espectaculos

Domingo, 21 de abril de 2013

CINE › CON UN BALANCE POR DEMAS POSITIVO, EL FESTIVAL ANUNCIO AYER LAS PELICULAS GANADORAS

Fin de fiesta para el banquete cinéfilo

El palmarés de la 15ª edición de un festival ya clásico consagró a Berberian Sound Studio, gran ganadora de la Competencia Internacional. En el apartado argentino hubo premios para La Paz, de Santiago Loza, y para P3nd3j5, de Raúl Perrone.

 Por Diego Brodersen

Fin de fiesta cinéfila. Como todos los años, el domingo de cierre es el día que muchos aprovechan para tratar de ver la mayor cantidad de películas posibles. Otros, en cambio, se relajan y tratan de volver a la normalidad luego de semejante sobredosis de cine. El 2013 será recordado, sin dudas, como el año en que el Bafici se mudó. La nueva sede central, en el barrio de la Recoleta, tuvo pros y contras. Para aquellos que optaron por recorrer la enorme programación del festival concentrándose en un solo lugar –en particular programadores, periodistas e invitados– encontraron en el Village Recoleta un espacio más amable que el abarrotado y por momentos asfixiante sho-pping del Abasto, que además fue acompañado por un feliz aliciente meteorológico: las charlas y cafés entre películas encontraron a mucha gente en la explanada, al aire libre, respirando oxígeno puro e incluso tomando algo de sol. En cambio, se escucharon algunas quejas de espectadores que optaron por cambiar de cines durante la jornada y que tuvieron algunas dificultades para llegar a tiempo a las funciones. Es que este nuevo Bafici elimina la Avenida Corrientes –y la línea B de subterráneos– como principal arteria para ir de sede en sede. Será cuestión de ir acostumbrándose y cronometrar mejor los horarios.

Otra novedad de este Bafici quinceañero –que tuvo su fiesta y torta ad hoc– fue el cambio de dirección y de parte del equipo de programación. Marcelo Panozzo no rompió con la identidad del festival, que desde hace ya una década tiene carácter y espíritu propios, pero sí optó por potenciar la presencia de las retrospectivas, que este año tuvieron a Adolfo Aristarain, Júlio Bressane y Hong Sang-soo (quien desafortunadamente no pudo viajar a la Argentina por problemas de salud) como nombres de un peso específico insoslayable. La programación se sintió más precisa y enfocada, menos atomizada que el año pasado, y la incorporación de terceras películas en la Competencia Internacional ayudó a abrir un poco el juego a la hora de seleccionar a sus integrantes. La presencia del cine argentino en las diversas secciones fue amplia y, más allá de algunos rumores previos que sembraban dudas sobre la calidad del cine local cosecha 2013, fueron presentadas varias películas cuyos logros son más que bienvenidos, como consignó en estas páginas Juan Pablo Cinelli a lo largo de los últimos diez días.

A la hora de los premios, que fueron anunciados ayer en conferencia de prensa, la gran ganadora de la Competencia Internacional fue Berberian Sound Studio, notable película británica que venía precedida de excelentes comentarios y que además se llevó un merecido premio a Mejor Fotografía, entregado por la Asociación Argentina de Autores de Fotografía Cinematográfica. El jurado oficial integrado por Andrés Di Tella (primer ex director del Bafici invitado a formar parte del jurado), Veronika Franz, Chinlin Hsieh, Marie-Pierre Macia y Peter Mettler decidió entregarle el Premio Especial del Jurado a la argentina Leones, ópera prima de Jazmín López que sigue recorriendo festivales internacionales con éxito, y el premio al Mejor Director a Matt Potterfield por

I Used to Be Darker. Si bien no obtuvo ninguno de los tres premios principales del palmarés, Viola se llevó el premio a Mejor Actriz, compartido por las cuatro jóvenes protagonistas: María Villar, Agustina Muñoz, Elisa Carricajo y Romina Paula. El film de Matías Piñeiro también obtuvo el premio no oficial otorgado por Fipresci, la agrupación internacional de críticos de cine. Francesco Carril fue honrado con el premio a Mejor Actor por su participación en la española Los ilusos, dirigida por Jonás Trueba –hijo del famoso Fernando Trueba– y el documental-backstage Playback obtuvo una Mención Especial.

En la sección nacional, los grandes ganadores fueron realizadores con trayectoria. La Paz, de Santiago Loza (Extraño, Cuatro mujeres descalzas), fue elegida como la Mejor Película de la sección, integrada por 15 largometrajes, mientras que el veterano Raúl Perrone fue galardonado con el premio a Mejor Director por sus P3nd3j5, obra en blanco y negro de dos horas y media que muchos consideraron una de las mejores películas en la filmografía del realizador de Ituzaingó. La nueva competencia Vanguardia y Género –que reemplaza a la anterior Cine del Futuro– tuvo como gran ganadora a la española Arraianos, de Eloy Enciso, film rodado en un pueblo fronterizo entre Portugal y España que entremezcla ficción y documental. El Premio del Público, finalmente, recayó en la argentina Ramón Ayala, ópera prima de Marcos López que formó parte de la Competencia Nacional. Las discusiones sobre la premiación están a la orden del día entre críticos, realizadores y cinéfilos, y lo cierto es que la decisión de los jurados casi nunca suelen contentar a todo el mundo (el gusto es, por definición, personal). Pero no deja de ser cierto que, más allá de las disidencias individuales, estos premios parecen justos y razonables. Ahora, como suele decirse, es hora de bajar varios cambios y esperar hasta el próximo abril.

Compartir: 

Twitter
 

La británica Berberian Sound Studio también se llevó un merecido galardón a la fotografía.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.