espectaculos

Miércoles, 6 de enero de 2016

MUSICA › GUNS N’ROSES VOLVERá EN COACHELLA CON AXL ROSE, SLASH Y DUFF MCKAGAN

Bienvenidos a la jungla... otra vez

Los tres integrantes de la formación más clásica de la banda limaron asperezas de décadas y estarán nuevamente juntos sobre el escenario del festival californiano. Sobre quiénes los acompañarán hay menos certezas, algo habitual en una banda como GNR.

 Por Leonardo Ferri

Al final se supo: Guns N’ Roses volverá a los escenarios el 16 y el 23 de abril de 2016 en el festival de Coachella, en el desierto de Indio, California, esta vez con Slash y Duff McKagan de regreso en la banda. La primera confirmación oficial fue escueta, sólo con una imagen del antiguo logo de la banda posado sobre una ilustración del desierto californiano, subida casi en simultáneo al Facebook oficial de la banda, del guitarrista y del bajista. Luego, casi tres horas más tarde (para no perder la costumbre), el propio Axl se comunicó a través de su cuenta de Twitter: “Ok, ok, está confirmado. Guns N’ Roses es cabeza de cartel de Coachella 2016. Los espero a todos ahí!”, escribió, rodeado de emoticones felices. Horas antes se había especulado con la presencia de Rose en el late night de Jimmy Kimmel (de hecho, Rose figuró entre los invitados anunciados en la web, aunque luego su nombre fue quitado), pero el administrador de mygnrforum.com (fuente confiable de noticias de la banda) anunció que el cantante no se presentaría. De esta manera, casi tan enigmática como desprolija, se confirmó el secreto mejor y peor guardado de los últimos meses: GNR vuelve con algo bastante parecido a su formación original.

Tal vez la noticia más importante no sea que GNR confirme un show –de hecho, Rose continuó el grupo con otros músicos hasta su última gira, en 2014– sino la vuelta de Slash y Duff a la banda, en simultáneo, a casi 23 años de su último concierto juntos, en Buenos Aires. Aquel abrazo final entre Axl y Slash quedó como una marca para los fans de todo el mundo, que desde entonces no pararon nunca de soñar con que cantante y guitarrista se volvieran a juntar. Cosa que hasta hace algunos años parecía imposible, básicamente porque el vocalista había declarado (entre otras cosas) que Slash era “un cáncer”. El resto de la formación es, al cierre de esta edición, todavía un enigma, aunque trascendió que estaría integrada (muy en potencial) por músicos que de alguna u otra manera estuvieron relacionados distintas etapas de la banda: el guitarrista Richard Fortus, el tecladista Chris Pitman y el baterista Frank Ferrer (todos sesionistas de GNR durante la etapa Chinese Democracy), el también tecladista Dizzy Reed (gunner desde 1990) y –la sorpresa– el guitarrista Dave Kushner, ex integrante de Velvet Revolver, banda volvió a unir a Slash y Duff entre 2002 y 2008.

¿Pero qué pasa con los otros miembros que pasaron alguna vez por alguna de las dos formaciones clásicas de GNR? El guitarrista Izzy Stradlin todavía no dio señal alguna de vida: conocida es su resistencia a las giras y entrevistas; y según parece también a las redes sociales, sitios en donde permanece ausente, al menos con su nombre. Dada la buena relación que mantiene tanto con Axl (participó de un puñado de shows en los últimos años), como con Duff (grabaron un EP en 2015) y con Slash (participó de su primer disco solista), puede inferirse que sería factible verlo arriba del escenario en algún momento de los shows. Steven Adler –baterista original, expulsado del grupo en 1990 por sus problemas de adicción a las drogas– permanece fiel al pacto de silencio en el que todos parecen estar involucrados y su presencia es incierta. Se espera que el también baterista Matt Sorum (reemplazo de Adler) haga algún tipo de anuncio en breve, dado que estará durante toda esta semana en la televisión nacional estadounidense, como músico invitado en Late Night with Seth Meyers. Y el guitarrista Gilby Clarke, el último en sumarse a alguna formación de Guns memorable, guarda silencio y se desconoce si formará parte de la comparsa de Mr. Rose.

La vuelta de Guns N’ Roses era algo que se venía barajando desde agosto pasado, cuando Slash reveló en un canal sueco de televisión que sus diferencias con Rose habían quedado en el pasado y que la relación entre ambos estaba pasando por un buen momento. Eso de alguna manera explicaría el tweet de febrero en el que el guitarrista le deseaba feliz cumpleaños al cantante; y, mucho después, el trailer proyectado en los cines antes de Star Wars: La Fuerza despierta, en el que se proyectaban imágenes del público musicalizadas con “Welcome to the Jungle”. McKagan, por su parte, compartió una foto en Instagram en la que se lo veía tocando el bajo, sin más detalles, lo que disparó otra ola de rumores. Un marketing sucio para la ansiedad de los fans, pero efectivo, actual y apropiado para una banda como GNR.

Las teorías del porqué de la reunión –además de las monetarias, justificadas en que la banda embolsaría 2 millones de dólares por show– son variadas, e incluso es posible que cada uno tenga su propia versión. “Yo quería que Axl anuncie su nuevo tragamonedas en Las Vegas”, deseaba antes de conocerse la noticia un allegado a la productora local responsable de las últimas visitas de Slash al país. “Si hacés un reencuentro que sea con los egresados, no con los que están estudiando y nunca se recibirán”, ejemplificó, en referencia a la ausencia de Adler y Stradlin. Por el momento habrá que suscribir a la historia oficial, que afirma que efectivamente las diferencias quedaron a un lado y poco a poco regresó el interés mutuo por volver a tocar juntos. Pasa en las mejores familias y en las mejores bandas de rock: a veces las peleas quedan tan atrás que resulta imposible recordar (o conviene olvidar) los motivos que la ocasionaron.

Compartir: 

Twitter
 

La reunión de los tres miembros originales de los Guns se comunicó de modo tan enigmático como desprolijo.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.