espectaculos

Miércoles, 2 de marzo de 2016

MUSICA › EL BLUES LOCAL MAS VIVO QUE NUNCA, CD-DVD TRIBUTO A PAPPO Y A BENEFICIO

Repaso por el cancionero de una leyenda

Claudio Gabis, el Tano Marciello, Vox Dei, Litto Nebbia, Ricardo Tapia, Javier Vargas, Memphis La Blusera y Claudia Puyó son algunos de los artistas que participan de este trabajo, centrado en el costado blusero de la obra del Carpo.

 Por Cristian Vitale

El 25 de febrero se cumplieron once años de la muerte de Pappo. Y tratándose de él, las evocaciones pueden contarse en fajos de mil, y de todos los colores. Y sabores. Y secuencias. Una de autos, como la que vivió con Claudio Marciello, cuando terminó una de las sesiones de grabación del disco Pappo & Amigos (2000), por caso. “Me pidió que lo llevara hasta la casa en un corsita que teníamos, pero la rueda estaba pinchada. La tuvo que reparar él porque yo, dado mi estado, no podía embocar la llave de la tuerca –se ríe el Tano, guitarrista de Almafuerte–. Entonces lo tuvo que hacer él, un señor, pero cuando le dije que manejara el auto hasta su casa me dijo ‘no, hasta acá llegué, si lo agarro lo rompo’”. Otras pueden ser bien históricas, como la del blusero español –y algo argentino– Javier Vargas, que recuerda haber flasheado viéndolo tocar “Rock de la mujer perdida” con Los Gatos en el programa de TV Sótano Beat. “Fue el guitarrista que más me influyó. Cuando vivía en la Argentina, ¡tocaba a lo Peter Green!”, recuerda Vargas.

O también la de Claudio Gabis, colega generacional. “El tiempo que convivimos fue muy corto y temprano. Nos juntábamos a tocar, a divagar, a sacar yeites, a zapar. Eso fue a partir del 68, cuando nos dimos cuenta que éramos los únicos dos tipos que, en la Argentina, queríamos tocar la guitarra dentro de ese estilo. Nos necesitábamos el uno al otro para aprender y enseñarnos cosas mutuamente. Eso duró hasta el 71, creo, cuando la disponibilidad de ambos para encontrarnos empezó a ser menor. Incluso, después me fui de la Argentina y prácticamente nos vimos pocas veces más. Tengo un recuerdo muy tierno de él. Era un tipo muy sensible, entrañable, divertido, muy artista. Así era Pappo antes de convertirse en ese personaje duro, más público, al que no frecuenté. La última vez que nos vimos fue hacia finales de los 80”, evoca el enorme guitarrista de Manal, radicado en España.

Esta lluvia de recuerdos viene al caso porque que los músicos que las recuperan forman parte del flamante CD-DVD tributo a Pappo El blues local más vivo que nunca, en una lista que también contempla al Negro García López, Vox Dei, Litto Nebbia, Ni Fu Ni Fa, Daniel Raffo, Ricardo Tapia, Memphis La Blusera, Claudia Puyo, Sarcófago, Chevy Rockets, el tándem Matías Cipiliano-Martin Luka, Gady Pampillon, La Vieja Ruta (con Pity Alvarez), Alambre González, y Claudio Kleiman-Conejo Jolivet.

“Lo recuerdo como un amigo con sus problemas y muy cambiante. Pappo fue un luchador y fue el mejor guitarrista de habla hispana. Supimos tocar en Pappo’s Blues juntos en 1978 y yo le hice comprar su primer bondi para las giras. También tuve la suerte de tocar en el Gran Rex con Pappo y BB King, siete noches a pleno”, dice Jolivet, cuya participación en el CD-DVD es “Nunca lo sabrán”, tema del primer e inconseguible disco de Pappo (y recuperado en Pappo y amigos), que comparte con el músico y periodista Claudio Kleiman. “Fue Claudio precisamente el que eligió este tema y coincidimos en la elección, porque es un tema que Pappo grabó como solista con los Almendra como banda... Un placer. En la versión que hicimos no hubo una preparación tremenda, sólo saber la armonía, que es curiosa, y usar un Echoplex, un antiguo eco a cinta que tengo, para hacerlo mas psicodélico”, explica el ex violero de Dulces 16.

