espectaculos

Miércoles, 9 de febrero de 2011

CINE › EL FESTIVAL DE TORONTO PONE EL FOCO EN BUENOS AIRES

Historia de dos ciudades

La muestra canadiense, una de las más importantes del circuito de festivales internacionales, anunció ayer que dedicará su programa City to City al nuevo cine argentino rodado en Buenos Aires, con una selección de al menos diez films.

 Por Luciano Monteagudo

El 2011 viene bien perfilado para el cine argentino. Después de haberse posicionado con fuerza en la inminente Berlinale, donde participa en casi todas sus secciones (incluida la competencia oficial), ayer se confirmó otra presencia de alta visibilidad en uno de los principales festivales del calendario cinematográfico internacional. Cameron Bailey, codirector del Toronto International Film Festival, anunció ayer que la ciudad de Buenos Aires será el foco del programa City to City del TIFF 2011, a llevarse a cabo del 8 al 18 de septiembre. “A finales de los años noventa, el nuevo cine argentino captó la atención de los críticos y cinéfilos de todo el mundo”, señaló Bailey en el comunicado oficial del festival. “Después de haber visto el excelente trabajo de cineastas como Lucrecia Martel, Pablo Trapero, Lisandro Alonso y sus contemporáneos, ahora vemos a un nuevo grupo de apasionados y excelentes directores de cine que surgen de Buenos Aires. Este año, City to City presentará una nueva generación de autores a los espectadores en Toronto.”

De hecho, tanto Bailey como Kate Lawrie van de Ven, encargada de la programación de City to City –un programa que explora la evolución de la experiencia urbana a través del cine y que incluirá este año por lo menos diez largos filmados en Buenos Aires– ya se preparan para ver las películas argentinas que estarán en la Berlinale. Y para abril estarán tomándole el pulso a la ciudad cuando vengan al Bafici, en plan de selección de films y reconocimiento del terreno. “Buenos Aires se ha convertido en un centro que acoge a artistas de todas partes del mundo”, dice Kate Lawrie van de Ven. “La mezcla de influencias tanto de fuera como de adentro de la ciudad ha producido un florecimiento de la comunidad creativa. Esperamos ansiosamente conocer a todos esos artistas y poder traer lo mejor de sus trabajos a Toronto.” La lista de películas de City to City todavía está en su primera etapa de construcción y se dará a conocer recién en el mes de agosto, pero Página/12 conversó con Van de Ven para conocer las líneas principales del proyecto.

“El programa City to City nació a fines de 2008 y para comienzos de 2009 ya estábamos viendo cantidades de films de ciudades de todo el mundo en los que se evidenciaba una fascinante influencia de las particularidades de esos medios urbanos”, cuenta Kate. “Empezamos a comprobar que si veíamos los films desde esta perspectiva, provocando la discusión acerca de cómo se cruzan la cultura urbana y la cinematográfica, el resultado podía ser una nueva manera de presentar films valiosos a nuestro público.”

La primera experiencia del City to City del TIFF, en 2009, fue con Tel Aviv (lo que causó no poca controversia, cuando una serie de cineastas de primera línea cuestionaron esa decisión y expresaron su apoyo a la causa palestina) y el año pasado el foco de atención estuvo en Estambul. Ahora la brújula de Toronto gira hacia el Sur y comienza a mirar hacia Buenos Aires. “La historia reciente del cine argentino incluye grandes talentos, como Martel, Caetano, Trapero y Alonso, que en la última década pusieron al cine argentino en el mapa, pero estamos interesados en descubrir nuevas voces”, insiste la programadora.

Para Kate Lawrie van de Ven, “la ciudad tiene que tener una fuerte presencia en los films del programa, incluso si se trata de una presencia abstracta. En la mayoría de las películas de City to City la ciudad tiene un rol prominente, mientras los personajes siguen con sus vidas y discuten acerca de lo que significa vivir allí. Sin embargo, en algunos casos la ciudad puede tener una presencia tan intensa como abstracta: Phobodilia, por ejemplo, que exhibimos en nuestro foco sobre Tel Aviv, en la que el protagonista es un fóbico y se niega a salir de su casa; o en el trabajo de Yoel Meranda, un artista experimental de quien dimos sus films el año pasado. Yoel está muy influido por el ambiente de Estambul, pero la ciudad aparece en su obra de una manera muy abstracta, a veces casi irreconocible”.

¿Además de films contemporáneos el programa incluirá algunos clásicos? “Nos parece que para dar un contexto puede ser productivo –tanto en términos culturales como cinematográficos– mostrar algunos títulos clave del pasado”, dice Kate. “También podemos llegar a incluir cortos y films experimentales.” En todo caso, espacio al TIFF no le falta. El año pasado la organización del festival inauguró un impresionante edificio de cinco pisos, un complejo multisalas en pleno centro de Toronto en el que desarrolla la mayoría de sus actividades, que no se limitan a las multitudinarias proyecciones de septiembre. El flamante TIFF Bell Lightbox alberga retrospectivas, estrenos y exposiciones durante todo el año, que preparan a su público para una experiencia como la de City to City, en la que ahora la hermandad se dará con Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

El flamante TIFF Bell Lightbox, sede del Toronto International Film Festival.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.