espectaculos

Martes, 29 de septiembre de 2009

CINE › “ANTES DE LA NOUVELLE VAGUE”, RETROSPECTIVA EN LA SALA LEOPOLDO LUGONES

Los padres de la nueva ola

El ciclo que comienza hoy y se extiende hasta el 13 de octubre recupera antecedentes fundamentales de la obra de François Truffaut y Jean-Luc Godard y los pone en perspectiva con el movimiento que cambió para siempre la concepción del cine moderno.

Cincuenta años atrás, el Festival de Cannes de 1959 marcó el nacimiento oficial de la nouvelle vague, con la presentación simultánea de Los cuatrocientos golpes, de François Truffaut, e Hiroshima mon amour, de Alain Resnais. Y ese mismo año se les sumaría otro film clave de la época, Sin aliento, de Jean-Luc Godard. Desde las páginas de la legendaria revista Cahiers du cinéma, tanto Truffaut como Godard habían atacado con dureza el cine anterior, particularmente en el polémico artículo “Una cierta tendencia del cine francés”, en el que Truffaut denunciaba la falaz “tradición de calidad” de sus acartonadas adaptaciones literarias. Pero la nueva ola también supo aplicar la “teoría del autor” al mejor cine francés y encontrar su propia filiación en la obra de Jean Renoir, Jacques Becker, Robert Bresson, Sacha Guitry, Henri-Georges Clouzot y Jean-Pierre Melville, entre otros grandes cineastas que los antecedieron. El ciclo titulado “Antes de la nouvelle vague” que comienza hoy y se extiende hasta el martes 13 de octubre la Sala Leopoldo Lugones –con el auspicio y la colaboración de la Embajada de Francia– recupera esos antecedentes fundamentales y los pone en perspectiva con el movimiento que cambió para siempre la concepción del cine moderno.

Como para marcar el punto de inflexión y la divisoria de aguas, hoy y mañana se verán los tres films-clave de 1959: Los cuatrocientos golpes, Hiroshima mon amour y Sin aliento. Pero también a partir de mañana mismo comenzarán a desfilar sus antecedentes, como Bob le flambeur (1956), de Jean-Pierre Melville, el film que impulsó a Godard a rodar Sin aliento, en el cual el propio Melville tuvo una pequeña pero significativa aparición como actor. El jueves 1º se proyectarán Ascensor para el cadalso (1958), de Louis Malle, con Jeanne Moreau, y Casco de oro (1952), de Jacques Becker, con Simone Signoret. “Para aquellos de nosotros que tenemos veinte años, el ejemplo de Becker es tanto una lección como un estímulo”, escribió Truffaut.

El viernes 2 es la rara oportunidad de ver Las últimas vacaciones (1948), de Roger Leenhardt, un film sorprendentemente moderno para su época, donde el protagonista adolescente es un evidente antecesor del Antoine Doinel de Los cuatrocientos golpes. El sábado 3 es el turno de Las damas del bosque de Boulogne (1945), de Robert Bresson (“El único, auténtico film de la Resistencia Francesa”, según Godard) y el domingo 4 el de El diablo rengo (1948), de Sacha Guitry.

El ciclo continúa a partir del martes 6 con Las diabólicas (1955); El cuervo (1943) y Crimen en París (1947), de Henri-Georges Clouzot; Nosotros los goupi (1943) y Édouard y Caroline (1951), de Jacques Be-cker; Gervaise (1956), de René Clément; Luz de verano (1943), de Jean Grémillon; French Cancan (1954), de Jean Renoir, y Orfeo (1950), de Jean Cocteau, entre otras. Horarios y más información en www.teatrosanmartin.com.ar/cine

Compartir: 

Twitter
 

Orfeo (1950), de Jean Cocteau, es una de la gemas del ciclo.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.