espectaculos

Martes, 29 de enero de 2013

PLASTICA › PROTOGRAFíAS, LA MUESTRA DEL COLOMBIANO OSCAR MUñOZ EN EL MALBA

Sentido y construcción de la imagen

Se expone por primera vez en Buenos Aires una muestra antológica de uno de los más destacados artistas colombianos contemporáneos. La obra de Muñoz depara varias sorpresas, tanto desde el punto de vista de su realización como de sus temas.

 Por Fabián Lebenglik

La muestra se abre con una instalación fotográfica montada en el piso, sobre la que el visitante debe transitar. Se trata de una serie de fotografías aéreas de Cali, la ciudad de Oscar Muñoz, donde se desarrolla todo su universo (aunque no sólo el “suyo”, sino también el de la ciudad, su sociedad, historia, tensiones). Las fotos están cubiertas y “protegidas” por vidrios templados, de seguridad, astillados en miles de fragmentos. Este mapa colocado sobre el piso muestra a Cali en la época en que los carteles del narcotráfico se disputaban poder y territorios, entre fines de los años ochenta y comienzos de los noventa.

De modo que el comienzo de la exposición demarca un territorio (la ciudad de Cali) y revela que el proceso constructivo de la obra es consustancial con el sentido. El recorrido y la selección de obras ponen en envidencia el rigor formal, la elección de los materiales y la estetización junto con la búsqueda por politizar y contextualizar la imagen, para potenciar su elocuencia e indagar no sólo sobre su sentido sino también sobre sus funciones y usos.

La muestra, organizada por el Museo de Arte del Banco de la República (MABR) en Bogotá, con la curaduría de José Roca y María Wills –curadora adjunta del MABR–, se compone de setenta obras, entre dibujos, esculturas, instalaciones, fotografías y videos, que pasan revista a cuatro décadas de producción artística.

La exposición está concebida a partir de la idea de “protografía”, algo así como el momento anterior o posterior al instante en que la imagen es fijada para siempre. En este sentido, el artista combate la “fijación” de la imagen incorporando casi siempre un componente temporal, de duración.

La obra de Muñoz, que atraviesa varias técnicas y formatos, cuando utiliza la fotografía se pregunta sobre su naturaleza y construcción, sobre cómo se constituye y “aparece” la imagen. Entre otras varias cuestiones, aquí se trata sobre cierta especificidad del laboratorio fotográfico, acerca de la relación de la imagen con el recuerdo; los focos nítidos y los difusos, la composición de la figura, la edición fotográfica, la aplicación de la imagen a distintas superficies, la ilusión de los sentidos, y así siguiendo. Una obra centrada en la técnica de la imagen fotográfica pero que a partir de allí, en lugar de quedarse en lo específico, avanza y profundiza en varios temas, de modo que el artista busca una expansión y ampliación del campo de acción de la fotografía.

La obra de Muñoz pone en cuestión los límites entre géneros y técnicas. Sus trabajos van de la foto al video, del grabado a la instalación, de la bidimensionalidad al volumen y transitan también por el dibujo y la escultura. Según explican los curadores, “el uso de elementos fundamentales –como agua, aire y fuego– en varias de sus obras hace referencia a los procesos, los ciclos y las manifestaciones trascendentales de la vida, la existencia y la muerte”.

El recorrido incluye algunos dibujos muy minuciosos, de mediados de los setenta y primeros ochenta: claroscuros de una fuerte impronta social donde se evocan los inquilinatos de su ciudad.

Como se detalla en la breve biografía del artista (ver aparte), el grupo Ciudad Solar funcionó como clave de encuentro, contraseña y cantera de la producción artística de Cali. Según cuenta Muñoz:

“Ciudad Solar fue un espacio colectivo y experimental de encuentro clave para todos los creadores que se consolidaron como el Grupo de Cali, en el que estaban Hernando Guerrero, Ramiro Arbeláez, Andrés Caicedo, Luis Ospina, Carlos Mayolo y Eduardo Carvajal. Allí se hacían exposiciones y había un cineclub, entre otras actividades”.

Entre aquellas claves que revelan su pertenencia a aquel grupo, se pueden rastrear, por ejemplo, la inclinación por lo social, el dominio técnico, la utilización de la fotografía y los contrastes de luz y sombra.

Según explicitan los curadores, la exposición atraviesa, gracias a las diferentes técnicas del artista, temas como “la imagen en flujo y la imagen inestable, la imagen como impronta y como reflejo, y los soportes como lugar donde la imagen se configura y se deshace. Todo esto articulado en el contexto de la ciudad de Cali, que ha jugado un papel central en el trabajo de Muñoz”.

Una serie de obras muestra retratos y autorretratos inestables, que aparecen y desaparecen o que exhiben un proceso complejo. Una de esas obras es el video Línea del destino, de 2006, que el cocurador de la muestra, José Roca, describe de la siguiente manera:

“La palma de la mano del artista contiene una pequeña cantidad de agua en donde es posible ver el reflejo de su rostro. El ojo del espectador busca identificar el autorretrato en esta imagen temblorosa, que se va haciendo cada vez más pequeña cuando el agua se cuela poco a poco por entre los dedos. Una vez más, la imagen nace en el agua, pero esta protografía nunca logra fijarse. El proceso se repite de manera incesante sólo gracias al recurso del video. Biografías (2002) plantea un final similar para la imagen como el que se da en obras como Narciso o Línea del destino, pero incluye dos características que la singularizan: de una parte, Muñoz no usa su autorretrato, sino los retratos de personas diferentes, imágenes anónimas tomadas de los obituarios: individuos que ya no están. La otra variación sustancial radica en el montaje: igual que en el video Narciso, la imagen se deforma hasta desaparecer como una mancha informe en el sumidero.”

La antología retrospectiva Protografías tiene carácter itinerante y se exhibió anteriormente en la biblioteca Luis Angel Arango del Museo de Arte del Banco de la República y en el Museo de Arte de Antioquía, Medellín, durante 2012. Cuando la muestra termine en Buenos Aires seguirá hacia el MALI (Museo de Arte de Lima) hasta mediados de año. (En el Malba, Figueroa Alcorta 3415, hasta el 25 de febrero.)

Compartir: 

Twitter
 

Detalle de Cortinas de baño (1985-86), de Oscar Muñoz. Acrílico sobre plástico.
SUBNOTAS
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.