espectaculos

Miércoles, 6 de enero de 2016

CINE › ADELANTO DE LO QUE SE VERá EN LA PANTALLA GRANDE EN 2016

Otra temporada en la que los tanques coparán las salas

Tras el record de taquilla en varios mercados, incluido el estadounidense, Hollywood planea seguir con la tendencia gracias al retorno de sagas infantiles y para adultos. En medio, las películas de países menos poderosos buscarán los resquicios en la cartelera.

 Por Ezequiel Boetti

La Fuerza acompañó e hizo posible lo que a priori no era. Esto es, que 2015 se haya ido dejando números record para varios mercados, entre ellos el norteamericano, donde el dinero insuflado por las primeras dos semanas Star Wars: el despertar de la Fuerza empujó la recaudación de los últimos doce meses hasta los 11 mil millones de dólares. El líder mundial está cada hora más acechado por China –donde la aventura galáctica se verá recién a partir del 9 de enero–, que este año dio otro paso en su avance inexorable rumbo a la cima –se prevé que llegará en 2017– incrementando su recaudación casi en un 50 por ciento respecto a 2014, para un total de 6780 millones de dólares, según consignó un balance del portal Otroscines. El concentrado y extranjerizado mercado argentino no fue la excepción, y las últimas hojitas del calendario permitieron superar una barrera que hasta hace una década parecía infranqueable como la de los 50 millones de espectadores (50.493.217 hasta el 30 de diciembre), la cifra más alta desde 1986. En ese contexto, el desafío de los grandes estudios es acrecentar aún más las cuentas bancarias mediante sus cada vez más mastodónticas superproducciones. Entre medio, reconocidos realizadores de todo el mundo intentarán colar sus últimos trabajos, completando así el mapa de películas a seguir durante 2016.

Pisando fuerte

Jurassic World inscribió su nombre en la historia grande de la industria al convertirse en el film más taquillero durante su primer fin de semana, con más 315 millones de dólares en todo el mundo. El despertar de la Fuerza recaudó casi 120 millones el día de su estreno, y tardó apenas otros once en superar los mil millones. Queda claro, entonces, que las coordenadas de la industria campean gracias, para, desde y por los tanques. Los primeros dos meses de 2016 estarán copados por propuestas infantiles, empezando el 21 de enero con la cuarta entrega de una saga que no será buena pero que funciona en taquilla como la de Alvin y las ardillas, subtitulada en este caso Aventura sobre ruedas. Un poco más optimista es el pronóstico sobre Zootopia. Codirigido a seis manos por Byron Howard (Enredados), Rich Moore (Ralph, el demoledor) y Jared Bush, el nuevo proyecto de Disney Animation Studios se verá aquí desde el 18 de febrero. La tripleta infantil veraniega se completará un mes después con el estreno de Kung Fu Panda 3, primera de las dos producciones de Dreamworks en 2016. Para la segunda habrá que esperar hasta el 27 de octubre, día en el que llegará Trolls.

El avispero –o el nido– volverá a agitarse el 12/5, con el lanzamiento de la adaptación del videojuego para dispositivos móviles Angry Birds, centrada en tres pájaros descastados con las voces de Peter Dinkalge, Jason Sudeikis y Josh Gad. Y así, en apenas un par de líneas, se llegó hasta mitad de año, vísperas de ese período inequívocamente destinado a los más chicos que es el receso invernal. Pixar y Fox se rifarán el que seguramente sea el primer puesto de la taquilla 2016 con dos apuestas fuertes. La empresa del velador traerá el 16/6 la esperada Buscando a Dory, que no es otra cosa que la secuela de Buscando a Nemo; mientras que la segunda hará lo propio el 14/7 con La era del hielo: Choque de mundos, nuevo exponente de una franquicia de rendimiento económico en franco ascenso. Tanto así que la cuarta y hasta ahora última fue durante tres años una de las película más vistas de la historia argentina con 4,5 millones de espectadores, récord quebrado en 2015 por los casi cinco millones de Minions.

