espectaculos

Lunes, 15 de febrero de 2010

CINE › EL SECRETO DE SUS OJOS, MEJOR PELICULA HISPANOAMERICANA EN LOS GOYA

Festejos con un sabor agridulce

El film argentino se llevó dos estatuillas, pero perdió en los rubros más importantes. Soledad Villamil, Mejor Actriz Revelación.

 Por Oscar Guisoni

Desde Madrid

El secreto de sus ojos, de Juan José Campanella, no pudo anoche en Madrid con los dos tanques comerciales con los que competía por los premios Goya que entrega la Academia de Cine español. Nominado a 9 estatuillas, entre ellas Mejor Director, Mejor Película y Mejor Actor Protagónico para Ricardo Darín, el film argentino salió de la gala madrileña con una magra cosecha. Soledad Villamil se llevó el premio a la Mejor Actriz Revelación, mientras que el film se impuso como Mejor Película Hispanoamericana. Los grandes ganadores de la noche fueron Alejandro Amenábar, y su superproducción hollywoodense, Agora, que se llevó 7 estatuillas y el drama carcelario Celda 211, de Daniel Monzón, que se llevó 8 premios, entre ellos los más importantes: Mejor Película y Mejor Director.

La noche comenzó con un nervioso Andreu Buenafuente, uno de los humoristas de más éxito en España, conduciendo una gala que cada día se parece más a su homóloga de Hollywood, donde la apelación al humor es una forma de evitar el tedio de las dedicatorias a madres, padres, hermanos y tíos de los premiados que forman parte del ritual de rigor. El film de Campanella llegaba con buen pie, no sólo por su reciente nominación al Oscar a la Mejor Película Extranjera, que la colocaba en una supuesta condición de ventaja frente a sus competidoras, sino porque las 9 estatuillas a las que optaba la habían transformado en una de las candidatas. La encuesta abierta en Internet propuesta por el diario El País hacía una semana la daba también como la ganadora, pero los gustos de la industria no siempre coinciden con los de los espectadores.

La Academia española, que viene de celebrar uno de los mejores años del cine español en la taquilla doméstica a pesar de la crisis económica, prefirió anoche premiar a dos de los tanques comerciales que contribuyeron el pasado año a mejorar tanto la recaudación. Tal vez sea ésa la razón, además de sus méritos, por la que la superproducción de Amenábar, que partió con 13 candidaturas, y el drama carcelario Celda 211, que comenzó la noche optando nada menos que a 16 estatuillas, se llevaron la mayoría de los premios. El film de Amenábar arrasó, como no podía ser de otra manera, en las categorías técnicas, algo que comenzó a quedar muy claro desde el comienzo de la velada. Recrear la Alejandría del siglo V le valió desde los primeros minutos de la gala el galardón a los Mejores Efectos Especiales, palmarés al que luego sumó el de Mejor Fotografía, Mejor Dirección Artística, Mejor Maquillaje, Vestuario, Dirección de Producción y que culminó con la elección del propio Amenábar como Guionista Original. Pero la gran ganadora de la noche fue sin dudas Celda 211, de Monzón, que además de conseguir el premio a la Mejor Película y al Mejor Director, se llevó el palmarés por su Montaje –al mejor estilo americano, en la sintonía de la serie televisiva carcelaria Prison Break– mientras que el actor Luis Tosar se llevaba –hay que reconocer que con justicia– el premio al Mejor Protagónico, una categoría en la que también competía Ricardo Darín. La cosecha de este tanque se cerró con los premios al Mejor Guión Adaptado, Mejor Sonido y al que se sumó la actriz vasca Marta Etura como Mejor Actriz de Reparto y Alberto Ammann como Mejor Actor Revelación. El film de Campanella, que no estuvo presente en la ceremonia, como tampoco se dieron cita Darín ni Villamil por sus compromisos en Buenos Aires, tuvo que conformarse con el Premio a la Mejor Película Hispanoamericana, una categoría en la que competía con la peruana La teta asustada, dirigida por Claudia Llosa Bueno, curiosamente también candidata al Oscar a Mejor Película Extranjera, Gigante, del uruguayo Adrián Biniez y Dawson Isla 10, del chileno Miguel Littin.

Villamil se alzó con el premio a la Mejor Actriz Revelación, una categoría en la que competía con Leticia Herreros (Gordos), Blanca Romero (After) y Nausícaa Bonnin (Tres días con la familia). Y la gran sorpresa de la noche fue la elección de Lola Dueñas como Mejor Actriz por su actuación en Yo también. El gran derrotado de la noche fue sin duda Fernando Trueba, que competía con su film ambientado en Chile El baile de la victoria, y que aspiraba a 9 estatuillas. No se llevó ninguna. La comedia Gordos también salió trasquilada: optaba a 8 estatuillas y apenas si pudo conseguir una, la que se llevó Raúl Arévalo como Mejor Actor de Reparto. Los abrazos rotos, de Pedro Almodóvar, que estaba nominada a 5 estatuillas menores sólo consiguió una, a la Mejor Música Original.

Salvó una noche caracterizada por la opción por el cine más taquillero el premio al excelente documental Garbo, el hombre que salvó el mundo, que cuenta la increíble historia de un doble espía español que fue capaz de distraer a los nazis para evitar que descubrieran dónde se haría el desembarco aliado en Europa en 1944. Un personaje que tuvo una auténtica vida de película. También fue para destacar la distinción que se llevó el increíble cortometraje de animación La dama y la muerta, que también está nominado al Oscar en su categoría.

Compartir: 

Twitter
 

Ni Campanella ni los principales protagonistas de El secreto... estuvieron presentes para recibir los premios.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.