espectaculos

Martes, 4 de marzo de 2008

MUSICA › MURIó GIUSEPPE DI STEFANO

El tenor mejor pagado de los ‘60

“Tenía su mano en mi mano, y en algún momento sencillamente dejó de respirar, no sufrió”, relató su esposa, Monika Curth. El tenor italiano Giuseppe Di Stefano, uno de los grandes cantantes del siglo XX, murió ayer a los 86 años en su casa ubicada en las cercanías de Milán. Había sido, entre otras cosas, el gran compañero de Maria Callas. El ministro italiano de Cultura, Francesco Rutelli, enterado del fallecimiento habló de él como un “tenor de voz incomparable” y “ejemplo de excelencia cultural”. Hijo de un policía y de una modista, había nacido el 24 de julio de 1921 en Catania, Sicilia, y creció en Milán. Asistió a una escuela de jesuitas y luego se dedicó al estudio del canto. Su debut se produjo en 1946 en Reggio Emilia, en la ópera Manon de Jules Massenet. Solamente un año después se presentaba con el mismo título en la Scala de Milán. Sus actuaciones en la Metropolitan Opera House de Nueva York como el duque de Mantua en Rigoletto de Verdi y como Mario Cavaradossi en Tosca, de Puccini, en el Covent Garden de Londres, fueron consagratorias a nivel internacional. Fue un verdadero ídolo y en las décadas del ’50 y ’60 se convirtió en el cantante mejor pagado del mundo, aunque Mario del Monaco, seis años mayor, a veces contaba con más preferencias por parte de la crítica y del público. Los primeros problemas con su voz surgieron en 1963, durante la presentación de La bohème, de Puccini, en el Covent Garden. Y el año siguiente debió ser reemplazado por un joven tenor ascendente: Luciano Pavarotti. Los críticos acusaron a Di Stefano de haber forzado excesivamente su voz, lo que él siempre desmintió con vehemencia. Varios intentos por concretar su retorno artístico fracasaron, por lo que a fines de los ’80 se despidió de los escenarios, aunque comenzó una carrera como director de escena. En 1988 hizo la puesta de Cavalleria Rusticana, de Mascagni, en Taormina, y en 1989 la de La bohème, de Puccini, para el teatro de gira “Stagione d’Opera Italiana”. Di Stefano fue asaltado hace unos tres años en su vivienda en la costa keniata, al sur de Mombasa, donde pasaba largos períodos desde su retiro. Jamás se recuperó del todo y, según su mujer, “prácticamente no podía hacer nada solo”. Mañana será enterrado en la localidad de Santa Maria Hoé, donde pasó los últimos años de su vida.

Compartir: 

Twitter
 

Di Stefano y Callas.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.