espectaculos

Lunes, 9 de julio de 2007

MUSICA › BABASONICOS EN FIGUEROA ALCORTA Y PAMPA, ANTE 20 MIL PERSONAS

Borrón y cuenta nueva

 Por Mariano Blejman

Una etapa superada en la carrera de Babasónicos, después de casi dos años presentando el ya no tan flamante Anoche, en un contexto hiperesponsoreado, fiel, de algún modo, al espíritu que ha ido adquiriendo el universo del rock justamente en esta última época. El rock de marca, casi el único capaz (junto al gobierno de la ciudad) de hacer que un espectáculo de estas características sea gratis. Porque el cierre que propuso la banda liderada por Adrián Dárgelos sucedió en el contexto del Motorokr Band, festival organizado por Motorola, cuyo premio se llevó la banda Roberto Planta, seguida de Doc y Sortie. Allí, Babasónicos planteó un set donde aprovechó para “despedirse” de algunas de esas canciones que ya no volverán a tocar en público (“Putita” será una). Es una proeza en este contexto de agotamiento creativo que sufre el rock vernáculo, que Babasónicos haya logrado llegar a convertirse en una de las bandas más importantes del rock argentino sin apelar a su pasado de culto, ni a su reciente seguidilla de frases hiteras, ni su ingreso a una zona donde el rock apenas había pisado con fuerza hasta su llegada: la del glam de revistas, y el universo sensible de Palermo Hollywood.

El recital al frío aire libre realizado en Figueroa Alcorta y Pampa, el sábado, ante unas 20 mil personas, había empezado temprano, con la presentación ante unos cuantos transeúntes de las seis bandas finalistas del concurso, cuya marca esponsoreante se propone no sólo como un celular sino también como una productora de eventos musicales. Y en ese contexto, no deja de ser sintomático el lugar elegido por Babasónicos para alejarse de los escenarios en la ciudad de Buenos Aires seguramente hasta el próximo disco, que se encargarán de crear una vez presentado el DVD Luces por el interior del país. A decir verdad, el show no distó demasiado de la larga lista de espectáculos que dio en estos dos últimos años (Irresponsable, Luces, Puesto), aunque la misma obra parecía tener otro peso dramático ante la inminencia de la despedida. Si algo ha caracterizado a la banda de Dárgelos desde siempre, fue la capacidad para desprenderse de su pasado. Una lista de temas que se renueva cada medio lustro, un tiempo acotado para producir discos (y para desechar una docena de canciones por vez), y una capacidad para generar nuevas melodías de forma permanente, sin que importe demasiado lo que ya sucedió. Y de esa manera fue el cierre de Babasónicos, un profesionalismo envidiable para poner el cuerpo en el medio del frío, y una apuesta evidente por lo que vendrá, que, como decía un “viejo” músico conocido por todos nosotros: todo tiempo pasado fue peor.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.