espectaculos

Lunes, 7 de abril de 2014

CINE › TRES LARGOMETRAJES EN LA COMPETENCIA INTERNACIONAL

Una carrera con competidores desparejos

Mauro, de Hernán Rosselli, y primer film argentino que se presenta en esta sección, es una grata revelación. The Wait, de M. Blash, se muestra pretenciosa y falsamente elegante. Naomi Campbel..., de Camila Donoso y Nicolás Videla, cruza ficción y documental.

 Por Diego Brodersen

Pocas cosas menos relevantes que discutir si el público del Bafici es o no es esnob, aunque precisamente algo de eso ocurrió en estos días, a partir de una nota publicada en uno de los grandes medios gráficos. Lo cierto es que ese público al que, por la razón que fuere, algunos pretenden describir como tilingo y zalamero, es tan heterogéneo como la fauna de un zoológico. Siguiendo esa lógica de bestiario, las salas del Bafici serían algo así como las oscuras jaulas donde esos espectadores están atrapados, temporalmente y a gusto. Esnobs o no, aquellos que siguen la Competencia Internacional de esta 16ª edición del festival porteño pudieron apreciar, durante las últimas jornadas, tres nuevos largometrajes. Uno de ellos lleva por título el nombre de una reconocidísima modelo, aunque escrito con una letra de menos. Pero Naomi Campbel – No es fácil convertirse en otra persona no es un documental sobre la estrella de las pasarelas sino la historia de Yermén, una mujer con cuerpo de hombre, y su deseo de someterse a una operación de cambio de sexo (la Naomi del título, personaje secundario, es una muchacha negra que, según dice la propia interesada, posee cierto parecido físico con la modelo británica).

Cruzando constantemente las fronteras que dividen la ficción del documental, la ópera prima de los chilenos Camila Donoso y Nicolás Videla –estrenada el año pasado en el Festival de Valdivia– encuentra en la protagonista a un personaje inteligente y sensible, atrapado en un cuerpo que no siente del todo suyo y en una sociedad que lo acepta a regañadientes. Hay algo asfixiante en el retrato de Yermén, una sensación de ahogo que encuentra pocos intersticios de liberación. La ficción narrativa le brinda la oportunidad de conseguir la ansiada intervención quirúrgica si logra pasar el casting de un reality show, suerte de macguffin que les permite a los realizadores introducir un elemento de suspenso y que resulta, por lejos, lo menos interesante del film. Son los momentos de desesperación y esperanza, las charlas con algunos de sus amigos, algún momento de intimidad con su pareja los que permiten que Naomi Campbel... encuentre el tono justo para transmitir las alegrías y dolores cotidianos de Yermén.

Unico film estadounidense en la sección competitiva, The Wait es un espécimen perfecto de ese ente algo inasible llamado cine indie, aunque en el caso del segundo largometraje de M. Blash esta apreciación no es precisamente un elogio. Con una fotografía lustrosa y llamativa y un trabajo de cámara que recuerda en varios momentos al último Malick, la espera del título remite a un posible milagro, nueva vuelta de tuerca sobre la eterna e incomparable Ordet. Una mujer ha muerto y sus dos hijas comienzan a pensar en los preparativos del funeral, pero un llamado telefónico alerta a una de ellas sobre la posibilidad de una resurrección, dilatando cualquier proceso, disponiendo una suspensión momentánea de sus vidas. Blash cuenta con la presencia de dos grandes actrices jóvenes, Jena Malone y Chloë Sevigny, pero desafortunadamente todo ese talento está desaprovechado en un film falsamente elegante, recargado, pretencioso y, fundamentalmente, falso. The Wait es una larga publicidad cuyo producto a la venta es cierta “sensibilidad”, un compendio de lugares comunes y, ciertamente, uno de los puntos más bajos de la Competencia Oficial baficiana.

Por el contrario, la primera película argentina en presentarse en esta sección es una auténtica revelación y una gran sorpresa en el programa, uno de esos films de los cuales poco y nada se sabía de antemano y que permite descubrir a un nuevo talento en el novísimo cine nacional. De profesión montajista, Hernán Rosselli debuta en el largometraje con Mauro, la historia de un puñado de personajes dedicados a la falsificación de dinero en un conurbano bonaerense –el sur, específicamente– degradado y resquebrajado, obligado a encontrar métodos alternativos de subsistencia. Mauro es el centro de gravitación narrativo, un hombre de alrededor de 30 años que “pasa” billetes falsos hasta que decide poner su propia imprenta clandestina junto a un amigo y la pareja de éste, y a quienes se les suma en determinado momento la nueva novia del protagonista. No se trata de seres marginales –como en la seminal Pizza, birra, faso–, sino representantes de una clase media empobrecida en muchos más sentidos que el económico, un mundo de remeras tan truchas como esos billetes, de telos baratos, bares de estación y boliches bailables que ocultan otra clase de negocios.

La atención de Rosselli a los detalles se evidencia en el cuidado a la hora de presentar los pormenores del “trabajo” de los protagonistas, desde la fabricación del papel para los billetes hasta la edición de los colores en la pantalla de la computadora, con un registro por momentos cercano al cine documental. Notable es también la dirección de actores (o no-actores), gracias a la cual el realizador logra un grado de verismo que no es frecuente encontrar en este tipo de historias. A su vez, el trabajo de montaje utiliza de manera magistral las elipsis narrativas, dándole al film un ritmo muy particular, veloz y preciso. Mauro fluye de principio a fin y logra “atrapar” al espectador a pesar de no utilizar ninguno de los trucos usuales del cine policial o géneros aledaños, a la vez que esquiva toda clase de sordidez. De esa forma –a pesar de que puede no resultar evidente en una primera impresión–, Rosselli hace una película profundamente actual y política, sin bajar línea ni apelar a la retórica.

* Naomi Campbel se exhibe hoy a las 15.10 en Village Recoleta 7 y el viernes 11 a las 23.20. en Artemultiplex Belgrano 1.

* The Wait se exhibe hoy a las 12.35 en Village Recoleta 6 y el domingo 13 a las 13.20 en Village Caballito 7.

* Mauro se exhibe el martes 8 a las 17.50 en Artemultiplex Belgrano 3.

Compartir: 

Twitter
 

Mauro, la primera gran sorpresa en el programa del Bafici.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.