espectaculos

Viernes, 22 de julio de 2016

CINE › CINCUENTA AÑOS DESPUES, STAR TREK ES UN CULTO QUE SE RESISTE A DESAPARECER

Estrellas que nunca pierden esplendor

Este fin de semana se estrena en el resto del mundo la nueva película, que volverá a mostrar la vigencia del título que en 1966 solo tuvo un módico suceso. Además, Netflix pondrá online todas las temporadas y anuncia el estreno de una nueva serie.

 Por Geoffrey Macnab *

Cuando el actor George Takei estaba filmando la película bélica Los boinas verdes, John Wayne insistía en llamarlo por el nombre del personaje que encarnaba a bordo del Enterprise. “En Star Trek yo era el teniente Sulu, pero en la película era el capitán Nim. Y el me llamaba ‘capitán Sulu’. Yo le dije ‘No, soy teniente’, y él respondió ‘en mi película sos el capitán’”, recuerda Takei. Es una anécdota pequeña pero reveladora que remarca de qué manera Viaje a las estrellas –que este año celebra su 50° aniversario– se metió en la conciencia popular: hasta John Wayne era fan. La ironía es que Star Trek no fue considerada un suceso cuando empezó a emitirse en la TV estadounidense, en 1966: duró tres temporadas y 79 episodios. La serie fue considerada como moderadamente popular, pero en 1969 ya había sido reemplazada por Ironside. “NBC tomó la simple decisión de que una serie diferente podía conseguir más espectadores”, escribe Lance Parkin en su nueva biografía de Gene Rodenberry, creador de Star Trek.

Cincuenta años después, Star Trek creció hasta convertirse en un culto de masas, uno muy lucrativo. El aniversario se festeja en todo el mundo. Star Trek Beyond se estrena esta semana con grandes expectativas: después de todo, fue producida por un viejo entusiasta de la serie como JJ Abrams, que el año pasado escribió y dirigió Star Wars: El despertar de la Fuerza. También hay un nuevo documental, For The Love Of Spock, sobre Leonard Nimoy, el actor que interpretó al vulcanita de orejas puntiagudas. Por estos días, la actividad de Star Trek se despliega en todo el universo: en Blackpool (Lancashire), hay un Festival de películas y una exhibición enorme que, según su curador Paul Gregg, puede llegar a traer 50 millones de libras a la zona. “Creo que nos hemos dado cuenta de que, así como hay una enorme cantidad de trekkies, también hay muchos seguidores ‘en el closet’, que no necesariamente quieren admitir su fanatismo pero aún así disfrutan las películas y todo lo que tenga que ver con ellas”, dice. Es un punto que comparte el actor y comediante Simon Pegg, que coescribió el nuevo film dirigido por Justin Lin. Según él, Star Trek no es solo para los convencidos. En una entrevista reciente, el encargado de interpretar a Scotty en las nuevas películas señaló que “tenés que atraer al nuevo público y satisfacer a los fans de larga data. Si algo se vuelve demasiado para entendidos no va a dejar que otro público se enganche. Star Trek es muy inclusivo. La historia siempre trata de unir a la gente”.

Para los no devotos, el encanto de Star Trek es difícil de comprender. Una de las razones principales de su popularidad inicial es simplemente que era fácil de encontrar. Una vez que terminó la serie original, fue sindicada por todo Estados Unidos y repetida una y otra vez en emisoras regionales: lo mismo sucedió en territorios de todo el mundo. Cuando Takei fue elegido para el elenco, vio que el encanto del Enterprise radicaba en su equipo multiétnico. La serie de ciencia ficción podía ser algo camp y hasta absurda, pero también proveyó una imagen idealizada de asiáticos y afronorteamericanos trabajando junto a los blancos. No había prejuicio. La serie coincidió con las cambiantes actitudes sociopolíticas de fines de los 60. Para los jóvenes televidentes que vieron repeticiones en los 70 y 80, el tema de apertura (de Alexander Courage) indujo una sensación de asombro y nostalgia. “El espacio, la frontera final...”: las maravillosas, portentosas palabras del capitán Kirk se escuchan mientras la Enterprise surca el espacio. Los espectadores se fascinaron con los aparatitos y el diseño de producción; las puertas deslizantes, las computadores y los walkie–talkie estilo celular. Uno de los placeres de ver hoy capítulos viejos es ver cómo la tecnología se puso al día con el Enterprise. “Star Trek ha permanecido tanto tiempo que ahora podemos verla en aparatos que hacen ver a los sistemas de comunicación de Kirk como algo torpe”, anota Parkin.

Desde que NBC canceló la serie, Star Trek mutó y creció. Hubo 13 películas y varios spin off televisivos. Los personajes principales y los actores que los encarnaron se han convertido en marca registrada, tan familiares como los protagonistas de telenovelas de largo recorrido. Eso fue acompañado por las extendidas expresiones de dolor cuando Leonard Nimoy murió el año pasado y cuando Anton Yeltchin, la joven estrella que interpretó a Chekov en los nuevos films, murió en un accidente de auto en junio pasado. Los integrantes del viejo elenco se reúnen en convenciones. En el casamiento de Takei (quien es militante de los derechos LGBT), Nichelle Nichols –que encarnó a la teniente Uhura– fue dama de honor, mientras que Walter Koening (Chekov) fue el padrino. “Realmente somos buenos amigos”, insiste Takei. Hasta los enfrentamientos entre Takei y William Shatner (Kirk) parecen haber sido una sobreactuación. En el Comedy Central Roast dedicado a Shatner hace algunos años, Takei disfrutó enormemente señalarle a su compañero que su nombre se pronuncia ‘Tak–é’ y no ‘Tak–eye, como has insistido en pronunciar en los últimos 40 años. Recuerda, Tak–é... como en ‘tupé’”. La actitud de Takei hacia Shatner parece ser de cierto exasperado afecto. El actor estadounidense de ascendencia japonesa lo señala como “ese tío excéntrico, algo alocado” que aparece en las reuniones familiares. “Tenemos que tomarlo con algo de humor”.

Lo cierto es que, cincuenta años después de que el capitán Kirk y su tripulación aparecieron por primera vez en pantalla, la franquicia Star Trek es más popular que nunca, y sus frases y situaciones son moneda corriente. Este fin de semana comenzará el desembarco de la nueva película protagonizada por Chris Pine (Kirk) y Zachary Quinto (Spock). Ya está confirmada una nueva secuela, y el sitio de visionado online Netflix acaba de anunciar que no solo adquirió los derechos para ofrecer a sus suscriptores todas las temporadas (la original, The Next Generation, Deep Space Nine, Voyager y Enterprise) sino que también emitirá una nueva serie a fines de este año. Si es un culto, no muestra la más mínima señal de que vaya a desaparecer.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

El elenco original de Star Trek: “Realmente seguimos siendo buenos amigos”, dice George “Teniente Sulu” Takei.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.