espectaculos

Sábado, 14 de abril de 2007

CINE › FINAL DE LAS COMPETENCIAS

Presente negro y pasado tragicómico

La francesa L’Année suivante y la rumana Bucarest 12:08 cerraron el concurso internacional; Canadá, de Raúl Perrone, fue la última nacional.

 Por Horacio Bernades

Con la presentación de las últimas películas en concurso se cerraron las dos Competencias Oficiales del 9º Bafici, quedando para hoy el anuncio de los premios correspondientes a ambas secciones. Al drama íntimo francés L’Année suivante y la tragicomedia rumana Bucarest 12:08 les tocó clausurar la Selección Oficial Internacional, mientras que Canadá, de Raúl Perrone, fue la última en exhibirse, en el marco de la Selección Oficial Argentina. Los premios se darán a conocer hoy a la noche, durante la ceremonia de cierre, y luego tendrá lugar la proyección de La antena, opus dos de Esteban Sapir, a diez años de Picado fino. Todo ello se llevará a cabo en el Teatro Opera, donde sólo se podrá acceder con invitación en mano. Pero el festival continuará durante el día de mañana, con proyecciones regulares en todas las sedes, desde media mañana hasta la madrugada del lunes. Allí sí, habrá llegado la hora de despedirse de esta nueva edición del Bafici, hasta el año próximo.

Opera prima de Isabelle Czajka, en sus momentos más flojos L’Année suivante es un drama bastante común, alrededor de una adolescente que no puede elaborar el duelo por la muerte del padre y no se lleva del todo bien con su madre, la muy conocida Ariane Ascaride (esposa de Robert Guédiguian y protagonista de casi todas sus películas). En los mejores, sin embargo, remonta hasta devenir una visión desoladora, dicho esto tanto en sentido histórico como social y hasta geográfico. Hay en el film dos claves centrales para que así sea. La primera de ellas es que Manu y su mamá viven en una zona de la periferia que se parece más a Los Angeles que a París. Puros cruces de rutas y gigantescos showrooms, con Carrefour como centro social y único lugar de reunión de la zona. La realizadora aprovecha cada salida al exterior de la protagonista (y son muchas) para pasearse por ese paisaje casi lunar, donde el hombre no parece bienvenido, logrando comunicar un sentimiento de despersonalización que excede largamente al personaje y tiñe la película entera.

La segunda clave del plus que ofrece L’Année suivante tiene que ver con la militancia de los padres de Manu en el PC francés. Militancia de la que lo único que sobrevive son algunos libros, de esos que aparecen en las mudanzas y que uno no recuerda haberlos tenido alguna vez. La ventaja de las disparidades de L’Année suivante es que su zona más débil está concentrada en la mitad de la película, con un marcado crecimiento final, verdadero no future en el que Manu da los primeros pasos de una adultez que no se entrevé para nada jubilosa. Ganadora de la Cámara de Oro a la Mejor Opera Prima en Cannes 2006, la película rumana Bucarest 12:08 puede verse como inversión de La noche del señor Lazarescu. Las similitudes abundan. No sólo por la presencia de la actriz que allí hacía de enfermera y aquí tiene un papel secundario, sino también por esos interiores de departamento de monoblock que parecerían ser todos el mismo. Y, sobre todo, esa sensación de país-de-detrás-de-la-cortina-que-se-quedó-para–siempre-en-los-’60, lleno de Renault 12, tecnología berreta y cosas que no andan.

La inversión consiste en que mientras Lazarescu era una tragicomedia más trágica que cómica, Bucarest 12:08 disfraza su tragedia de comedia. La hora del título es aquélla en la que se supone cayó el comunismo en diciembre de 1989, con el dictador Ceaucescu huyendo en avión de la Casa de Gobierno (cualquier parecido con la realidad argentina no es casual). Dieciséis años más tarde, el dueño de un canal de televisión invita a dos testigos presenciales de aquel momento histórico para dilucidar en cámara si aquello fue una revolución o una farsa. Teniendo en cuenta que uno de los invitados es un profesor de historia alcohólico y pusilánime, el otro un viejito cuya mayor especialidad es hacer de Papá Noel, el conductor roba citas de Platón y Heráclito para hacerse el culto, el canal se cae a pedazos y el camarógrafo no tiene idea de lo que es un encuadre, no es difícil imaginar cómo se resuelve ese dilema entre revolución y farsa. En poco tiempo más habrá ocasión de volver a hablar de esta ópera prima de Corneliu Porumboiu, ya que se trata del único film de la Selección Oficial Internacional que tiene distribución asegurada en Argentina.

La Selección Argentina decayó en los últimos tramos. Tras la presentación de Cabeza de chancho y Filmatrón, par de peliculitas apenas simpáticas (en el mejor de los casos), le tocó a ese veterano del indie local llamado Raúl Perrone cerrar esta sección con Canadá, una de las dos películas que presenta en el Bafici (la otra es La Navidad de Ofelia y Galván, incluida en la sección Trayectorias). Filmada en un Betacam de gran limpidez y protagonizada por una chica argentina y un chico chino, Canadá parece una versión de película de Apichatpong Weerasethakul, pero despojada de lo esencial. Filmada sin guión (como todas las películas de Perrone), Canadá se divide en dos partes bien diferenciadas, como sucedía con Blissfully Yours y Tropical Malady.

La primera parte transcurre en un bosque frondosamente weerasethakuliano, donde el chico y la chica comparten un picnic. Ella le reprocha que él piensa irse a Canadá y no le avisó nada; él miente que no es tan así. En la segunda parte, ubicada en Ituzaingó (patria chica de Perrone), Jacqueline acompaña a Huang al médico para tratar una enfermedad, tópico por excelencia del cineasta tailandés. Filmación de hechos muy poco trascendentes o significativos, lo que se extraña en Canadá es la sugestión, el sentido del humor, el misterio, el componente hipnótico, el capricho creativo incluso. En suma, todo aquello que da sentido al cine de Apichatpong.

L’Année suivante se verá hoy a las 16.30, en el Hoyts 12, y mañana a las 15, en el Atlas Santa Fe 2. Bucarest 12:08, hoy a las 23.30, en el Hoyts 12, y mañana a las 22, en el Hoyts 6. Canadá se proyecta hoy a las 12.45, en el Hoyts 7, y mañana a las 17.15, en el Atlas General Paz 5.

Compartir: 

Twitter
 

L’Année suivante, ópera prima de Isabelle Czajka: Francia como un desolador “no future”.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.