Antes será el turno de Divergente-La serie: leal. La tercera entrega de la adaptación de la saga creada por Verónica Roth volverá a tener a Robert Schwentke como director y a Shailene Woodley intentado develar los misterios detrás de un futuro distópico comandado por la manipulación genética. Y después sí, superhéroes. Sin vengadores a la vista, al menos oficialmente, la responsabilidad de aglomerar personajes de las viñetas recaerá sobre las espaldas de tres films. El primero y más esperado es Batman vs Superman: el origen de la justicia. Dirigido por Zack Snyder, de experiencia en Metrópolis gracias a El hombre de acero (2013), tendrá otra vez a Henry Cavill como Clark Kent y a Amy Adams en la piel de Luisa Lane, y marcará el debut de Ben Affleck como el atribulado hombre-murciélago. Los fanáticos ya pueden empezar a calmar la ansiedad viendo los trailers, pero debido a su tendencia al spoiler y a resumir en lugar de adelantar, se recomienda esperar hasta el 24/3 y comprobar el resultado en el cine.

Dos meses más tarde (26/5) llegarán los mutantes de X-Men. Otra vez con el director Bryan Singer al mando y Michael Fassbender, James McAvoy y Jennifer Lawrence en los roles protagónicos, Apocalipsis se sitúa diez años después de Días del futuro pasado, convirtiéndose en algo así como una secuela de la precuela. Sobre fin de año (10/11) vendrá The Sinister Six, spin off de El Hombre Araña que agrupa a gran parte de los malvados de la serie. Antes que lleguen todos ellos, será el turno del único superhéroe que batallará en soledad durante 2016: Capitán América. Aunque en realidad no estará tan solo, ya que Civil War tendrá al otrora escuálido personaje interpretado por Chris Evans enfrentándose a Iron Man después de una división dentro de Los Vengadores, excusa ideal para nuevas apariciones de Scarlett Johansson (Black Widow), Paul Rudd (Ant-Man) y... Spiderman. Sí, el arácnido deja los estudios Sony para mudarse a Disney y convertirse en un nuevo cuerpo celeste del universo cinematográfico de Marvel, ahora interpretado por Tom Holland en lugar de Andrew Garfield.

Si las películas del grupo creado por Stan Lee se caracterizan por su tendencia a la destrucción masiva, qué decir de las de Roland Emmerich. Emblema del “rompan todo” y del disfrute más grasoso, el alemán estrenará la secuela de Día de la Independencia el 23/6. Otro que regresa es el clásico infantil El libro de la selva. Será desde el 14/4, con Jon Favreau (Elf: el duende, Iron Man) como director y Neel Sethi, Ben Kingsley, Christopher Walken y Bill Murray del otro lado de la cámara. ¿Se dijo Bill Murray? El protagonista de Perdidos en Tokio volverá a ponerse en la piel de Peter Venkman para la remake de Los Cazafantasmas dirigida por Paul Feig (Damas en guerra). También volverá la renacida Star Trek, que para su tercera parte (el 1/9) no tendrá a J.J. Abrams al mando sino a Justin Lin, quien ya demostró en Rápidos y furiosos 5 que tiene pulso para la acción y los cuerpos en movimiento. El que tampoco regresa es Tim Burton. Para muchos una de sus peores películas, Alicia en el País de las maravillas tendrá una continuación titulada Alicia a través del espejo (26/5) en la que repetirán todos (Mia Wasikowska, Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Anne Hathaway) menos él. James Bobin (Los Muppets) lo reemplazará en la silla plegable.

