 3

1979:
Beatles vs. EMI,
round 1

Separarse paró a los músicos, pero no a los abogados. En el primero de cinco conflictos con EMI, los Fab Four persiguieron al gigante de la industria musical por varias cortes de Inglaterra y Estados Unidos, en la década del ’80. Su reclamo era que la compañía le había birlado al grupo regalías de manera sistemática, por varios millones de libras. En 1984, el caso llegó a la Corte de Londres: el juez Gibson dictaminó que EMI debía haber pagado regalías por al menos el 85 por ciento de ventas netas. En 1986, el juez ordenó una supervisión a fondo de los archivos de regalías de EMI, y nuevamente falló a favor del grupo.

CASO 4

1989:
The Beatles vs. EMI,
round 2

Nuevo llamado a estrados. Pero esta vez, alguien tiraba la toalla: EMI. Tras una década de retrasos y discusiones legales, EMI cerró el caso con sus artistas más famosos a ambos lados del Atlántico. El pago resultante fue “una figura de ocho cifras”. Pero no sería el final de las peleas entre la viuda de Lennon Yoko Ono, McCartney, Harrison y Starr con la compañía.

CASO 5

1991:
The Beatles vs. EMI,
round 4

Esta vez la batalla fue por el control del catálogo de los Beatles, nada menos. Los músicos iniciaron una demanda contra los planes de EMI de lanzar una caja doble con las compilaciones conocidas como Album rojo y Album azul en CD, sin el consentimiento expreso de los autores. Otra vez, un juez de la Corte londinense falló a favor del grupo, e insistió en que éste retenía el control artístico de su obra. Orgullosos y satisfechos, los Beatles dieron su permiso para el lanzamiento.

CASO 6

1989:
The Beatles vs. Apple,
round 2

Preocupados por la expansión de Apple Computer, los hijos dilectos de Liverpool llevaron a los californianos nuevamente a la corte. El caso llegó a tratarse en 1990, pero llegaron a un arreglo: en 1991, los ases de la computación pagaron 26 millones de dólares a los músicos. Apple Corps. retuvo los derechos del nombre sobre “trabajos creativos cuyo contenido principal es la música”, mientras que Apple Computer fue autorizado a utilizarla en “bienes y servicios... utilizados para reproducir, correr o distribuir ese contenido”. Si sólo hubieran pensado en la posibilidad de algo llamado Internet...

CASO 7

1995:
The Beatles vs. EMI,
round 3

Con el disco de McCartney Pipes of peace, editado por EMI, aún resonando en los oídos del público, se produjo otra disputa por regalías con la compañía discográfica. Otra vez se llegó a un acuerdo, y otra vez EMI metió la mano en el bolsillo. ¿El resultado? Un aumento en la tasa de regalías y un pago de 35 millones de dólares.

CASO 8

1998:
The Beatles vs.
Lingasong Music

En una de sus últimas apariciones públicas, George Harrison se sentó en el banquillo de los testigos para detener el lanzamiento de grabaciones de la banda en su estadio más temprano, tocando en vivo en el Star Club de Hamburgo. El sello Lingasong alegó que John Lennon había dado permiso para que la grabación de 1962 fuera realizada. El juez Neuberger dijo que la declaración de Harrison lo había convencido de que debía prohibirse la comercialización del disco de Lingasong, y que el sello debía pagar las costas y devolver la cinta original.

CASO 9

2003:
The Beatles vs. Apple,
round 3

En Apple Computer se deben haber preocupado cuando los músicos iniciaron una nueva demanda. Pero esta vez los californianos ganaron.

La Apple Beatle protestó que Apple había roto el acuerdo de 1991 al lanzar I-Tunes, la tienda de venta online de canciones más grande del mundo: al abrir una tienda musical y mostrar el logo de la manzanita, Apple Computer había entrado de hecho al negocio de la música. Edward Mann, un juez usuario de I-Pod, falló que distribuir tracks online no significa necesariamente “realizar un producto musical”. El caso debería depararle a la banda una deuda judicial de entre 3 y 5 millones de libras, pero el largo y sinuoso camino del litigio no terminó: el juez aceptó la apelación de Apple Corps., y el caso se revisará el 27 de enero de 2007.

CASO 10

2005/06:
The Beatles vs. EMI,
round 5

Los Beatles reclamaron que EMI nuevamente les estaba escondiendo regalías. En los papeles presentados en Londres y Nueva York en diciembre de 2005, Apple Records manifestó que EMI le debía a McCartney, Starr y los herederos de Harrison y Lennon nada menos que 30 millones de dólares. La cifra resultaba de una concienzuda revisación de los papeles de pagos de toda la carrera del grupo, arrancando en la firma –en 1962– del contrato de The Beatles con Parlophone, subsello de EMI. Neil Aspinall, el tenaz ejecutivo en jefe de Apple, dijo: “Hemos tratado de llegar a un acuerdo a través de negociaciones de buena fe y lamentamos que nuestros esfuerzos hayan sido en vano. A pesar de cláusulas bien claras de nuestros contratos, EMI insiste en desconocer sus obligaciones, y el deber de llevar las cuentas con justicia y transparencia”. EMI alegó que a veces existían “diferencias de opinión” con los artistas, “especialmente cuando los contratos son largos y complejos”. El 23 de agosto, un juez estadounidense desestimó un intento de EMI de impugnar el proceso.

El dinero no puede comprar amor, pero sí un excelente abogado: en este caso Nick Valner, un experto sobre la industria musical. Valner explica por qué los Beatles están envueltos en tantos litigios: “Los Beatles son tan exitosos y únicos, sus números son tan grandes, que si te corrés un solo grado del curso y seguís adelante, el resultado puede ser muy significativo”.

BONUS TRACK:

EL JUICIO QUE NO FUE

2002:
Yoko Ono vs. Paul McCartney

Yoko Ono estaba en total desacuerdo con la decisión de McCartney de revertir el orden del crédito Lennon-McCartney para reflejar su aporte artístico en las canciones. Macca acreditó 19 canciones de su disco Back in the US como “McCartney-Lennon”: “No es desmerecer a John ni sacarle nada, sino simplemente apuntar quién realizó el trabajo principal en algunas canciones, sólo para que la gente lo sepa”, explicó entonces McCartney. El diario Los Angeles Times señaló que Ono estaba pensando en iniciar acciones legales, citando al abogado Peter Shukat, quien señalaba que la decisión de Paul era “ridícula, absurda y mezquina”. La demanda nunca se inició.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Los Beatles fueron una máquina de hacer dinero.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.