espectaculos

Jueves, 31 de mayo de 2007

CINE › “EL DUELO”, DE RONNY YU, CON JET LI

El homenaje a una leyenda de las artes marciales orientales

A fines del siglo XIX, el chino Hou Yuanjia fue uno de los principales responsables de transformar las artes marciales en un deporte respetable, a la par de las artes de la lucha occidentales más establecidas. Y la película protagonizada por Jet Li rescata del olvido a ese personaje.

 Por DIEGO BRODERSEN

Créase o no, la figura de Huo Yuanjia, uno de los artistas marciales más recordados de la historia china, no ha sido visitada por el cine en demasiadas ocasiones, a pesar de que las contingencias de su vida se prestaban como vehículo ideal para ficcionalizaciones de todo tenor. En él parecen confluir ciertas búsquedas espirituales, la firmeza ante los contratiempos del destino y las habilidades físicas, mentales y espirituales –la fuerza de carácter, en resumen– necesarias a la hora de resistir los embates de la ocupación extranjera, tanto la económica como la territorial, pero fundamentalmente la cultural. Huo nació a fines de la década del ’60 del siglo XIX y murió en agosto de 1910, meses antes de la revolución que llevaría al Kuomintang, el partido nacionalista chino, al poder, terminando así con siglos de feudalismo. La causa de su fallecimiento fue probablemente la tuberculosis, aunque la leyenda prefiera un deceso más romántico, que involucra a ciertas potencias extranjeras en un caso de asesinato por envenenamiento.

Lo cierto y comprobado es que Hou fue uno de los principales responsables de transformar las artes marciales –alguna vez terreno exclusivo de la religiosidad más ascética, pero las más de las veces medio de aplicación de la violencia o simple alarde físico– en un deporte respetable, a la par de las artes de la lucha occidentales más establecidas. Su discípulo Zhang Sheng, quien supo continuar con la obra de su maestro, tuvo más suerte cinematográfica, siendo interpretado por grandes practicantes de las artes marciales de la pantalla grande, entre ellos Bruce Lee en la paradigmática De China con furor (1972) y por el mismo Jet Li en Fist of Legend (1996).

El duelo termina con tanta injusticia poniendo en el centro del relato a Hou y sus avatares, aunque se cuida bastante de intentar una gesta biográfica de largo aliento histórico. Es una suerte que su director, Ronny Yu, un veterano del cine de Hong Kong que en los últimos tiempos parecía haberse establecido en Hollywood, descrea en gran medida de las altisonancias y las lecciones de vida. Dicho lo cual es necesario aclarar que El duelo sí posee su dosis de gravedad y hasta ciertos aires de grandeza épica; en ese sentido, se encuentra bien lejos del humor de esa gran parodia dirigida por Yu llamada La novia de Chucky (1998). De todas formas, hay en el film un preciso equilibrio entre las partes que lo ubican en la vereda opuesta a tanto wuxia pian de aspiraciones artísticas reciente, cuyo máximo corolario parecieran ser las incursiones de Zhang Yimou en el cine de género.

Por un lado, las escenas de acción –coreografiadas por ese otro decano del cine made in Hong Kong, el ubicuo Yuen Woo-ping– abandonan por una vez los cables y efectos digitales para hacer foco en las habilidades físicas de los actores, alejando a la película del terreno fantástico y acercando al menos dos o tres secuencias de antología. Por el otro, el dramatismo de la historia, que incluye varias pérdidas personales y un sentido de la tragedia infrecuente en el cine de artes marciales contemporáneo, hacen del relato algo más cercano y universal, sin abandonar por ello su raigambre cultural. Si hasta Jet Li, usualmente impasible y poco afecto a las sutilezas de ejecutante, simula algunos creíbles cambios de registro.

Luego de la pérdida de identidad y la transformación del cuerpo en una máquina de violencia sigue la introspección en un poblado rural de Tailandia, donde Huo aprenderá algunas cosas acerca de la naturaleza del ser humano, preparando así el terreno para el tercer acto reglamentario, el enfrentamiento deportivo contra cuatro luchadores extranjeros: un boxeador inglés, un lancero belga, un esgrimista español y un karateca, obviamente, japonés. Piedra angular del film que parece responder esa famosa pregunta infantil respecto de cuál es el mejor entre los diversos estilos de lucha, también se entrona como el momento de redención y entrega del personaje. Que el responsable de la muerte de Hou en la ficción sea un empresario japonés no parece casual, dados los hechos históricos que sobrevendrían a partir de la década del ’30. Y que el film pueda ser leído como metáfora política y económica dependerá de la imaginación del espectador: si el futuro geopolítico no da un giro espectacular, quedará claro para más de uno que las artes chinas lograron, luego de años de clausura y más de un sacrificio individual en pos del bien común, vencer a unos cuantos contendientes occidentales. Así vistas las cosas, Hou Yuanjia es también un héroe del siglo XXI.

7-EL DUELO

(Huo Yuanjia) China/Hong Kong/Estados Unidos, 2006.

Dirección: Ronny Yu.

Guión: Chris Chow, To Chi-long y Christine To

Fotografía: Poon Hang-sang

Montaje: Virginia Katz y Richard Learoyd

Música: Shigeru Umebayashi

Intérpretes: Jet Li, Betty Sun, Yong Dong, Shido Nakamura, Zhao Zhigang, Collin Chou.

Compartir: 

Twitter
 

Jet Li como Hou Yuanjia, enfrentado al desafío de David contra Goliat.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.