Del mundo a la pantalla

Tienen parte de razón los sectores más ortodoxos cuando despotrican contra el estado actual de la cartelera comercial. La tienen no necesariamente porque todo lo que se vea sea malo, sino porque cada año las pantallas están más concentradas en los tanques de Hollywood y el voluminoso cine argentino, lo que deja apenas un resquicio para el lanzamiento de producciones europeas y de países (en términos cinematográficos) periféricos. En ese contexto, la presencia de varias firmas reputadas se debe a patriadas de distribuidoras como IFA, Mirada, Zeta Films, CDI, Obra y Tren Cine. Gracias a ellas, en febrero llegarán dos películas del último festival de Cannes como Mon Roi, de la francesa Maïwenn Le Besco (Polisse) y con Vincent Cassel y Emmanuelle Bercot, y la croata The High Sun, de Dalibor Matanic, ganadora del Premio Especial del Jurado en la sección Un Certain Regard.

Los cinco jueves de marzo ofrecerán un viaje por todo el mundo, desde Europa hasta Asia, recalando también en la Argentina. Para el 3/3 se anuncian la india Court, ganadora del último Bafici, que muestra el lado más ridículo y absurdo del sistema judicial de ese país, y la coproducción entre Georgia y Estonia Mandarinas. Quizá el último título no diga demasiado, pero es la traducción hispanoparlante de Tangerines, una de las contendientes de Relatos salvajes en la carrera por el Oscar a Mejor Película en Lengua No Inglesa en 2015. Tres semanas después llegará The Treasure, opus cinco de Corneliu Porumboiu, el mismo de Bucarest 12:08 y Policía, adjetivo, y uno de los nombres fundamentales del cine rumano que irrumpió con fuerza a mediados de la década pasada.

Marzo cerrará con un evento que no ocupará las portadas de los principales medios ni será trending topic, pero que marca a priori uno de los puntos más altos del año: el 31/3 será el lanzamiento de Why Don’t You Play in Hell?, debut absoluto de un habitué del Bafici y Mar del Plata como el japonés Sion Sono en cartelera comercial. Sin fecha confirmada pero pautadas para ese mes figuran la italiana Ninguno se salva solo, de Sergio Castellitto; la española Los exiliados románticos, de Jonás Trueba, y la polémica El movimiento, de Benjamín Naishtat. Ya en abril se verá el triángulo amoroso planteado por Philippe Garrel en A la sombra de las mujeres y otras de amplia circulación en festivales como El apóstata, de Federico Veiroj, y la rumana One Floor Below, de Radu Muntean (Aquel martes después de Navidad). En mayo, lo último de Gustavo Fontán, El limonero real, basado en la novela homónima de Juan José Saer. Aun no hay fecha para la exploración de la relación entre el arte y el poder que propone Alexandr Sokurov en Francofonía ni para el esperadísimo regreso de Lucrecia Martel con Zama.

Regresos y bienvenidas

Unos son iconos del consumo audiovisual masivo. Otros ameritan el precio de una entrada con sólo enunciarlos. Y algunos son auténticas estrellas del ámbito festivalero pero recién ahora debutarán en la cartelera comercial argentina. Sí, es cierto que la oferta ya no es lo que era, pero 2016 ofrecerá los últimos trabajos de realizadores consagrados. Y también de personajes, claro. ¿O acaso alguien conoce a Ryan Coogler? Su nombre será apenas una mención en el cargo de director en las fichas técnicas cuando el 4 de febrero se estrene Creed: corazón de campeón. Si el apellido del título remite a la némesis de Rocky, se debe a que, efectivamente, a él se refiere. O, mejor dicho, a su hijo Adonis quien, en pleno ascenso en su carrera pugilística, llega hasta Filadelfia para entrenarse con –de pie– el inoxidable Rocky Balboa.

