espectaculos

Miércoles, 7 de diciembre de 2011

CINE › PABLO YOTICH FILMARá LA HISTORIA DE AMOR DE CRISTINA FERNáNDEZ Y NéSTOR KIRCHNER

“Queremos aportar a esta historia”

El cineasta estuvo en La Habana para presentar en el Festival de Nuevo Cine Latinoamericano su ópera prima, El abismo... todavía estamos. Allí le adelantó a Página/12 las motivaciones y el formato que tendrá su tercer opus, Balada de un pueblo.

 Por Oscar Ranzani

Desde La Habana

Los efectos de la dictadura en la sociedad fueron abordados en numerosas películas del cine argentino. El cineasta Pablo Yotich decidió contarlos en el seno de una familia en los ’70, concentrando en esa mínima unidad social todas las posturas ideológicas respecto del gobierno de facto: los que no sabían, los religiosos, los represores y los militantes. Yotich estrenó en la Argentina su ópera prima, El abismo... todavía estamos, en coincidencia con el aniversario de los 35 años del golpe militar. Y ahora llegó el momento de presentarla en el 33º Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. Es el propio director el que se sorprende del éxito que tuvo la presentación en una sala de La Habana. “Fue espectacular. Presenciamos la proyección y luego hubo un debate. Fueron casi 1500 personas, todo muy emotivo”, reconoce el realizador. “La mayoría de la gente cubana me decía que jamás imaginó que la dictadura había sido un proceso tan duro.”

Pero Yotich tiene un proyecto tan ambicioso como difícil, del que habló con Página/12: va a filmar la película de ficción que reconstruye la historia de amor entre Néstor Kirchner y Cristina Fernández. El título ya lo tiene pensado: Balada de un pueblo. Hace unos meses, Yotich y su equipo concluyeron el rodaje de la comedia Cuatro de copas (con Federico Luppi) en Tigre, El Calafate y en el pueblo Gobernador Gregores, de Santa Cruz. En El Calafate le mostraron dónde reside la Presidenta. Y allí Yotich le dejó una carta agradeciéndole: “Si no hubiera estado Néstor Kirchner en la Argentina, yo hoy seguiría pidiendo monedas en la calle para poder comer”, le escribió. Y de paso le contó lo que estaba sucediendo con El abismo y le explicó el desarrollo de Balada de un pueblo. Diez días después, la Presidenta elogió Juan y Eva, de Paula de Luque, y manifestó en un discurso: “No sé si algún día filmarán la película de Néstor y Cristina. También fue una gran historia de amor. Es y será mi historia de amor”, dijo la jefa de Estado. “No sé si fue casualidad o si leyó la carta”, se pregunta Yotich todavía hoy emocionado.

“El proyecto Balada de un pueblo nació desde el agradecimiento a esta gestión y de estar vinculados con el proyecto nacional y popular, también por todas las cartas de apoyo que recibimos cuando empezamos a filmar El abismo”, explica Yotich. Luego de su ópera prima, realizó la comedia mencionada anteriormente, y una vez terminada, sintió la necesidad “de volver a hacer algo desde el compromiso”. Yotich admite que su idea no es dirigir una película épica: “Después de ver a Néstor ordenando bajar el cuadro de Videla, no hay ningún actor en el mundo que pueda transmitir lo que transmitió Néstor, y solamente con verlo en YouTube es suficiente. Queremos reconstruir otro lado. Nos sirvió mucho estar en Santa Cruz porque nos encontramos con mucha gente que los conocía y en base a eso nos fueron contando la historia de amor, la militancia”.

–¿Qué significa abordar figuras de tanto peso político? ¿Es una responsabilidad extra a la hora de plantearse una película?

–Sí, totalmente, es una súper responsabilidad, pero necesito hacer lo mismo que pasó con El abismo. Por ejemplo, la clave está en que todos los que vengan a trabajar y se sumen al proyecto estén identificados con una causa. Y que el objetivo no sea filmar una película que esté en los cines, sino que el objetivo sea trabajar por la historia. Nosotros trabajamos para aportar a esta historia. No creo tener la capacidad de hacer la mejor película que cuente este romance, esta lucha y esta militancia, pero quiero hacer la primera. Después, supongo que con el pasar de los años se seguirán haciendo muchísimas más. Y va a haber nuevas tecnologías. Entonces, queremos hacer, dentro de los recursos que tenemos, lo mejor posible para contar esta primera historia y esta visión contemporánea.

–Recién dijo “romance, lucha y militancia”. ¿Esos son los tres ejes temáticos de Balada de un pueblo?

–Totalmente. Es una militancia que nace desde un profundo amor. Están encadenados, son indisociables.

–¿Puede adelantar un poco la trama?

–Todavía el guión no está terminado ciento por ciento porque justamente queremos realizar algunas entrevistas para cerrarlo. Pero vamos a terminar esta historia con Néstor gobernador de Santa Cruz. Es la historia de cómo se conocieron, cómo llegaron a la militancia y todo lo que a ellos les sucedió para poder alcanzar el objetivo.

–¿A quiénes tiene pensado entrevistar? ¿A la Presidenta?

–Sí, a la Presidenta, seguro. No recuerdo los nombres, pero también a mucha gente de Santa Cruz que conocimos casualmente. Un hombre que nos prestó una camioneta para poder usarla para filmar Cuatro de copas nos contaba que él era muy amigo de Néstor e iban juntos a repartir volantes. Eso quedaba en el pueblo Gobernador Gregores, que queda muy lejos de El Calafate. Sumado a eso, me han llegado cartas de gente que me ha contado la historia sin saber que yo iba a filmar esta película.

–Juan y Eva no se enfocaba tanto en lo político sino en la intimidad de una historia de amor, de cuando Juan Perón y Eva Duarte todavía no eran lo que después fueron. ¿Esta película tendrá coyuntura política?

–Sí, vamos a trabajar esa historia de amor y va a haber algunos flashbacks que, en vez de ir al pasado, van a remitir al presente, en los que van a haber algunas cositas que fueron marcando el camino de Néstor hasta que fue presidente de la Nación y las consecuencias con Cristina; o sea, el paso de mando. Algunas de esas perlitas van a estar. Pero un setenta u ochenta por ciento de la película va a estar enfocada en la historia de amor.

–¿Cree que será, a la vez, una película política?

–Reconozco que es una película muy politizada porque es muy difícil separar lo humano de lo político, van de la mano. Y esta película va a tener la misma construcción que tuvo El abismo. No me voy a callar en nada, no me voy a limitar absolutamente en nada y no me importa lo que me digan. Igualmente, trabajo mucho con los actores. Todavía no está definido el elenco, pero tiene que ser un elenco militante y que todos quieran contar la misma historia. En base a eso, si nosotros queremos ir para un lado y salen las emociones, vamos a ir para ese lado, con la salvedad de que acá vamos a contar una historia real y en El abismo estábamos haciendo una ficción.

–¿Piensa que Balada de un pueblo será sólo para quienes admiran a Néstor Kirchner y Cristina Fernández, o se plantea contar una historia para quienes no los conocen todavía en profundidad?

–Venir a La Habana me hizo replantear eso. Quiero hacer una película para que quienes no los conocen, los conozcan. Es una película para que traspase la frontera y que la entiendan todos.

–Y el título Balada de un pueblo, ¿a qué remite?

–Creo que cuando uno está en una balada es feliz. Y hoy el pueblo es feliz.

Compartir: 

Twitter
 

Yotich ya concluyó el rodaje de su segunda película, la comedia Cuatro de copas.
Imagen: Leandro Teysseire
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.