espectaculos

Jueves, 29 de julio de 2010

LITERATURA › HOY SE PRESENTA LA HOT LIST DE EDITORIALES INDEPENDIENTES

Abrirse paso en la jungla

En un mercado saturado de novedades, los pequeños y medianos editores aúnan esfuerzos para que sus libros tengan mejor visibilidad en las estanterías: hoy, en Eterna Cadencia, se da a conocer la primera lista de lanzamientos independientes.

 Por Silvina Friera

La mirada no los puede abarcar ni por asomo. El lector se queda “fuera de foco” ante la magnitud de una cifra apabullante. En el país se publican alrededor de 800 títulos por mes. El dato, aunque saludable, no deja de plantear algunos interrogantes: cómo orientarse en medio de esa inmensa marea. La misma incertidumbre se podría plantear, en otros términos, para los editores medianos y pequeños: cómo hacer que sus libros sean más visibles. Una respuesta es lo que propone Edinar (Alianza de Editores Independientes de la Argentina) con la Hot List, la lista de los veinte libros más atractivos editados –novelas, cuentos, poesía, arte, ciencia, literatura infantil, historia y ensayos acerca de distintos temas– que presentarán hoy a las 19 en la librería Eterna Cadencia (Honduras 5574) el periodista Pedro B. Rey, el librero Ecequiel Leder Kremer y la editora Gabriela Tenner. Los veinte títulos de la Hot List se exhibirán entre el 2 y el 15 de agosto en las mejores mesas y estanterías de las librerías Antígona, la Boutique del Libro de San Isidro, Fedro, Hernández, Libros del Pasaje, Prometeo y Eterna Cadencia.

“La unión hace la fuerza”, subraya Tenner, de Lenguaje Claro, editorial que participa de esta iniciativa con uno de sus libros, Argentina en el siglo XX, compilado por David Rock. La Hot List de los editores independientes –materialmente una postal con las tapas e información sobre 20 títulos elegidos como los más destacados por cada uno de los editores– tiene los componentes precisos para un proyecto a medida: simplicidad, impacto, economía, adaptabilidad, atractivo y capacidad de replicación, porque ya están desarrollando la Hot List 2 con vistas a Frankfurt 2010. “Cualquier lector agradece que le faciliten una selección de posibilidades de lectura que escape a las obviedades, en cuanto a autores y contenidos, que se ofrecen desde las listas de los más vendidos y, muchas veces, desde las vidrieras de algunas librerías”, explica Tenner. “Y si a la variedad y originalidad se suma la calidad, el banquete está servido.” En esta oportunidad, el menú está compuesto por veinte obras como La Virgen Cabeza, de Gabriela Cabezón Cámara (Eterna Cadencia); Con la cabeza en las nubes, de Diego Bianki (Pequeño Editor); Teoría del complot, de Ricardo Piglia (Mate); Rimas, de Dante Alighieri (Winograd); ¿Quién mató a Molly Blum?, de Ana María Sandoval (El 8vo Loco); El detective Intríngulis y el robo de la “Mona Luisa”, de Amaicha Depino y Carla Baredes (Iamiqué); Cuba libre. Vivir y escribir en La Habana, de Yoani Sánchez (Marea), y El estado burocrático autoritario, de Guillermo O’Donnell (Prometeo), entre otras.

“Las pequeñas editoriales dependen más de las librerías para su contacto con el público que las grandes”, dice Leder Kremer de la librería Hernández. “Para los independientes es esencial contar con el apoyo del canal librero, pero creo que convendría aclarar que ser pequeño, bibliodiverso e independiente no significa necesariamente lo mismo, y que ninguna de esas cualidades es por sí misma virtuosa.” Como librero, Leder Kremer se relaciona tanto con las grandes editoriales multinacionales como con las pequeñas. “Es muy importante para un país contar con un grupo de editores comprometidos e inmersos en lo local. Porque tienen, desde su realidad artesanal y profesional y su relación de cercanía, otro oído para detectar los latidos muchas veces tenues de la escritura que nace y merece darse a conocer. Se trata de la antítesis del concepto industrialista que caracteriza la desmesurada producción de libros en los grandes grupos, de donde aún así provienen una buena parte de los títulos que calzarían con comodidad en cualquier catálogo de calidad que merezca ser conservado y mantenido en el tiempo”, pondera el librero.

“Tan importante es lo que se edita como lo que se hace con aquello que se edita”, advierte Leder Kremer. “Cuando un autor concluye con esfuerzo y meses de trabajo un nuevo texto, será tarea de su editor acompañarlo en el proceso de edición, cuidar la imprenta, distribuirlo, posicionarlo en las librerías y mantenerlo disponible en su catálogo cuando ya no sea una ‘novedad’, resguardándolo de la guadaña de la ‘curva de obsolescencia’ que azota los depósitos de las grandes editoriales devastando sus catálogos. Esta tarea vale la pena porque el texto de calidad a veces no es exitoso, pero siempre es necesario. Y entonces debemos apoyarlos, reforzar su presencia en el canal librero, porque los indies son más débiles económicamente y compiten con empresas infinitamente más grandes.” Tenner plantea que para las editoriales es clave no sólo que se conozca rápida y ampliamente su producción, sino también que esos libros estén al alcance de la mano de los potenciales lectores. “Se es editor una vez que se combinan y entran en funcionamiento varias cuestiones al mismo tiempo, entre ellas un catálogo consistente, un producto profesional, difusión adecuada y mejor distribución”, precisa la editora. “En la Argentina, para un editor pequeño e independiente, cada una de esas cuestiones es un Aconcagua por escalar, no sólo por la propia capacidad que debe poner en juego, sino por los recursos de distinto tipo que se necesitan y por los factores y actores con los que debe interactuar, muchas veces en una relación David sin gomera versus Goliat lindo y exitoso.”

Leder Kremer recuerda que no todas las editoriales independientes pondrán sus libros sobre la mesa de las librerías que apoyan la Hotlist. “Argentina sigue siendo una plaza editorial de excelencia con muchos y muy buenos editores, y es difícil poner a tanta gente de acuerdo y compatibilizar catálogos; algo en lo que deberán fijarse a futuro los organizadores del proyecto. Sin embargo, valdrá la pena ver qué nos recomiendan estos excelentes editores que se animan en tiempos de tanto individualismo a una acción conjunta y solidaria.” Para Tenner, los libreros son conscientes de que al sumarse a la propuesta facilitan el contacto directo con los lectores. “Es emocionante el impulso conjunto y estoy segura de que esto tendrá un efecto multiplicador muy saludable para todos”, augura la editora. “Las editoriales independientes se fortalecen con la aparición de cada libro que era necesario publicar y que sólo ellas se animaron a hacerlo. Pero la edición independiente tampoco es un apostolado, y su subsistencia y desarrollo también requieren políticas públicas a largo plazo, activas e inteligentes.” Leder Kremer cree que el oficio de librero se celebra con buenos libros. “Nuestra tarea será acompañar, apoyando y destacando este catálogo de calidad, hacerle un espacio en la vorágine de los 800 títulos nuevos por mes para que el público pueda encontrarlos y seguir confirmando este saludable síntoma que dice que en este país bibliográficamente rico los libros que más venden no son precisamente los más vendidos.”

Compartir: 

Twitter
 

La iniciativa busca resguardar a editoriales y autores de la “curva de obsolescencia”.
Imagen: Adrián Pérez
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.