Una semanita después se servirá el que para los amantes de la Nueva Comedia Americana será el plato fuerte del año. El 11/2 vuelve a las pasarelas el modelo más estúpido de la historia: Derek Zoolander. La secuela del film de 2001 tiene otra vez a Ben Stiller como director y protagonista junto a Owen Wilson, Will Ferrell y Christine Taylor, y a Benedict Cumberbatch, Kristen Wiig y Penélope Cruz incorporándose al convite. Los fanáticos del género deberán esperar unos cuantos meses para el postre. Más precisamente hasta el 25 de agosto, cuando arribe el último film de Todd Phillips (Old School, Starsky & Hutch, ¿Qué pasó ayer?) titulado Arms & Dudes, y con Jonah Hill y Miles Teller encabezando los posters.

Que un nombre tenga peso específico no garantiza calidad. Así se justifica la presencia en este recorrido del inefable Michael Bay. El responsable de Pearl Harbor y Armaggedon, entre otros crímenes, vuelve a las fuentes furibundamente patrioteras y pro militaristas en 13 horas, a estrenarse el 25 de febrero y centrada en un grupo de seis soldados de elite que deben proteger a los empleados –estadounidenses, off course– de la embajada en Libia. Mejores son las expectativas sobre la incursión en el mundo hollywoodense que proponen los hermanos Joel y Ethan Coen en ¡Salve César! (3/3), y también sobre el viaje al siglo XVII que hará Martin Scorsese en Silence. Pautado para mayo, el último film del director de Casino y Buenos muchachos, protagonizado por Adam Driver, Liam Neeson y Andrew Garfield, es la adaptación de la novela homónima de Shusaku Endo sobre dos jesuitas portugueses que intentaron introducir el cristianismo en Japón. A mediados de septiembre, el “expectómetro” subirá más alto que el consumo de energía eléctrica. Para esas fechas está agendada la llegada de la adaptación de El Gran Gigante Bonachón, de Roland Dahl, rebautizada El buen amigo gigante. Leído así no suena auspicioso, pero la cuestión mejora cuando se sabe que el responsable es Steven Spielberg, alguien con probados pergaminos en el entendimiento de mundos fantástico/infantiles.

Entre mayo y julio habrá lugar para tres de los films más representativos del indie norteamericano del último par de años, todos conocidos para los habitués del Bafici y sobre todo de Mar del Plata. En la Competencia Internacional del festival costero de 2015 participó Tangerine, de Sean Baker, retrato de la vida de dos transexuales filmado con cámaras de iPhones y que desde su estreno en Sundance viene cosechando buenas críticas y premios. También en La Feliz, pero en una de las secciones paralelas de 2014, se vio Analizando a Philip, opus tres de Alex Ross Perry y el primero en llegar a la cartelera nacional. Lo hará a fines de junio, semanas antes de otro debut esperado como el de Nathan Silver –jurado de la Competencia Argentina del último Bafici– con Uncertain terms.

El que definitivamente no debuta es el Rey Arturo, que el 4 de agosto registrará su enésima reversión de la mano del esteta de Guy Ritchie. Tampoco Jason Bourne, el desmemoriado agente secreto interpretado otra vez por Matt Damon, que repartirá piñas y patadas en su quinta película, sin título oficial pero con fecha de estreno asegurada para el 4 de agosto. Más a o menos lo mismo hará el cada día más autoconsciente Tom Cruise en la secuela de Jack Reacher, Never Go Back (20/10). Tom Hanks, por su parte, será otra vez el profesor de religión Robert Langdon en Inferno (13/10), tercera adaptación de un best seller de Dan Brown después de El Código da Vinci y Angeles y demonios, siempre con el ecléctico e irregular Ron Howard en la dirección. La ola de regresos cierra con Renée Zellweger. La en algún momento reputada actriz encarnará por tercera vez a Bridget Jones ahora durante su primera maternidad en Bridget Jones Baby, que llegará el 3 de noviembre, justo cuando los primeros balances de 2016 empiecen a tomar su forma definitiva. Se permite una cuota de optimismo: la materia prima para que sea positivo es más que suficiente.

Compartir: 

Twitter
 

Batman versus Superman tendrá a Ben Affleck como el hombre murciélago.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.