espectaculos

Miércoles, 17 de febrero de 2016

MUSICA › ESPECTACULOS DE VERANO PROGRAMADOS POR EL TEATRO COLON

Clásicos para disfrutar al aire libre

 Por Diego Fischerman

Mahagonny, es una ciudad imaginaria. Tal vez el alter ego de Hollywood, donde Kurt Weill recaló después de haber sido considerado por el nazismo como “músico degenerado”. Es un símbolo de la decadencia capitalista. Allí está, sin ir más lejos, el “bar sucio y barato del buen dios”. En Ascenso y caída de la ciudad de Mahagonny, Weill y Bertolt Brecht cuentan esa historia. Pero hay una versión anterior, Mahagonny Songspiel, apenas un conjunto de canciones en el que, sin embargo, anida el núcleo de la obra.

El director de escena Marcelo Lombardero imaginó una puesta en que se establece una unidad tal vez ausente en el original. Una visión en la que la crudeza no está ausente y que abrió, el domingo a la tarde, la temporada de este año del Teatro Colón. Como parte de un nutrido festival de verano, este espectáculo marca el retorno, además, de la Opera de Cámara de ese teatro, que las gestiones de sus directores anteriores, Horacio Sanguinetti y Pedro Pablo García Caffi, habían sepultado. Este espectáculo, que tendrá hoy a las 20 función gratuita en la Plaza Vaticano (al costado del Colón, sobre la calle Viamonte) se acaba de presentar en Chile y cuenta con dirección musical de Pedro Pablo Prudencio, escenografía de Noelia González Svoboda, vestuario de Luciana Gutman, iluminación de Horacio Efron y un elenco conformado por María Victoria Gaeta, Cecilia Pastawski, Pablo Pollitzer, Santiago Burgi, Mariano Fernández Bustinza y Juan Pablo Labourdette.

El festival continuará el próximo viernes y sábado a las 21.30 con un espectáculo que incluye pasajes de Prima Donna, la única ópera del notable cantante y compositor pop Rufus Wainwright acerca de una vieja diva de la ópera que espera su retorno a escena en una noche parisina de 1970. Destruida por la crítica inglesa cuando se estrenó en Manchester y por la estadounidense cuando lo hizo en Nueva York el problema con ella es que allí no hay nada de pop. Como sintetizó el diario británico The Guardian, “es la obra de alguien que ama la ópera, que adora los efectos expresivos de este género, pero que no sabe producirlos y queda empantanado en un pastiche entre Massenet y Puccini”.

Su compositor renegó de la puesta original, eligió otra para Londres (“Zeffirelli low cost”, según The Guardian) y en Nueva York, donde supuestamente se presentaría en el Met, acabó haciéndolo en la Howard Gilman Opera House de Brooklyn. El motivo declarado fue la insistencia del Met para que el texto, que es en francés, se tradujera al inglés y la negativa de Wainwright. Pero las malas lenguas aseguras que ese fue el pretexto que encontraron las autoridades del teatro para deshacerse de la obra, una vez que vieron la partitura. Lo que se presentará en el Colón, más allá de que se anuncie el estreno de la ópera y de que su engañoso título sea Prima Donna, es un espectáculo que incluye, en su primera parte, algunos pasajes de esta composición a cargo de dos extraordinarias sopranos argentinas, Guadalupe Barrientos y Oriana Favaro junto al tenor Carlos Ullán, con la proyección de imágenes de un film de Francesco Vezzoli, protagonizado por Cindy Sherman, en torno a Maria Callas. La segunda parte consistirá en un recital de Rufus Wainwright con orquesta y cantantes invitados. La vieja y buena La Historia del Soldado de Igor Stravinsky, en una traducción de Beatriz Sarlo, con dirección musical de Santiago Santero y coreografía de Edgardo Mercado, subirá a escena mañana a las 20 en la Plaza Vaticano. Su director escénico será el recién nombrado director del Teatro Argentino de la Plata, Martín Bauer, y la obra cuenta con Pompeyo Audivert como narrador.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared