espectaculos

Martes, 17 de julio de 2007

LITERATURA › PREMIO PARA ERNESTO MALLO

Un argentino en Gijón

Su primer libro, La aguja en el pajar, fue distinguido como Mejor novela policial 2006 en la Semana Negra, el certamen más importante del género en lengua española.

 Por Angel Berlanga

El viento parece venir a favor de Ernesto Mallo: su primer libro, La aguja en el pajar, fue premiado el viernes pasado en España con el Memorial Silverio Cañada, entregado por Semana Negra de Gijón a la mejor novela policial publicada en español durante 2006 por un autor debutante. No se trata de un narrador precoz: Mallo nació en La Plata en 1948. Hasta ahí había publicado algunos ensayos, artículos periodísticos y cuentos sueltos; también había escrito un par de obras de teatro, La vacuna y Otros cuadros. Ahora viajó como finalista y volverá con uno de los premios que otorga el festival más importante del género, que este año cumplió veinte ediciones bajo la dirección del mexicano Paco Ignacio Taibo II.

Que el viento sople a favor de Mallo acaso implique lo mismo para el protagonista de su novela, el Perro Lascano, que reaparece, tras La aguja en el pajar, en el volumen que publicó el mes pasado, Delincuente argentino, segundo eslabón de lo que se perfila como una saga centrada en este comisario atípico. El escritor presentó en los últimos días los dos libros en Madrid y Asturias.

La aguja en el pajar nació, en realidad, como un guión cinematográfico; de hecho, Mallo vendió los derechos a una productora española que filmará su historia. En el concurso del premio Clarín de novela de 2004 Andrés Rivera, uno de los jurados, la consideró la mejor entre las presentadas. “No es estrictamente un policial, aunque tiene muchos elementos que sirven para contar y crear la intriga necesaria –contó Mallo a Página/12 durante una entrevista, el año pasado–. Es un relato en la dictadura, y no sobre ella; sucede en ese momento histórico, que es su paisaje. Yo creo que es una novela sobre la locura de este país en esa época.” Delincuente argentino, en cambio, da un salto en el tiempo y transcurre durante los primeros años de la democracia alfonsinista.

Mallo compartió el premio con Antonio Jiménez Barca, redactor del diario El País de España, por su libro Deudas pendientes. Semana Negra también entregó el premio Rodolfo Walsh a la mejor obra de no ficción policíaca al cubano Amir Valle por Jineteras, y el Dashiell Hammett a la mejor novela escrita en español al mexicano Juan Hernández Luna por Cadáver de ciudad. El narrador madrileño Alfonso Mateo Sagasta consiguió, con El gabinete de las maravillas, el premio Espartaco en la categoría novela histórica. El festival que Taibo II dirige en Gijón propuso cine, teatro, mesas redondas, recitales y lecturas: de esta edición participaron, entre otros, Alex de la Iglesia, Santiago Gamboa, Juan Madrid y el escritor argentino Raúl Argemí. A lo largo de diez días Semana Negra convocó a más de un millón de asistentes.

Compartir: 

Twitter
 

Mallo fue premiado en un encuentro que este año convocó a más de un millón de asistentes.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.