espectaculos

Miércoles, 28 de septiembre de 2016

CINE › CUARTA EDICION DEL FESTIVAL DE CINE POLACO

En nombre de Andrzej Wajda

Siete largos de ficción y cuatro documentales, dirigidos por graduados de la Wajda Film School y producidos por el Wajda Studio, se verán a partir de mañana en carácter de preestreno. Entre ellos se destaca Estados Unidos del amor, premiado en la Berlinale.

 Por Oscar Ranzani

Buenos Aires es una ciudad cada vez más requerida por festivales de otras latitudes. Así lo demuestra la oferta que, a lo largo de cada año, proponen las muestras cinematográficas de cine europeo y de otros continentes. Desde mañana se suma la cuarta edición del Festival de Cine Polaco que, a lo largo de una semana, permitirá conocer la producción más reciente tanto en largometrajes como en cortos del país de Europa del Este. Producido por la Fundación Pro América, el 4° BAP Cine trae también realizadores y actores invitados para la ocasión. Como en las ediciones anteriores, el Espacio Incaa Gaumont será la sede hasta el 5 de octubre, donde el público porteño podrá conocer –en calidad de preestrenos en Argentina– siete largometrajes de ficción y cuatro documentales, dirigidos por los graduados de la Wajda Film School y producidos por el Wajda Studio. El nombre de esta importante institución está directamente vinculado con el de su fundador, el legendario director de Cenizas y diamantes y El hombre de hierro, Andrzej Wajda, todavía muy activo a sus 90 años. El evento se desarrollará en el marco de las Jornadas Culturales Argentino-Polacas organizadas por la Asociación Cultural Argentino Polaca (Acap), principal sostén organizativo del festival.

“Nacimos en Polonia, pero en un momento dado –por diversas razones– ambos decidimos venir a Buenos Aires. Sin embargo, nuestros lazos con la patria siguen siendo muy fuertes”, cuentan Agnieszka Herbich y Robert Kowalski, directores del BAP Cine. “La idea de establecer una fundación que promoviera el cine polaco surgió hace algunos años, inspirados por nuestras experiencias diarias: nos encontramos con varios estereotipos acerca de Polonia. Muchos argentinos asociaban a Polonia con los años 70 y el período de oro del fútbol polaco, otros con las huelgas de los años ochenta, y unos pocos amigos todavía tenían dudas si en la lejana Polonia reinaba el régimen comunista”, recuerda la dupla. “Siempre cada uno de nosotros, en su entorno, trató de enseñar a la gente cercana sobre nuestro país. Pero, ¿qué mejor forma de dar a conocerlo que a través de su cultura y su arte? Y así nació la idea de traer a Buenos Aires la actualidad del cine polaco y crear el festival”, comentan Herbich y Kowalski.

Uno de los films programados es El cielo extranjero, de Dariusz Gajewski. “Es una película muy actual porque al abrirse las fronteras en 2004, cuando Polonia se unió con la Unión Europea, muchos de sus ciudadanos emigraron”, relata Kowalski. “Cuenta la historia de una familia compuesta por un matrimonio y su hija que están en Suecia. Como en ese país la Seguridad Social para los niños es muy estricta, resulta que, en un momento determinado, alguien llama a Seguridad Social porque los padres se pelearon. Desde ese momento, todo comienza a ser un infierno para los padres porque les quitan la tenencia de la niña y la dan en adopción a una familia sustituta”, agrega el codirector del BAP.

La historia de Las inocentes, de Anne Fontaine, es ficcional, aunque se basa en sucesos verídicos del año 1945, cuando después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, en Polonia permanecían las tropas del Ejército Rojo, que la habían liberado de los nazis. Dichas tropas se permitían crueles actos de violencia indiscriminada. “Las tropas soviéticas violaron a unas monjas de un convento, con el agregado de que la Madre Superiora quiso ocultar todo para evitar un escándalo”, comenta Kowalski. Este largometraje se estrenará próximamente en salas comerciales de la Argentina.

El nuevo film de Tomasz Wasilewski, Estados Unidos del amor, fue premiado en la Berlinale. Transcurre a principios de 1990, un tiempo crucial para toda Europa Oriental. La sociedad polaca con un pie en el comunismo y con el otro en un país capitalista, intenta encontrarse en una realidad nueva, que se refleja en los locales de alquiler de videocasetes piratas, ropa demasiado grande procedente de Estados Unidos o jabones en polvo alemanes. En ese contexto, relata la vida de cuatro mujeres que quieren encontrar su lugar en el mundo.

El guión de Química, dirigida por Bartosz Prokopowicz, fue idea de Magda, la difunta esposa del director, presidente de la fundación Rak’n’Roll, de ayuda a los enfermos oncológicos. Fue inspirado por un suceso de la vida de Magda, pero no es un film estrictamente biográfico. Se trata de la historia de un amor difícil entre la apasionada Lena, llena de vida y el depresivo Benek, que busca huir del mundo. Química presenta dos mundos: el primero es un cuadro colorido, idílico, de un sentimiento que nace a pesar de todas las contrariedades y que recuerda un colorido video clip. Pero dura hasta el momento en que Lena se entera de que tiene cáncer y no se sabe cuánto tiempo de vida le queda. Encima, la pareja también se entera de que espera un hijo.

La noche de Walpurgis, de Marcin Bortkiewicz, sucede durante esa celebración el 30 de abril de 1969. Terminada la representación de una ópera de Giacomo Puccini, a la puerta del camarín de Nora, una gran diva de la ópera, llama el joven, aparentemente tímido, periodista Robert. La caprichosa e imprevisible artista echa a Robert, pero después de un momento se decide a concederle una entrevista. Bajo el amparo de la noche, en imágenes blanco y negro, se juega una esgrima entre una mujer y un hombre; la tensión erótica es creciente. Al comienzo el joven es dominado por la excéntrica Nora; sin embargo, durante la noche los roles van cambiando más de una vez.

Mis hijas vacas, la película de Kinga Dêbska es la tragicómica historia de dos hermanas adultas. Así la cuenta el director de la muestra: “Se trata de una familia con dos hijas: una, de 42 años, es una actriz famosa, mientras que a la otra, de 40, no le va tan bien en la vida. En un momento, la madre enferma y queda internada. Estas hijas no sostienen una buena relación porque tienen vidas muy diferentes. Frente a esta situación tienen que juntarse y hacer algo, sobre todo porque al padre también lo acaban de internar. Esta película fue muy popular en Polonia porque tiene elementos trágicos y, a pesar del tema difícil sobre las personas que se quedan solas en su vida, también tiene muchos elementos de comedia”, concluye.

* Fechas y horarios de proyección en bapcine.com.

Compartir: 

Twitter
 

La noche de Walpurgis, de Marcin Bortkiewicz, filmada en un radiante blanco y negro.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared