espectaculos

Viernes, 7 de agosto de 2015

LITERATURA › 2ª EDICION DEL FESTIVAL ESPACIO ENJAMBRE, CON ENTRADA LIBRE Y GRATUITA

La lectura como cruce de experiencias

Ayer se presentó esta nueva edición, que se desarrollará durante tres intensas jornadas, desde el viernes 21. El encuentro traspasa la frontera de “lo literario” para apostar a una apertura de los sentidos en distintas direcciones artísticas.

 Por Silvina Friera

La potencia de la escritura no está sólo en la letra. En ese trayecto sin brújulas ni mapas, con la intuición como bandera, se despliega un horizonte de interpretaciones, las punzadas nítidas de las experiencias, fraseos repetitivos y bosquejos de imágenes que avanzan. Hay un más allá que excede los bordes del texto. Cada lector –a su manera– escribe y construye sus artefactos íntimos, sorteando los límites y desafiando el laberinto de signos que es el mundo. Los escritores Victoria Schcolnik y Marcelo Carnero están empecinados en abrir más los sentidos y las posibilidades para escapar del calabozo literario. La segunda edición del Festival Espacio Enjambre, “Hacia un afuera de la escritura”, ensancha el obstinado imaginario de esta saludable desmesura que comenzó en 2013, cuando transformaron una fábrica de letreros luminosos sobre la calle Francisco Acuña de Figueroa, en el barrio de Palermo, en un pequeño centro de investigación sobre escritura. Serán tres días intensos de festival –del viernes 21 de agosto al domingo 23– para experimentar una trama de sensibilidades a partir de la diversidad de los artistas que participarán, como Emilio García Wehbi (director teatral, régisseur, performer, actor, artista visual), Diana Szeinblum (coreógrafa, bailarina, actriz), Marcos López (fotógrafo y artista visual), Pablo Maurette (filósofo), Luisa Calcumil (actriz y cantora), y narradores y poetas como Fernanda García Lao, Fabián Casas, Pedro Mairal, Selva Almada, Hernán Ronsino y Teresa Arijón. La artista visual y tejedora boliviana Sandra De Berduccy ofrecerá una charla imperdible desde su estudio de Capinota –situado en los valles interandinos bolivianos– sobre su proyecto “Texto, textil, código”, una investigación de las relaciones entre el código de los textiles precolombinos y el lenguaje cibernético.

La programación del II Festival Espacio Enjambre –con entrada libre y gratuita hasta agotar la capacidad de la sala– no da puntada sin hilo. El viernes 21 a las 18 será la inauguración con una intervención visual Leer textil, que despliega una serie de obras que experimentan con técnicas artesanales para generar textos y textiles, dirigida por la artista Araceli Pourcel. Una lengua convoca: el aymara propone un diálogo íntimo con tres conocedores del aymara y los textiles de la región: Emilio Pinto, Mario Guachalla Canqui y Doña Ema Rivas (sábado 22 a las 20.30). El festival lo cerrará Selva Almada con un recorrido por su obra, acompañada de la música y las proyecciones de Rusi Millán Pastori (domingo 23 a las 20.30). “Somos intérpretes permanentes de signos. Y no hablo de la lingüística, sino de la vida cotidiana. Nos interesa ese método de codificación que cada uno va construyendo, según el ámbito en el que le toca moverse”, plantea Schcolnik a Página/12. “¿Qué pasa cuando uno ve a alguien que interpreta canciones y cómo pone en juego la marca de la experiencia en la voz? A veces alguien arma un repertorio, junta una serie de canciones y canta, pero no pasa nada ahí. Yo siempre pongo como ejemplo al Polaco Goyeneche; es imposible que no te pase nada cuando lo escuchás. Lo mismo con Chavela Vargas o Liliana Herrero. La lectura es un cruce de experiencias que van más allá de agarrar un texto y leerlo”, agrega Carnero.

–¿Por qué participan varios artistas de Bolivia en esta edición?

Victoria Schcolnik: –En el espacio hicimos La noche del idish y entre el público estaba un abogado boliviano que se acercó y me dijo: “Me encantaría hacer esto con el aymara”. Y me empezó a hablar de la geometría y de los textiles y que los asentamientos de los pueblos tienen que ver con la lectura del cielo... Y yo dije inmediatamente: ¡Sí! (risas). Me arriesgué y hasta postergué el festival porque ellos no podían venir en julio. Leer los signos y las señales es escritura.

Algunos “clásicos” del espacio Enjambre tendrán su réplica durante el festival, como Rojo: ciclo de lectura que aborda la literatura de género, con Fabián Casas, Teresa Arijón, Pedro Mairal y Luciana Czudnowski (viernes 21 a las 21.30). O La conversación cantada, un intercambio sobre los ritos ancestrales entre las cantoras Luisa Calcumil y Nadia Szachniuk (domingo 23 a las 19). “No me quiero sentir encerrada en el mundo literario –admite Schcolnik–. Yo siento como una claustrofobia en la literatura. La escritura es más física y material que intelectual.”

* Espacio Enjambre está en Francisco Acuña de Figueroa 1656, local A. Programación en face book.com/espacio.enjambre.

Compartir: 

Twitter
 

Marcelo Carnero y Victoria Schcolnik, creadores del espacio.
Imagen: Rafael Yohai
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared