espectaculos

Jueves, 9 de octubre de 2008

CINE › HELLBOY II: EL EJERCITO DORADO, DE GUILLERMO DEL TORO

El regreso del demonio cornudo, pero buenazo

 Por Horacio Bernades

La primera Hellboy logró destacar de otras películas basadas en comics, gracias a la capacidad del mexicano Guillermo del Toro para crear un bestiario fantástico fabuloso (en el sentido de fábula), pero dotado de una imprevista humanidad y disruptivo sentido del humor. Cuatro años más tarde, afirmado ya en la primera liga del género fantástico –por obra de la consagratoria El laberinto del fauno, algo sobrevalorada pero estimable–, Del Toro se reencuentra con el demonio cornudo, forzudo y en el fondo buenazo, creado por el historietista Mike Mignola. Pero allí donde antes hubo frescura, vitalidad y goce, ahora queda la sospecha de que la saga de Hellboy se agotó en la primera entrega.

El primer déficit es la historia, en la que Del Toro parecería creer menos que nadie. Dos hermanos mellizos, el príncipe Nuada y la princesa Nuala, regresan de tiempos inmemoriales. Nuada, para coronarse, para lo cual intentará revivir el dorado ejército del título, integrado por guerreros míticos y temibles. ¿Y Luana, para qué vuelve? Ni Del Toro debe saberlo. Más como un trámite a cumplir que por una verdadera necesidad dramática, un grupo de miembros del Departamento de Investigación y Defensa Paranormal buscará frenar a Nuada. Entre ellos, Hellboy, a quien el nihilismo a flor de piel, el puro a medio fumar y los epigramas entre dientes vuelven a hacer aparecer como recién salido de un film noir. Claro que en el camino se perdió la sorpresa, quedando reducido a copia de sí mismo.

La tendencia a la repetición resulta más acusada en los laderos del protagonista, que ya en el film original ofrecían como handicap personalidades menos desarrolladas. Sobre todo su novia, Liz, que cuando se enoja se prende fuego, literalmente (Selma Blair), y ese émulo de Aquaman que es el caballeresco Abe Sapien, a quien la portación de branquias no impide comportarse como educado (y demasiado compuesto) mayordomo inglés. Obligado a sostener dos horas largas de relato prácticamente sin hilo conductor, Del Toro hace lo que haría un chico para combatir el vacío: jugar con sus juguetes favoritos. En su caso, toda clase de monstruos, monstruitos y mostrencos, provistos por un imaginativo departamento de efectos especiales. Hasta el punto de que más que Hellboy II, esto parecería Men in Black 3. Desfile cuyo barroquismo y extravagancia sostiene la curiosidad, durante un buen rato. Pero llega un punto en que cualquier desfile aburre...

Desde ya que habrá lugar también para talismanes, mecanismos de encastre y automatismos, con los que al realizador de Cronos le gusta jugar desde los comienzos mismos de su carrera. Que el combate culminante no tenga lugar al final sino hacia la mitad del metraje, y que la contraparte del héroe no sea allí su némesis, sino apenas una bestia de reparto (más que una bestia, una semilla, que en contacto con el agua deviene árbol tentacular y gigantesco), es suficientemente revelador de que a esta segunda Hellboy en algún momento se le corrió el eje, y nadie supo muy bien cómo ni dónde volver a ponérselo.

5-HELLBOY II: EL EJERCITO DORADO

(Hellboy II: The Golden Army, EE.UU., 2008)

Dirección: Guillermo del Toro.

Guión: G. del Toro, sobre comic de Mike Mignola.

Fotografía: Guillermo Navarro.

Música: Danny Elfman.

Intérpretes: Ron Perlman, Selma Blair, Doug Jones, Luke Goss, Anna Walton, Jeffrey Tambor y John Hurt.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.