espectaculos

Miércoles, 11 de abril de 2012

CINE › MAGALí BUJ, FEDERICO PALUMBO Y SU DOCUMENTAL TUPAC AMARU, ALGO ESTá CAMBIANDO...

“Es un mecanismo económico virtuoso”

El dúo de cineastas inició su documental azuzado por la fascinación que le produjo la organización liderada por Milagro Sala, que comenzó ocupándose de necesidades tan básicas como la “copa de leche” y hoy genera trabajo a través del modelo cooperativo.

 Por Oscar Ranzani

Si es necesario poner en números los logros de la organización Tupac Amaru, liderada por Milagro Sala, puede señalarse que con mucho esfuerzo y sobre todo con la conciencia de que la solidaridad es un motor de cambio social, la Tupac Amaru creó 700 Copas de Leche (merenderos) para 63 mil niños, 150 cooperativas de vivienda y 4500 puestos de trabajo; construyó casi 4700 viviendas, once fábricas de diferentes rubros y diecinueve polideportivos, entre otras construcciones que a fuerza de emplear el sentido comunitario se ha convertido en un modelo a seguir. Mucho ha tenido que ver que del contexto de resistencia frente al poder en el que nació, el país cambió y el Estado argentino actual también promueve la inclusión social. Y “la Tupac” –como le dicen sus miembros– ha realizado emprendimientos comunitarios muy necesarios en zonas históricamente postergadas de Jujuy. Y algo más difícil aún: sus integrantes han logrado sostenerla y fortalecerla, a pesar de la demonización que fueron dibujando de los grandes medios, especialmente sobre la figura de la líder Milagro Sala.

Magalí Buj y Federico Palumbo son una pareja de cineastas que tuvieron la oportunidad de conocer a Sala en la ciudad de Mendoza. Los cautivó tanto ese espíritu combativo y emprendedor que decidieron viajar a Jujuy para conocer el epicentro de la organización, que también funciona y tiene estructura en otras provincias. Buj relata que cuando conocieron a Sala los entusiasmó mucho la Tupac y fueron a “conocerla por dentro y ver cómo estaban trabajando allá”, según relata a Página/12. A partir de ese momento, elaboraron el guión y dirigieron el documental Tupac Amaru, algo está cambiando..., que se estrena mañana en el Espacio Incaa Km 0 Gaumont (Rivadavia 1635).

El film comienza con el relato del contexto de los ’90: la época de privatizaciones salvajes, el cierre de fábricas, un notable incremento de la desocupación, el aumento de la desnutrición... Todo eso, señala el documental, provocó la mayor crisis de Jujuy en cincuenta años. Los miembros de la Tupac cuentan de qué trabajaban antes de esa hecatombe social y cómo comenzaron con las protestas. Hasta que llegó el renacimiento de la lucha social colectiva y, entonces, narran sobre las figuras históricas que los inspiraron para luchar. La organización –que ya tiene doce años– se convirtió en una realidad y, poco a poco, fue creciendo su labor comunitaria en la provincia, para ampliar su rango de acción a otros sectores y otro tipo de necesidades.

“Justo coincidió que ellos estaban cumpliendo doce años de historia y nos asombró mucho cómo en ese lapso habían tenido ese crecimiento: de empezar con una Copa de Leche, para resolver una necesidad básica como el alimento, hasta terminar teniendo cooperativas de construcción, escuelas, un instituto terciario”, cuenta Buj. En relación al crecimiento de la Tupac Amaru, Palumbo admite que “está a la vista de todos y es muy importante cómo impacta en Jujuy”.

–¿Qué significó para ustedes entrar en contacto con gente que pudo modificar sus condiciones de vida gracias a la organización?

Magalí Buj: –Para mí fue algo movilizador internamente ver cómo gente que antes no tenía recursos económicos, culturales y sin esperanza de vida, hoy ves que puede estudiar, que tiene aspiraciones a futuro, como una devolución importante de la dignidad, más allá de que tengan trabajo. El cambio que he visto en esa gente es más interno.

–¿Cree que ése es el mayor aporte de la Tupac a la inclusión social?

M. B.: –Sí. Y algo que me llamó mucho la atención es que gente que en algún momento ha sido muy discriminada, y tal vez ahora también porque “son los negritos”, como dicen algunos, hoy están ocupando espacios. Hoy están teniendo su lugar de participación, su reconocimiento social.

Federico Palumbo: –Quiero remarcar también el modelo social y económico que en la práctica estuvo construyendo la Tupac Amaru. Además de crear empleo y vivienda, creó un mecanismo económico virtuoso, donde la ganancia termina siendo reinvertida en la construcción de escuelas, de centros de salud, polideportivos y muchas cosas más. A esto hay que tomarlo como un ejemplo muy interesante respecto de la coyuntura económica. Se está viendo que el neoliberalismo no funciona. No es un modelo económico que resuelva las necesidades de la gente. Entonces, puesto en contexto con la crisis europea del modelo económico, ver esta organización que surgió es muy importante. Y es muy importante que la ganancia no se escapa al extranjero, no queda para el empresario, sino que se reinvierte a favor de todos.

–¿Por qué creen que los grandes medios y algunos sectores políticos demonizan la organización y a su líder?

M. B.: –Primero porque es una kolla, es mujer, y porque empezó a dar respuestas que no venían de los sectores políticos, ni de los medios, ni de toda esa gente que los critica.

–¿Y cree que es una organización que se sostiene por la fortaleza de Milagro Sala o ya está consolidada, más allá de los nombres?

M. B.: –Está más allá de los nombres, porque han logrado expandirse en otras provincias donde no hay una Milagro Sala, donde reproducen el modelo jujeño, pero es gente que tiene necesidades y creo que de ahí sale la energía para ponerse a hacer cosas.

–¿Los logros de la Tupac Amaru fueron exclusivamente méritos propios o también se debió a que cambió el modelo de país?

M. B.: –Sin duda, creo que el modelo de país que en su momento propuso Néstor Kirchner (cuando aparecieron estos planes para cooperativas de trabajo) fue lo que les pudo dar un ámbito donde empezar a desarrollarse.

F. P.: –También el contexto latinoamericano. En este continente se van viendo políticas progresistas de distintos enfoques pero que tratan de crear una alternativa al neoliberalismo. Creo que el modelo argentino permitió, sin duda, que se desarrollara la misma Tupac Amaru.

Compartir: 

Twitter
 

A los realizadores los entusiasmó “la Tupac” y fueron a “conocerla por dentro y ver cómo estaban trabajando”.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.