Gabis, por su parte, se anotó con un clásico de Manal, del que Norberto Napolitano se apropió en otro disco nodal: Blues Local (1992). “‘Una casa con diez pinos’ es un tema con el que Pappo se identificó mucho y la gente lo identificó con él, por su versión, algo parecido a lo que sucedió con ‘Juntos a la par’. Grabarlo fue muy grato, porque completa un triángulo de vínculo entre mi persona, Pappo y Manal... Es un tema que amo y una versión muy cercana a la original, que rescata sus aspectos soul y gospel, porque Manal no era solo un grupo de blues sino de música negra en general”, señala Gabis, desde España. Marciello, en tanto, visitó el viejo tema de Pappo’s Blues “Adónde está la libertad”. “Fue inolvidable haberlo grabado. Hicimos una pasada como para recordar cómo era el tema y después se grabó sin ensayo previo. Muy espontánea la cosa”, cuenta el Tano, que también repara en otro detalle del trabajo general: su carácter benéfico. Toda la recaudación será destinada a la obra del Instituto Don Orione. “Todo lo que sea para el bien del prójimo me parece lo mejor. La música es un lenguaje y si puedo dar una mano para personas que lo necesitan, me siento muy satisfecho.”

Otro que se anotó fue el batallador bajista y compositor de Vox Dei, Willy Quiroga. Y eligió “El viejo”, gema del primer disco de Pappo’s Blues. “Hicimos una versión porque es un temón, tiene mucho groove y nos encanta. Lo conocí al Carpo hace mucho tiempo. Allá por el 69 o el 70 fuimos a una grabadora y estaba un flaquito tocando la viola como no había visto a nadie hacerlo en la Argentina. Pregunté y me dijeron ‘Es Pappo’. Me maravilló”, recuerda Quiroga. El experimentado Daniel Raffo, en tanto, se anotó por dos: “Quizás mañana” (Buscando un amor, 2003) y “Whisky malo” (El auto rojo, 1999), junto a los Chevy Rockets. “Pappo fue el primero del país (y por mucho tiempo) en tocar blues. El heredero directo y casi en tiempo real de Eric Clapton y Peter Green en la era dorada de Inglaterra de los 60, que tuvo impacto mundial. La primera vez que lo escuché fue sentado en una ventana a los 14 años... Era nada menos que ‘Sucio y Desprolijo’ y, claro, quedé impactado”, sostiene Raffo en un sentido estético e histórico que liga con el de Javier Vargas. “Pappo fue un pionero del blues en castellano. Aparte de escribir letras y tener un estilo personal, era un guitarrista que tenía plena influencia del rock británico de Green, de Clapton, y eso era sorprendente para alguien como yo, que compraba discos y ya me fijaba en todo ese sonido. Pappo fue realmente una gran referencia para mí, empecé a hacer mis primeros acordes a partir de su participación en Los Gatos, porque cuando salió Pappo’s Blues yo me marché con mis padres a Venezuela”, cuenta Vargas, que aborda “Blues local”, porque es “un tema sencillo, un blues con una letra muy directa que resume lo que es tocar blues en un club para la gente. Un tema muy fácil para conectar con el público, que funciona muy bien, porque es un blues en castellano muy auténtico”.

La lista de temas del trabajo ideado y motorizado por otro amigo del Carpo (Guillermo Krassner) se completa con “Caras en el parque” (por el fallecido Carlos García López), “Los días de Actemio” (Litto Nebbia), “Gato de la calle negra” (Ni Fu Ni Fa), “Gris y amarillo” (Ricardo Tapia), “Desconfío” y “Ruta 66” (Memphis La Blusera), “Gato de la calle negra” (Sarcófago), “Sucio y desprolijo” y “Katmandú” (Chevy Rockets), “El tren de las 16” (Matías Cipiliano-Martin Luka), “Con Elvira es otra cosa” (Gady Pampillon), “Rock & Roll y fiebre” (La Vieja Ruta-Pity Alvarez) y “Whisky malo” (Alambre González).

Compartir: 

Twitter
 

Pappo tuvo varias etapas bluseras en su carrera y sus colegas las repasan en el CD-DVD.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.