espectaculos

Jueves, 18 de septiembre de 2008

PLASTICA › DESCONCIERTO SINFóNICO SE SUBASTó POR 190 MIL PESOS, A BENEFICIO DEL GARRAHAN

Pintar la solidaridad a ocho manos

El remate de la obra de León Ferrari, Luis Felipe Noé, Adolfo Nigro y Miguel Rep convocó a una multitud al stand de Expotrastiendas.

 Por Andrés Valenzuela

Durante un momento se evaluó la posibilidad de acercarle al rematador una butaca, tal era la cantidad de gente que se acercó a ver Desconcierto sinfónico, un mural conjunto realizado por los artistas plásticos León Ferrari, Adolfo Nigro, Luis Felipe Noé y Miguel Rep, a iniciativa de PáginaI12 y a total beneficio del Hospital de Pediatría Prof. Dr. Juan P. Garrahan, y que fue subastado ayer pasadas las 19. Tanta expectativa no fue en vano: la imponente obra de algo más de cinco metros de ancho por dos y medio de alto se vendió en 190.000 pesos en el stand que el Banco Ciudad montó en Expotrastiendas 2008, la gran convención de las galerías de arte. Por el sector de la subasta se paseaban conocidos coleccionistas privados, curiosos anónimos y conocidos como Teresa Anchorena y Rogelio Polesello. Es que el interés por el mural había ido creciendo conforme pasaban los días y ante cada aparición pública que lo mencionara: ya había sido expuesto en ArteBA, donde los 60.000 catálogos que lo presentaban se agotaron inmediatamente.

“Usted, levante la mano, que es para los chicos”, animaba una señora minutos antes de que el martillo llamara la atención de los compradores. Es que con todo lo recaudado –descontados los impuestos, el hospital recibirá 170 mil pesos– el Garrahan construirá una sala de conferencias que permitirá que los especialistas del prestigioso centro asistencial puedan atender derivaciones y consultas de colegas e institutos del interior del país con los que tiene convenios de cooperación.

“La verdad, estoy más nervioso ahora que cuando lo hacíamos”, confió Miguel Rep, parado con Nigro junto al mural. “Llegó el momento de la verdad y hay que desprenderse de la obra por una causa noble”, explicaba. Como chicos satisfechos, con su colega acariciaban el mural, lo palpaban, sentían sus texturas, lo miraban satisfechos. Junto a ellos, la emoción de los enviados del hospital era palpable: los doctores Fernando Matera y Juan Carlos O’Donnell, presidente y vicepresidente de la Fundación Garrahan, no se cansaron de agradecer a los directivos del diario presentes y a Julio Abal, jefe del Equipo Técnico de Arte, Objetos y Muebles del Banco Ciudad, propiciadores de la iniciativa solidaria. También agradecieron profundamente al coleccionista de sonrisa inamovible que pujó hasta último momento, y finalmente se impuso a otros cuatro interesados, en un final cinematográfico con una puja entre dos.

“Dos cosas me motivaron a comprarlo: la calidad innegable de la obra y su fin último, la causa solidaria”, comentó feliz a PáginaI12 Darío, que prefirió reservar su apellido, antes de dirigirse con los responsables del Banco Ciudad a completar los papeles de la compra. Tarea que no le resultó fácil, porque en el escaso trecho a recorrer recibió decenas de felicitaciones. Tal como advirtiera el rematador, con el mural no sólo se estaba llevando una obra que reunía por primera vez a “cuatro artistas de prestigio nacional e internacional”, sino que además se colaboraba con la causa de la salud pública.

Desconcierto sinfónico, un acrílico sobre tabla, consta de cuatro paneles (dos blancos y dos negros) sobre los que los cuatro artistas intervinieron desde el juego y la fragmentación para lograr una obra inagotable, con fuertes ecos de la ciudad. Fusión de estilos, trazos y concepciones sobre la expresión artística, Desconcierto presenta una multitud de texturas, de voces y de imágenes que, pese a lo que el nombre podría sugerir, se ensamblan sin disonancia.

La propuesta inicial de trabajar con trazos blancos sobre el fondo negro y líneas negras sobre la superficie blanca cedió paso tras el encuentro inicial a una multitud de colores y formas. El resultado del trabajo realizado en un salón especialmente acondicionado para ello de PáginaI12 fue, según expresaron ayer los artistas, “una cuestión de azar”. Cada artista partió de un sector del espacio y fue expandiéndose para entrar, luego, en el territorio trabajado por sus colegas. Allí comenzó a suceder lo inesperado: la aparición imprevista del color de la mano de Ferrari, las ciudades de Rep o las “peinadas” de Noé a los grafismos de Ferrari. Momentos antes del comienzo de la subasta, Nigro contó a los presentes que no había necesariamente una propuesta consciente, pero resulta claro al ver la obra que entre los cuatro hubo una sintonía difícil de lograr.

Producto de una colaboración desinteresada, los cuatro dejaron de lado la adscripción férrea a sus estilos y permitieron la modificación de sus trazos a manos de sus compañeros de aventura. El resultado es una creación que remite a la ciudad, su movimiento y su gente, con una impronta vital: la misma vitalidad que fortalecerá a los chicos del Garrahan, los verdaderos beneficiarios de la obra de arte.

Compartir: 

Twitter
 

Adolfo Nigro, el comprador Darío, Rep, el doctor Fernando Matera y Carlos “Gandhi” González, de PáginaI12.
Imagen: Jorge Larrosa
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.