espectaculos

Sábado, 9 de abril de 2016

MUSICA › JUAN WAUTERS PRESENTA SUS CANCIONES EN EL YOLANDA FESTIVAL

El uruguayo y su guitarra en Nueva York

“Me siento identificado con las dos culturas, y eso se refleja en mi música”, dice este músico autodidacta, que ya tiene dos discos editados en EE.UU., North-American Poetry y Who, Me?

 Por Yumber Vera Rojas

Quizá en Nueva York, megalópolis en la que se estableció en 2002, rompa con el estereotipo del latinoamericano en la Gran Manzana, a causa de sus rasgos y de su apellido. Pero en la entrada de la disquería del barrio de Palermo en la que acaba de ofrecer un mini recital acústico, Juan Wauters se muestra tan uruguayo como el chivito. Sin embargo, al momento de referirse sobre sus orígenes, el cantautor, quien debutará hoy a la medianoche en Buenos Aires en calidad de figura internacional de Yolanda Festival, en Niceto Club (Niceto Vega 5510), no encuentra mayor diferencia entre Montevideo y Nueva York. “Me siento identificado con las dos culturas, y eso se refleja en mi música”, explicaba antes del fogonazo, y luego de su primera actuación en su ciudad natal, el viernes pasado. “Y mi manera no es adrede porque todo me influye. Estoy muy orgulloso de tener algo uruguayo en mí, y de compartirlo. Aunque me siento un músico del mundo. Si bien soy extranjero en Estados Unidos, también lo soy en Uruguay”.

Por más que parezca una paradoja, Wauters se convirtió en una de las sensaciones del indie folk estadounidense como consecuencia de las crisis económicas que sacudieron al Río de la Plata a comienzos de la década pasada. Luego de que su padre emigrara al barrio de Queens, el músico lo siguió apenas cumplió la mayoría de edad. Primero trabajó en una fábrica de marcos, después probó suerte en la construcción y más tarde lo hizo en un restorán. Todo esto mientras aprendía inglés y cursaba la facultad. Hasta entonces, nunca había estado en una banda ni tuvo mayor experiencia musical que aprender a tocar la guitarra por su cuenta, a los 16 años. “Esa fue mi realidad, pero a veces a la gente le gusta glorificar las cosas. Estoy muy orgulloso de que pasara así. A pesar de que podría terminar en otra cosa, siempre tuve ganas de progresar y de estar bien”, explica el juglar de 32 años. “Yo no llegué allá con intenciones de ser artista, sino para ayudar a mi familia a tener un mejor futuro. La música fue algo paralelo, y por suerte la gente respondió muy bien.”

Después de que un compañero de clase lo arengara a formar una banda, “porque quizá tengo cara de guitarrista”, especula Wauters, el cantautor integró el grupo de garage rock The Beets. En realidad, lo lideró, luego de tener un par de experiencias previas. Tras editar tres álbumes y varios EPs, y de abrirle shows a agrupaciones del calibre de Pavement, el músico uruguayo se hastió de lidiar con la monotonía grupal, y empezó a allanar el camino para su carrera solista. No obstante, además de introducirlo formalmente en la escena musical estadounidense, si en algo le ayudó esa experiencia fue a moldear su personalidad sonora, en la que los Mockers, leyenda del rock charrúa, jugaron un papel fundamental y, por supuesto, evidente. “Cuando grabé el primer disco de The Beets, recién había descubierto a los Mockers”, recuerda el artista. “Me encantó la manera de cantar de Polo (Pereira, voz y guitarra), es medio Mick Jagger a la uruguaya. Si bien no lo hago por gusto, su forma de pronunciar las palabras me influyó porque es un uruguayo hablando inglés”.

El primer rasgo que destaca de la propuesta solista del artífice uruguayo, que despertó el interés mundial a fines de 2013 con el single “Water”, es el bilingüismo. “Canto en dos idiomas porque me sale así”, justifica. La otra característica que identifica a su repertorio, amén de ese collage sonoro en el que se percibe influencian tan diversas como los Stooges, Eduardo Mateo, Syd Barrett y Daniel Johnston, es su sonido lo fi, uno de los identikits de la música independiente en estos tiempos. “Es una etiqueta mediocre porque no tengo el dinero suficiente para invertir en un video o en una grabación. Si tuviera más plata, sería diferente”, se queja este trovador millenial, quien tiene en Martin Sorrondeguy, frontman de la agrupación de hardcore Los Crudos, la primera referencia de un músico uruguayo con una trayectoria exitosa en el rock estadounidense. “Pero no puedo negar que es una estética que me seduce porque le tengo un cariño a la ‘realidad’. No tengo manager ni quien me diga cómo hacer las cosas. Es mi necesidad de expresarme. No voy a dejar de producir, pese a que no cuente con los recursos”.

Luego de la aparición de su álbum debut, North-American Poetry (NAP), en 2014, Wauters puso a la venta al año siguiente Who, Me?, que lo trae de vuelta a la Argentina por segunda vez, tras unas vacaciones con su familia hace quince años. “Fue un disco raro porque lo grabé entre dos giras”, detalla. “Fueron canciones que escribí en ese momento, y donde cuestiono las cosas diarias de la vida. Si bien no es nada conceptual, el título es una muletilla que me gusta, y que usan mucho en Estados Unidos. La usé para preguntarme a mí mismo: ‘¿Quién, yo? ¿El mundo me está prestando atención a mí?’.” Aparte de presentar estos temas, y de adelantar algunos nuevos, el músico uruguayo tocará algunos covers del rock argentino adaptados a su imagen y semejanza sonora: “Desde que terminé con The Beets, me propuse no tener una banda fija. Me siento libre en el escenario al no tocar las canciones de una sola manera, siempre con los mismos músicos. Yo también cambio como artista, y la propuesta siempre evoluciona. Eso me deja contento y me satisface”.

Compartir: 

Twitter
 

Wauters se presenta esta medianoche en Niceto Club.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.