espectaculos

Lunes, 9 de julio de 2007

MUSICA › CONCLUSIONES E INTERROGANTES A DOS DIAS DE “LIVE EARTH”

Que la energía no decaiga

El megaencuentro ecológico generó voces a favor y en contra. Lo importante será que los gestos se traduzcan en hechos.

 Por Andy Goldberg *
desde Washington

Una de las muchas bandas que pasó por los escenarios de “Live Earth” el sábado lo dejó muy claro: “Lo importante no es lo que ocurre esta noche, sino lo que pasará en el futuro”, señaló Pete Wentz, de Fall Out Boy, durante el concierto en Nueva York. Para muchos de los participantes en el masivo acontecimiento musical, tanto artistas como espectadores, fue una noche inspiradora, quizás el mayor despliegue mediático de un concierto en la historia y, todo con un único objetivo, en palabras de Al Gore, su organizador y promotor: combatir “la mayor amenaza a la que la humanidad se haya enfrentado jamás”. ¿Se logrará el objetivo?

El sábado, los músicos se comprometieron a cambiar esa dinámica, pero el colectivo de artistas nunca lo ha tenido fácil a la hora de influir en las decisiones políticas. Así lo demostraron las últimas elecciones presidenciales en Estados Unidos, donde el sector de la cultura se puso de lado de los demócratas, pero George W. Bush se alzó con la mayoría. Sin embargo, el caso de Live Earth podría ser diferente. La campaña para aumentar la conciencia sobre los peligros y las causas del calentamiento global se encuentra en un buen momento. La presencia y el sonido de los famosos que brindaron sus voces a la causa podría animar a muchos a cumplir la lista de siete puntos que los organizadores solicitaron firmar a todos los participantes. “Creo que es genial que tanta gente venga a apoyar un encuentro como este”; dijo Ellen Sánchez, de 14 años, que contemplaba los conciertos desde una pantalla gigante colocada para la ocasión en San Francisco. “Realmente llama la atención sobre el problema. Ya no podemos ignorarlo”, señaló.

Sin embargo, también hay muchos que consideran que la megainiciativa es sólo la última ronda de indeseables sermones de famosos. Así, los detractores de Live Earth calificaron el espectáculo de “conciertos para estrellas culpables” y señalaron que muchos artistas llegaron a los escenarios en jets privados que dejaban a su paso, una amplia estela de CO2. Quizás la respuesta estuviera en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, donde cientos de miles de personas asistieron al concierto, que allí fue gratuito. “Todos somos culpables. Malgastamos papel, agua, energía y otras muchas cosas. Este no es sólo un concierto dirigido a los estadounidenses, sino a todo el mundo”, dijo la actriz y cantante Xuxa. O quizás en Holanda, donde miles de personas llegaron en bicicleta a una plaza de Amsterdam para disfrutar de los espectáculos que se emitían desde otros países y escuchar las ideas sobre cómo ahorrar energía.

Africa, el continente con menos emisiones de gases de efecto invernadero, pero uno de los que más sufrirá sus consecuencias, también convocó a un festival en Johannesburgo. Y el espectáculo de Shanghai estuvo cargado de simbolismo, ya que China se está convirtiendo a pasos agigantados en uno de los mayores contaminadores del mundo.

También están quienes consideran que los conciertos sí lograron elevar la consciencia medioambiental a un nuevo nivel. Se calcula que fueron seguidos por unos dos mil millones de personas (en vivo o a través de la televisión, la radio e Internet) y que, además de escuchar la música leyeron los mensajes sobre protección de la naturaleza que desfilaban tras los escenarios. Las pausas publicitarias fueron llenadas con anuncios informativos sobre la causa. Pero el principal cambio podría llegar si se cumplen los siete puntos para reducir la contaminación establecidos por los organizadores. En la lista se pide a los gobiernos que firmen compromisos significativos para disminuir las emisiones de dióxido de carbono en un 90 por ciento antes del año 2050 y que impongan límites estrictos en las centrales de carbón.

“Estoy orgulloso de formar parte de esto hoy, porque no se trata sólo del problema, sino más bien de la solución”, dijo la cantante Alicia Keys durante el concierto de Nueva York. “Quiero que se comprometan. Yo me comprometo, y quiero que todos se comprometan ahora mismo”, dijo. Sólo resta esperar para ver si las palabras, los gestos y las declaraciones de buena voluntad se traducen finalmente en hechos.

* Agencia DPA.

Compartir: 

Twitter
 

Roger Waters apoyó la causa desde Nueva York.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.