espectaculos

Viernes, 28 de octubre de 2016

MUSICA › LOS MANSEROS SANTIAGUEñOS SE PRESENTARáN HOY Y MAñANA EN EL GRAN REX

“Nos mueve el amor por la música”

Los “Rolling Stones del folklore”, como los bautizó León Gieco, presentarán Corazón de Mansero a dos meses del fallecimiento de Fatiga Reynoso, su histórico bombisto. “Sentimos alegría por lo que nos pasa como grupo, pero también tristeza por su partida”, explican.

Sin duda, el show de esta noche no será uno más en la carrera de Los Manseros Santiagueños. “Los Rolling Stones del folklore”, como una vez los bautizó León Gieco, se presentarán por primera vez ante el gran público porteño sin el mítico Guillermo “Fatiga” Reynoso, fallecido el pasado 29 de agosto a causa de un paro cardiorespiratorio. “Fatiga era un gran músico, pero sobre todo una gran persona. Le tenía un gran aprecio porque hemos compartido muchos años y muchos momentos juntos. Esta carrera hace que a veces pases más tiempo con tus compañeros que con la propia familia y eso genera un gran vínculo. Tenemos el mejor recuerdo de él”, asegura Onofre Paz, fundador y voz principal del grupo, en diálogo con Página/12.

En esta oportunidad, el escenario será el del teatro Gran Rex (Corrientes 857), donde realizarán dos shows (hoy a las 21 y el domingo a las 20) para presentar Corazón de Mansero, su reciente disco y el número 46° de su extensa y exitosa carrera. El álbum refleja la esencia del grupo santiagueño: el sonido clásico de las tres guitarras, un bombo legüero y las voces que ya son marca registrada, que entonan las chacareras, gatos y vidalas.

Con más de 55 años de trayectoria, la agrupación folklórica más reconocida del país –que completan Alfredo “Alito” Toledo y Martín Paz– cuenta cómo logró conquistar al público porteño, tras varios años de trabajo. “Buenos Aires nunca ha sido una ciudad fácil para el folklore tradicional, pero desde que la juventud se hizo más presente todo cambió: nos siguen a todos los recitales y volvieron todo más masivo. Por eso nos atrevimos a presentarnos en espacios más grandes como el teatro Gran Rex y esperamos que la gente nos acompañe como siempre lo hizo”, sostiene Martín, hijo de Onofre y el más joven del grupo.

–Estos shows tendrán una carga adicional porque son los primeros sin su histórico bombisto.

Onofre Paz: –Estamos alegres por un lado, pero tristes por otro, porque Fatiga ha sido nuestro compañero durante más de 40 años y extrañamos su presencia. Durante estas dos noches realizaremos un homenaje especial con su familia y sus hijos, que estarán presentes y subirán al escenario para cantar con nosotros unas vidalas y unas chacareras.

Alfredo “Alito” Toledo: –Realmente atravesamos un momento donde nos invade este doble sentimiento: alegría, por un lado, por todo lo que nos está pasando como grupo, pero tristeza por otro lado, con el dolor y la angustia que nos provocó su partida. Sucedió todo muy rápido y aún no terminamos de asimilarlo. Justamente mañana se cumplen dos meses de su fallecimiento.

Martín Paz: –Nosotros decimos que se nos fue el último vidalero que quedaba en el país. Fatiga rescató al género y se destacaba cantando vidalas como nadie. Lo vamos a extrañar... En realidad, ya lo extrañamos.

–¿Han pensado la idea de un remplazo?

O. P.: –Por el momento no hemos pensado en un remplazo. Además, no es fácil encontrar una voz tenor como la de Reynoso, que cante arriba, que acompañe al coro, que haga las vidalas y que también toque el bombo. Fatiga era todo eso, un combo, por lo que es difícil encontrar un remplazo.

–¿Cuál es el secreto para mantenerse juntos tantos años?

O.P.: –Uno de los secretos para mantenerse en el tiempo como lo hicimos nosotros es la conducta: comprometerse y ser responsable. Ese es un factor fundamental. Claro que también influyen el repertorio, el saber elegir los temas, buenas letras y buena música que atraigan al público y sean de su agrado.

A.T.: –Otra de las cosas que ha mantenido al grupo durante todos estos años es el compañerismo. Construimos un vínculo que se mantiene en el tiempo y desde hace varios años: Martín, que es el más joven, hace diez años que está nosotros, Fatiga lo hizo durante más de cuarenta, Onofre es su fundador, y yo voy por los treinta y dos años con el grupo.

–León Gieco los bautizó como “Los Rolling Stone del folklore” haciendo una analogía con la vigencia y trayectoria de la banda inglesa. ¿Cómo reciben esa comparación?

O. P.: –No nos molesta. Es algo que se instaló y se convirtió en un eslogan de promoción para el grupo, porque todos nos presentan de ese modo (risas).

M. P.: –Es más, hace poco hicimos una producción para la revista Rolling Stone que se publicará en breve. Gente de la revista nos acompañó durante una gira por Salsipuedes (Córdoba) y Gramilla (Santiago del Estero), pueblo en el que nació Onofre, porque querían reconstruir el origen del grupo. Y todo a raíz de esta frase de León. (risas).

–Si bien el público que los sigue es muy heterogéneo y de distintas edades, en el último tiempo la juventud se ha vuelto mayoría. ¿A qué lo atribuyen y cómo explican este fenómeno?

A.T.: –Creo que el tema de la herencia es fundamental. Si bien son distintas generaciones las que siguen a Los Manseros, hoy los pibes son mayoría en los recitales y todo es por lo que escuchan en sus casas, por lo que les transmiten sus abuelos o sus padres. Es realmente extraordinario ver en cada show cómo miles de chicos cantan las canciones, arengan al grupo, y sobre todo la alegría con la que lo hacen. Ver a la gente feliz nos hace felices, porque el artista vive para el público, y si alguien paga una entrada para vernos, le brindamos lo mejor de nosotros.

–Corazón de Mansero llega después de cuatro años sin editar un disco de estudio. ¿Cómo surgió?

M.P.: –Consideramos que ya era tiempo de presentar un nuevo material. Si bien antes, cuando las condiciones del mercado discográfico eran otras, sacabamos un disco por año, ahora pensamos que debíamos dejar pasar un tiempo. Y regresamos con todo… Volver a trabajar con Sony Music, la discográfica histórica de Los Manseros, es un sueño que, al igual que salir en la Rolling Stone, hacer un Luna Park, llenar el Gran Rex, ser record en los festivales de Jesús María durante cuatro años consecutivos... Se consiguió gracias a la gente y a su apoyo incondicional.

A.T.: –Y desde ya que el público siempre pide nuevas canciones...

–Además del homenaje a Reynoso, ¿habrá alguna sorpresa en estos shows?

O.P.: –Además de los nuevos temas, vamos a tocar el repertorio de clásicos que siempre está y que siempre nos piden.

M.P.: –También tendremos invitados especiales: hoy nos acompañará La Sole, mi hermana Florencia Paz, que está dando sus primeros pasos en la música, y Marcelo Toledo, el hijo de Alito. El domingo contaremos con la presencia de Jairo y Néstor Garnica.

–Luego del fallecimiento de Reynoso se puso en duda la continuidad del grupo, no sólo por esta importante pérdida sino también por una cuestión vinculada al cansancio. ¿Fue simplemente un rumor?

O.P.: –Nunca se nos ocurrió retirarnos por cansancio. Si bien es verdad que a veces las giras y viajar constantemente de un lado a otro resulta agotador, no se nos cruzó por la mente la idea de retirarnos de la música.

A.T.: –Al contrario, cada vez queremos cantar más. Además, ver cómo el público nos acompaña y el cariño que le tienen a Los Manseros nos motiva a seguir. La etapa de cantar por necesidad ya la pasamos. Hoy nos mueve el sentimiento, el amor por la música y por lo que hacemos.

M.P.: –Además, fueron muchos años de trabajo. No todas las etapas del grupo fueron gloriosas: antes no teníamos el espacio que tenemos ahora y hasta era impensado hacer un Luna Park o un Gran Rex, y ahora estamos empezando a disfrutar de todo eso que sembramos a lo largo de estos 55 años de carrera.

Entrevista: Florencia Coronel.

Compartir: 

Twitter
 

“Estamos empezando a disfrutar de todo eso que sembramos”, dicen Los Manseros Santiagueños.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.