espectaculos

Sábado, 2 de junio de 2007

MUSICA › CONCIERTOS CLASICOS

Grandes intérpretes para obras notables

El violinista Vadim Repin, junto a Itamar Golan en piano, y el pianista Alexandre Tharaud actuarán en Buenos Aires.

 Por Diego Fischerman

Dos de los principales solistas del momento estarán la semana próxima en Buenos Aires y ambos harán programas excepcionales. El miércoles 6 y el jueves 7, el violinista Vadim Repin actuará junto al pianista Itamar Golan para el Mozarteum Argentino, en el Teatro Coliseo, haciendo la Sonata de Leos Janacek, la Sonata Nº 3 de Johannes Brahms, la Sonata Nº 3 de Edward Grieg, el Poema de Ernest Chausson y la Fantasía sobre Carmen de Franz Waxman. Y el viernes 8 y el lunes 11, el pianista Alexandre Tharaud, en la misma sala, se presentará para Festivales Musicales interpretando la integral de la obra pianística de Maurice Ravel, dividida en dos partes.

Repin, nacido en Siberia y alumno, igual que Maxim Vengerov, de Zakhar Bron, ganó a los 17 años el concurso Reina Elizabeth y, desde ese momento, se convirtió en uno de los nombres más importantes en su instrumento. Sus versiones de los Conciertos para violín Nº 1 de Shostakovich y Nº 2 de Prokofiev, dirigido por Kent Nagano, de las Sonatas de Prokofiev, junto al pianista Boris Berezovsky, del Concierto para violín y orquesta de John Adams y, recientemente, de los conciertos de Tchaikovsky y de Myaskovsky junto a la orquesta del Kirov, con la dirección de Valery Gergiev, son referencias inevitables y han recibido numerosos premios.

Alexandre Tharaud, por su parte, acaba de grabar un disco que causó sensación en Europa y que se consigue en Buenos Aires. En Tic Toc Choc recurre a la música de François Couperin y otros clavecinistas de la época, estableciendo una suerte de genealogía del piano francés. Su primer disco había estado dedicado a Jean Philippe Rameau y luego grabó valses de Chopin. Esta diagonal, sin embargo, como señala Pablo Gianera en un artículo publicado por la Revista Teatro Colón, no es más que otra posible hipótesis acerca de la francesidad. No tanto porque Chopin haya transitado los salones parisinos como por un particular sentido del color instrumental y el trabajo tímbrico. La obra de Ravel es una de las más compactas y autosuficientes del siglo XX. Desde un debussysmo inicial hasta una lectura propia y original de las formas del barroco y el clasicismo, se dibuja allí un recorrido fascinante. En el primer concierto, Tharaud interpretará A la manière de Chabrier, Menuet antique, Sérenade grotesque, La parade (una obra inédita, recientemente descubierta), Valses nobles et sentimentales, Pavane pour une infante défunte y Gaspard de la nuit. El lunes 11, tocará A la manière de Borodin, Prélude, un Menuet inédito, Menuet sur le nom de Haydn, Jeux d’eau, Miroirs, Sonatine y Le tombeau de Couperin.

Compartir: 

Twitter
 

Vadim Repin será parte de la temporada del Mozarteum.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.