espectaculos

Miércoles, 3 de noviembre de 2010

CINE › MAñANA EMPIEZA EL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE JUDíO

Cuando las películas desentrañan una identidad

La octava edición del encuentro, que se desarrollará hasta el miércoles 10 en el Cinemark Palermo, mostrará veinte películas que en su mayoría no tendrán aquí estreno comercial. La Argentina aporta el documental Retorno Judaico a Avigdor, de Martha Wolff.

 Por Oscar Ranzani

Desde hace ocho años, Luis Gutmann programa, con mucho esfuerzo pero a la vez con notorio entusiasmo, el Festival Internacional de Cine Judío en la Argentina (Ficja). La octava edición se desarrollará entre el jueves 4 y el miércoles 10 de noviembre en el Cinemark Palermo (Bulnes y Beruti). Allí podrán verse veinte películas de países como Israel, Estados Unidos, Gran Bretaña, Irlanda, Suecia y República Checa, entre otros. “Sabemos que la mayoría de nuestra audiencia es de la comunidad, pero también hay un porcentaje de espectadores, aproximadamente un 18 por ciento, que no son judíos pero que están atentos a nuestra programación, ya que siempre ofrecemos estrenos absolutos o películas que no llegan al circuito comercial”, señala Gutmann. Y agrega que uno de los objetivos que se plantea para este año “es tratar de ampliar ese público que trasciende a la propia comunidad judía”.

Uno de los platos fuertes del Ficja es el film Invencible, del notable director alemán Werner Herzog, que no tuvo estreno comercial en la Argentina (sólo se vio en el Bafici). “Es una película muy judía, en el sentido de que Herozg toma un suceso real, ocurrido a comienzos de la década del ’30 con el surgimiento del nazimo”, relata Gutmann. “Un herrero polaco se hizo famoso como forzudo, al estilo del personaje de Anthony Quinn en La Strada. Y Herzog lo suma a otro personaje con el que probablemente en la realidad ese herrero nunca se haya cruzado, pero que en la ficción funciona perfectamente: Erik Hanussen, una especie de ocultista o mentalista. El aspiraba a ocupar el Ministerio de lo Oculto dentro del gabinete de Hitler, ya que Hitler era muy inclinado a todo el ocultismno y fenómenos paranormales.” Gutmann comenta que el cruzamiento de estos dos personajes “crea una situación de discernimiento moral, de qué se debe hacer cuando ocurren a su alrededor cosas con las que uno no concuerda ideológicamente”.

El film francés En la vida narra, en clave de comedia, la historia de Esther, una mujer judía de avanzada edad que se caracteriza por su mal humor. Su hija ya no sabe qué hacer hasta que Sélima, la enfermera de día que la asiste, propone que Esther sea cuidada por su madre, Halima, que es musulmana. Frente a todos los pronósticos, ambas establecerán una relación amistosa. De Israel se conocerá la ópera prima de Hanan Peled, Estimado Sr. Waldman. El film se sitúa en Tel Aviv, en la década del ’60. Allí viven Hilik, un niño de diez años, y su hermano, quienes buscarán hacerle más alegre la vida a su padre, único sobreviviente familiar del Holocausto, que permanentemente se hunde en el pasado. Halik, valiéndose de sus héroes del cómic y del cine, se las ingeniará para que su padre recupere la felicidad que perdió en medio del horror. Otro film israelí es Fideo, de Ayelet Menahemi. Se trata de una comedia dramática en la que Miri, una azafata de 37 años, ha tenido una vida dura, ya que enviudó dos veces. Sorpresivamente, en uno de sus viajes, queda bajo la tutela de un niño chino de Beijing. Desde entonces, su vida tomará otro rumbo.

El suizo Igaal Niddam visitará la Argentina para presentar Hermanos. Como su título indica, la historia tiene como protagonistas a dos hermanos muy distanciados entre sí, salvo por el hecho de que ambos son judíos. Uno de ellos, abogado, llega a Jerusalén desde Estados Unidos para defender a un grupo religioso en un litigio con el Estado. Los problemas entre ambos hermanos funcionan como metáfora de las diferencias en la sociedad israelí. Y el film instala el debate sobre la separación entre Estado y religión en Israel.

Ladino, 500 años joven, de Rina Papish, es un documental que aborda la historia de la cantante Yasmin Levy, hija de Yitzhak Levy, de quien heredó la vocación. Yitzhak era cantante de Ladino y dedicó buena parte de su vida a documentar todas las canciones ladinas, cuando el lenguaje comenzaba a esfumarse de Israel. Yasmin, cuyo padre murió cuando ella tenía tan sólo un año, recibió el legado de éste y se dedicó a revivir aquellas melodías. Por su parte, la producción francesa-belga Mala fe plantea una historia para el debate: la de una pareja, compuesta por Clara, que es judía, y su novio, Ismaël, que es árabe. Ambos disfrutan del amor y, producto de ello, Clara queda embarazada. Pero ante la inminencia del nacimiento de su hijo, la pareja no puede dejar de lado el peso de las tradiciones y las presiones familiares; entonces, el amor deberá pasar una prueba de fuego ante los obstáculos culturales y religiosos.

Canadá estará representada por Pies de acero, de Mark Adam y David Gow. El protagonista es David Strathairn, el actor nominado al Oscar por Buenas noches, buena suerte, quien interpreta a un abogado judío y humanista que debe ejercer el rol de defensor público en un juicio contra un skinhead neonazi, a quien acusan de la muerte de un inmigrante del este de India, impulsado por el odio racial. El film establece una mirada sobre la relación que ambos hombres entablan, donde estará presente el tema de la intolerancia racial y religiosa.

La producción argentina Retorno Judaico a Avigdor, de Martha Wolff, es un documental narrado en dos tiempos. Por un lado, focaliza sobre el pasado, a través de la historia de los judíos alemanes que llegaron como refugiados a Avigdor, la colonia fundada por la Jewish Colonization Association en 1936, en el oeste de la provincia de Entre Ríos. Y el presente está representado por los judíos que hay allí en la actualidad y que se encargan de hacer respetar ese patrimonio histórico.

El año pasado, el Ficja presentó la producción israelí-francesa Tomar una esposa, escrita y dirigida por Ronit y Shlomi Elkabetz, cuya trama estaba situada en Haifa, durante el mes de junio de 1979: tres días antes del Shabat, una mujer decide que llegó el momento de separarse de su marido, pero sus hermanos presionan para que siga en pareja. Todo cambia cuando entra nuevamente en su vida un hombre del que se enamoró en el pasado, pero la relación fue fugaz. Esta edición del Ficja volverá a exhibir Tomar una esposa, que integra la primera parte de una trilogía que, por el momento, se completa con la segunda entrega titulada Los siete días, que también se presentará en esta edición, luego de haber recibido premios en el Festival de Jerusalén. Si bien las películas pueden comprenderse independientemente una de la otra, se exhibirán en forma conjunta para aquellos espectadores que no pudieron ver la primera parte de la saga.

Producción checa-canadiense, La valija de Hana, dirigida por Larry Weinstein, es una adaptación del libro homónimo escrito por Karin Levine. “Es un docudrama que Weinstein maneja extraordinariamente”, explica Gutmann. “Por un lado, toma material de archivo, y por otro, escenifica situaciones con actores para contar la historia oculta de una valija. Una maestra japonesa que les enseña a sus alumnos en su país sobre el Holocausto, solicita al Museo del Holocausto en Israel un elemento para ilustrar sus clases. Y recibe una valija que tiene el nombre ‘Hana’ y la fecha en la que supuestamente la niña dueña de esa valija ingresó a Auschwitz. A partir de eso, esta maestra y sus alumnos van a intentar desentrañar quién era Hana, qué pasó con ella, cómo llegó la valija al museo y finalmente cómo llegó a Japón.”

Otro film basado en una novela es el israelí El valor de 10 centavos, escrito y dirigido por Ilan Heitner, autor de la novela homónima, que visitará Buenos Aires para presentar su película. La trama tiene como protagonista a Golan, un joven treintañero que no sabe qué hacer con su vida, excepto por su búsqueda de la mujer ideal. Hasta que un amigo le presenta a su preciosa hermana, quien le hará replantearse no sólo su manera de sentir sino también su identidad.

Compartir: 

Twitter
 

Invencible, de Werner Herzog, sólo se vio en el Bafici y es el plato fuerte del Ficja.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.