espectaculos

Sábado, 1 de octubre de 2016

CINE › EL CIUDADANO ILUSTRE FUE ELEGIDA POR LA ACADEMIA LOCAL PARA COMPETIR EN HOLLYWOOD

Daniel Mantovani ahora va por el Oscar

La película de Gastón Duprat y Mariano Cohn, en la que un escritor argentino ganador del Nobel vuelve a su pueblo natal, peleará como precandidata al mejor film extranjero.

 Por Oscar Ranzani

Por El ciudadano ilustre, Oscar Martínez fue premiado como Mejor actor en la Mostra de Venecia.
Imagen: .

El cine argentino ya tiene su representante para competir por una precandidatura a Mejor Película de Habla no Inglesa para los Oscar de la Academia de Hollywood 2017. Se trata de El ciudadano ilustre, séptimo largometraje de Gastón Duprat y Mariano Cohn, quienes vienen dando cuenta de su creatividad desde hace muchos años, tanto en el cine como en la televisión. Ayer por la mañana, en un conocido bar de Palermo, la Academia de la Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina dio la noticia. El reconocimiento es por partida doble: el film de los directores de El hombre de al lado y Yo presidente también competirá por una nominación para los Premios Goya, considerados los Oscar españoles. Participaron de la votación 180 miembros de la Academia local, de 230 en condiciones de elegir, una cifra récord desde que la encargada de la elección es la entidad que preside Juan José Campanella. El ciudadano ilustre se impuso a todos los largometrajes estrenados entre el 1° de octubre de 2015 y el 30 de septiembre de 2016.

“Es un gran reconocimiento, pero todas las películas que había estaban en condiciones de representar a la Argentina”, señaló Cohn en diálogo con Página/12. “Completa el camino que venía haciendo la película tanto en los festivales donde tenía el reconocimiento del público, acá en la taquilla y también con la crítica, y ahora la Academia”, agrega una pata de la dupla.

El ciudadano ilustre está en cartel actualmente, ya la vieron más de 310 mil espectadores y sigue sumando gran convocatoria en cada función. A tal punto que es el film argentino más visto del año después de Gilda, no me arrepiento de este amor, de Lorena Muñoz, que era su gran contrincante en la elección. Protagonizado por Oscar Martínez, el film aborda la historia de Daniel Mantovani, un escritor argentino residente en Europa que, tras ganar el premio Nobel, recibe una invitación para volver a su pueblo natal en la Argentina para ser declarado Ciudadano Ilustre, después de cuarenta años de haberse ido y del que sólo se acordó en sus novelas. Por su interpretación, Martínez obtuvo nada menos que la Copa Volpi al Mejor actor en el Festival de Venecia, donde la película participó de la Competencia Oficial.

Consultado acerca de si la buena performance en Venecia podría tener un efecto catarata para que la visualicen más miembros de la Academia de Hollywood, Duprat señala que “tal vez sí”, pero también reconoce: “Son cosas que están fuera de nuestra esfera. Ni siquiere sé cómo es el procedimiento de selección ni ningún detalle”. En cuanto a los elementos que pueden jugar a favor, según su criterio, para valorizar la película, Duprat explica: “En principio, que haya tenido éxito en un festival del nivel de competitividad de Venecia y que, a la vez, esté muy bien de taquilla, es un combo bastante inusual. Muchas películas andan muy bien en los festivales, pero los cines, a veces, están vacíos. Por un lado, eso. Por otro lado, hemos notado en las proyecciones afuera que es un tema muy universal, por más que está trazado con el tamiz muy argentino que tiene la película. Comprobamos que los temas que aborda atraviesan fronteras. Otra cosa de la que estamos muy orgullosos es de la factura técnica: la fotografía y la puesta en escena que es muy autoral, bordada a mano, lejos de la uniformidad visual que proponen las máquinas disponibles ahora donde todo se ve más o menos bien e igual”

Cohn coincide con el tema universal: el culto al ídolo, que puede ser un escritor (como en este caso), un artista o un deportista. “Eso excede a un pueblo o una ciudad en la Argentina porque se da en todos los países del mundo. Quizás sí, acá en la Argentina, a diferencia de otros lugares, somos un poco autodestructivos y eso es lo que retrata la película: la capacidad de autodestrucción que, a la vez, le da vida a una sociedad, como es el cuestionar a sus ídolos pase lo pase”.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared