espectaculos

Lunes, 14 de septiembre de 2015

CINE › IMPORTANTE PRESENCIA ARGENTINA EN EL TORONTO INTERNATIONAL FILM FESTIVAL

Pisando fuerte en un mercado difícil

Nueve producciones o coproducciones argentinas se aseguraron una participación destacada en la muestra canadiense, entre ellas El clan, que compite en la nueva sección Platform, y la miniserie Cromo, la única latinoamericana en Prime Time.

 Por Luciano Monteagudo

Página/12 En Canadá

Desde Toronto

Para celebrar su 40 aniversario, el Toronto International Film Festival no sólo se dio el lujo de cerrar una decena de calles céntricas alrededor de la sede central del TIFF –en especial King, rebautizada como Festival Street–, sino también de incorporar algunas novedades en su tradicionalmente férrea estructura de programación. Y los argentinos parecen haber sido –cuándo no– los primeros en aprovecharlas. Sin ir más lejos, hoy Pablo Trapero está llegando directamente desde la Mostra de Venecia con su flamante León de Plata al mejor director por El clan, que también competirá aquí en Toronto. ¿Competencia en Toronto? Si el TIFF siempre se caracterizó justamente por no ser un festival competitivo, un “festival of festivals...”. Pero este año, como parte del jubileo, Toronto incorporó una nueva sección denominada Platform, nombrada así en homenaje a la obra maestra del director chino Jia Zhang-ke, quien a su vez preside el jurado –integrado también por sus colegas Claire Denis y Agnieszka Holland– de este flamante concurso, en el que participa El clan, envalentonado con su flamante conquista en Venecia.

Sus competidores no son muchos, apenas una docena de títulos (una gota en el océano de los casi 400 films que exhibe Toronto), entre los cuales se destacan películas del belga Joachim Laffose, el brasileño Gabriel Mascaro y la francesa Diastème. Y la idea es darles una mayor visibilidad de la que tendrían en cualquiera de las otras secciones ya establecidas, empezando por una proyección para público y prensa en el bello y generoso Elgin Theater, una sala histórica restaurada a nuevo y con capacidad para 1600 espectadores. “Es una manera de que estos trabajos tan valiosos no se pierdan en el conjunto y pueden ser localizados no sólo por un grupo de cinéfilos sino también por los medios y la industria”, explicó Piers Handling, responsable mayor del TIFF, al Globe and Mail local. En otras palabras, es una forma de potenciar lo que siempre fue y sigue siendo Toronto: una suerte de laboratorio en el que películas que no siempre tienen asegurada una distribución internacional (o que necesitan una en particular para los Estados Unidos) se ponen a prueba frente a un público numeroso delante de sus potenciales compradores.

Otra flamante sección del festival de Toronto, siempre tan atento a los cambios y necesidades del mercado, se denomina Prime Time y, como su nombre lo indica, no está dedicada al cine particularmente sino a producciones de televisión, pero realizadas con estándares cinematográficos. Y la única representante de América latina en esta sección es Cromo, la miniserie creada por Lucía y Nicolás Puenzo que tendrá su debut en la pantalla local el próximo 6 de octubre, en la Televisión Pública. Protagonizada por Germán Palacios, Guillermo Pfening y Emilia Attias, narra la misteriosa desaparición de una científica mientras realiza unas pruebas sobre la contaminación del agua en Corrientes, y del posterior viaje que hacen su marido y su mejor amigo para descubrir lo que sucedió, una investigación que los lleva desde la Base Marambio, en la Antártida, hasta los esteros litoraleños.

Además de los hermanos Puenzo, iniciadores del proyecto ganador del concurso Prime Time 2015 de Fomento Televisión Digital Abierta, que organiza el Incaa junto al Ministerio de Planificación, también figura como director de Cromo Pablo Fendrik, realizador de El asaltante y La sangre brota. “Exhibiremos tres de los trece capítulos de Cromo, los episodios 1, 2 y 8, que a pesar de no ser consecutivos mantienen la cohesión del arco narrativo”, explica el programador de la sección, Michael Lerman, que no duda en definir el proyecto de los Puenzo como “un eco-thriller científico”.

Como si todo esto fuera poco, hay muchos más argentinos en Toronto, empezando por dos estrenos mundiales. En un recorrido similar al de otras películas, que permiten anticipar en Toronto la competencia oficial del Festival de San Sebastián (que comienza el próximo jueves), hay dos producciones argentinas que tienen su preestreno mundial en el TIFF. Una es Eva no duerme, cuarto largo de Pablo Agüero, sobre los insólitos recorridos del cadáver de Eva Perón (“una historia increíble pero real”, afirma el catálogo), coproducción con Francia y España que tiene un elenco encabezado por Gael García Bernal, Imanol Arias y el francés Denis Lavant, actor fetiche de Claire Denis y Leos Carax. El hecho de que Eva no duerme esté seleccionada en la sección Wavelengths, sin duda la más rigurosa de Toronto, a cargo de la programadora Andréa Picard, permite esperar lo mejor.

La otra que también hace su preview acá en Toronto antes de probarse en la competencia de San Sebastián es Truman. La dirección es del catalán Cesc Gay y fue filmada en Madrid, pero está protagonizada por ese Midas del cine argentino (y también español) que es Ricardo Darín. Es gracioso comprobar las distintas estrategias de marketing: mientras que para su lanzamiento internacional toda la gráfica de la película tiene a Darín en igualdad de condiciones junto al popular actor español Javier Cámara, en Argentina en cambio, donde la película se estrena en un par de semanas y al pobre Cámara no lo conoce nadie, Darín aparece acompañado apenas por un perro (que es el que le da su título al film), lo que haría inferir una comedia, cuando en realidad sucede que su personaje se está muriendo de cáncer y no tiene a quién dejarle semejante perrazo.

Hay otra “world premiere” argentina en Toronto, La luz incidente, tercer largometraje como director de Ariel Rotter, después de Solo por hoy (2000) y El otro (2007). Rotter filma espaciado porque también se dedica a la producción –estuvo detrás de Las acacias, la opera prima de Pablo Giorgelli ganadora de la Cámara de Oro en Cannes 2010– pero se da sus gustos: La luz incidente promete un protagónico absoluto de Erica Rivas y una sofisticada fotografía en blanco y negro de Bill Nieto para dar cuenta de la historia de una mujer joven, madre de dos hijas, que queda súbitamente viuda y se siente asfixiada por su entorno familiar, todo en el marco de la represiva burguesía porteña de los años 60.

Y como si todo esto fuera poco, también hay más argentinos en Toronto. En TIFF Docs está Un tango más, documental de German Kral producido por Rodrigo Furth, sobre la pareja de bailarines que integran hace medio siglo María Nieves y Juan Carlos Copes, una coproducción del alemán Wim Wenders, que para su lanzamiento internacional se titula Our Last Tango, quizás especulando con el recordado Ultimo tango en París de Bertolucci. Tiene música de Luis Borda y el Sexteto Mayor. En Shortcuts, la sección dedicada al cortometraje, participa El ser magnético, de Mateo Bendesky, que ya estuvo en Cannes, y en Contemporary World Cinema se pueden encontrar dos films latinoamericanos realizados en coproducción con la Argentina: El abrazo de la serpiente, del colombiano Ciro Guerra, premiada en Cannes en mayo pasado, y Magallanes, del peruano Salvador del Solar, donde tiene un personaje de importancia Federico Luppi. Aunque el TIFF es grande, no parece poco.

Compartir: 

Twitter
 

La miniserie Cromo, creada por Lucía y Nicolás Puenzo, participa de la sección Prime Time.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.