espectaculos

Domingo, 22 de marzo de 2015

LITERATURA › JOHN MAXWELL COETZEE DIRIGIRá LA CáTEDRA LITERATURAS DEL SUR EN LA UNSAM

Abrir terrenos hacia nuevas reflexiones

El Premio Nobel de Literatura inaugurará la cátedra el martes 7 de abril. “Queremos articular una pregunta cuya respuesta lleva a la exploración, al diálogo, al descubrimiento”, dice Anna Kazumi Stahl, coordinadora académica.

 Por Silvina Friera

La imaginación es como una curiosa aguja que puede dar puntadas sin hilo en su afán por hilvanar extrañas genealogías. Nunca es fácil examinar las cuerdas flojas tendidas sobre los abismos del pasado y del futuro entre culturas que acaso se piensan demasiado alejadas en sus diferencias y no perciben familiaridades impensadas. La literatura es como una chispa que se enciende delante de los ojos y permite conocer aquello que antes se ignoraba. Este modesto preludio intenta apenas calibrar la importancia de una gran noticia. El Premio Nobel de Literatura John Maxwell Coetzee dirigirá la cátedra Literaturas del Sur en la Universidad Nacional San Martín (Unsam), que funcionará en el marco del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Escuela de Humanidades. Esta cátedra, que se propone articular un espacio de reflexión e intercambio de autores, críticos literarios, investigadores y docentes de Africa, Australia y América latina, así como de otras regiones del sur, comenzará con el seminario de posgrado La Literatura de Australia, a cargo de dos escritores australianos: Gail Jones y Nicholas Jose. Coetzee inaugurará la cátedra el martes 7 de abril a las 18 en el Campus Migueletes de la Unsam. Del 14 al 25 de septiembre, se organizará un segundo seminario, que será dictado por los escritores sudafricanos Zoë Wicomb e Ivan Vladislavic.

Este primer seminario arancelado cuenta con traducción simultánea y tiene un cupo limitado de participantes. La editorial de la Universidad, Unsam Edita, publicará dos libros de los escritores australianos: Cinco campanas, de Jones y Rostro original, de Jose, ambos inéditos en castellano. Para el cierre, habrá un diálogo con Coetzee, los escritores australianos, Tununa Mercado y Luis Chitarroni, titulado “Los desafíos de la literatura del Sur”, el viernes 17 en el Malba (ver aparte). “Coetzee entiende que llegó el momento de indagar en las resonancias, en los puntos de contacto que no están visibles en el mapa convencional de cómo pensamos las literaturas del mundo y sus relaciones”, dice la escritora Anna Kazumi Stahl, coordinadora académica de la cátedra Literaturas del Sur, a Página/12. El escritor sudafricano eligió empezar con la literatura de Australia, país en el que reside. “Quizá sea una literatura que enfrenta el desafío de cierta relación con el paisaje, una gran vastedad territorial que hace que necesiten volver a pensar esa tensión entre la ciudad y esa vastedad, un tema que ha tenido que enfrentar la literatura australiana, así como la deuda con los pueblos indígenas”, explica la autora de Catástrofes naturales y Flores de un día. “Todos estamos mirando en pos de articular una pregunta cuya respuesta lleva a la exploración, al diálogo, al descubrimiento. La idea no es estudiar los casos más familiares, sino abrir terrenos para ver si hay algo que puede fomentar nuevas reflexiones que no estamos acostumbrados a hacer.”

El autor de Vida y época de Michael K y Desgracia recibió el año pasado el doctorado honoris causa de la Unsam. “Coetzee encarna el tipo de figura que una universidad quiere que crezca y se reproduzca en su seno. Pensamiento crítico, complejo, variado, creativo, con una ética inclaudicable –planteó Kazumi Stahl durante la lectura de la laudatio–. Como artista, produce con constancia, rigor y energía una prosa que en lengua inglesa resulta expansiva, capaz de incorporar los tonos todos de la tradición literaria en lengua inglesa, pero con precisión quirúrgica, con ese filo elegante y delicado de un estilo incomparable. La literatura de Coetzee es reveladora, amplia, fértil, nos provoca con sus palabras.” Desde entonces, el Premio Nobel de Literatura mantiene una aceitada relación con el rector de la universidad, Carlos Ruta, quien le propuso crear la cátedra Literaturas del Sur para difundir autores y entender problemas muchas veces compartidos pero ignorados entre los países del vasto sur del mundo. La Unsam tiene un programa, Sur Global, que promueve el intercambio de científicos y en el que se trabajan líneas de investigación con Africa, India y América latina. En este contexto se suma la cátedra que dirige Coetzee, para conocer literaturas de “otros sures” que por cuestiones de mercado no son distribuidas en la Argentina.

Coetzee visitó por primera vez el país en 2011 para participar de la tercera edición del Festival Internacional de Literatura en Buenos Aires (Filba). Volvió en 2013 para inaugurar la 39 Feria Internacional del Libro de Buenos Aires con una conferencia magistral sobre la censura. También estuvo el año pasado en La Rural, donde leyó una selección de las cartas que intercambió con su amigo Paul Auster, publicadas en el libro Aquí y ahora (Anagrama & Mondadori). La relación con la Argentina se estrechó más a partir de la publicación de su Biblioteca Personal J. M. Coetzee en la editorial El Hilo de Ariadna, siguiendo el modelo de lo que hizo Borges, doce títulos prologados por el propio Coetzee, entre los que se han editado Madame Bovary, de Flaubert; La letra escarlata, de Nathaniel Hawthorne; El ayudante, de Robert Walser; Roxana. La amante afortunada, de Daniel Defoe; Tres mujeres/ Uniones, de Robert Musil; La Marquesa de O. / Michael Kohlhaas, de Heinrich von Kleist; y La muerte de Iván Ilich / Patrón y peón / Hadji Murat, de León Tolstoi. “La literatura sudafricana tiene el centro puesto en un enorme conflicto que la Argentina tendrá que pensar”, advierte la coordinadora académica de la cátedra. “Por supuesto que vamos a llegar a un momento de comparación más álgido, más doloroso, en cuanto al terrorismo de Estado. La literatura de Australia presenta materiales que serían menos visceralmente sensibles y que permiten una indagación que puede ayudar a aclarar los parámetros, herramientas y modalidades teóricas de este tipo de cátedra. Y luego pasar al caso que toca más cerca del hueso, como Sudáfrica. Me lo he explicado a mí misma de esta manera”, agrega Kazumi Stahl. La escritora que nació en Estados Unidos y vive en la Argentina desde 1995 recuerda que leyó por primera vez a Coetzee en 1986. “Esperando a los bárbaros me voló la cabeza cuando estaba estudiando en Berkeley. Me considero una fan de su literatura. Su manera de obrar con la lengua inglesa y su capacidad de estructurar la narrativa me fascinan.”

* Informes e inscripciones: [email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.