espectaculos

Sábado, 28 de diciembre de 2013

PLASTICA › INAUGURACIóN EN MAR DEL PLATA DEL MUSEO DE ARTE CONTEMPORáNEO

El arte tiene vista al mar

En su estilo se trata del museo más grande y moderno de América latina. Participaron de la ceremonia de apertura el gobernador Daniel Scioli, la artista Marta Minujín, empresarios y diversos personajes de la farándula.

 Por María Daniela Yaccar

¿Qué tienen en común Moria Casan, Andy Warhol, las mellizas griegas, Marta Minujín, los alfajores marplatenses, los lobos marinos y Divina Gloria? La inauguración del Museo de Arte Contemporáneo (MAR) reflejó que “pop” no es un concepto cerrado, que en el arte pop hay lugar para todo. O, al menos, así es como tomó forma ese concepto en Mar del Plata, ayer por la tarde, cuando se inauguró el museo de arte contemporáneo más grande y moderno de América latina, con la presencia del gobernador Daniel Scioli; el presidente del Instituto Cultural Bonaerense, Jorge Telerman; el intendente de General Pueyrredón, Gustavo Pulti; una buena cantidad de artistas de diferentes procedencias y empresarios. Quedó inaugurada también la muestra Ola pop en el mar, que reúne obras de artistas míticos de los años sesenta y que anticipa el objetivo que guiará a este espacio: se busca que, allí, el arte de elite y el popular se crucen.

Anteojos de sol bien oscuros, de lentes redondas, camisas y remeras de colores vibrantes –el artista plástico Edgardo Giménez llevaba, por ejemplo, una con muchas Marilyns con un traje blanco–, cabellos rojos o platinados, vinchas y zapatos muy, muy raros, gobernaron la jornada. En algunas salas ambientadas sonaba música lisérgica, del estilo de Jefferson Airplane. Había dos planos de lectura del acontecimiento: por un lado estaba la muestra, que reivindicaba aquellos años locos y libres y, por el otro, lo que giraba alrededor. Imponente y con un chihuahua en brazos, Moria Casan fue una de las primeras en llegar y fue asediada por las cámaras de televisión y los fotógrafos. Una gigantografía de Giménez la homenajea en la entrada del MAR. También la prensa persiguió a Soledad Silveyra y a Nacha Guevara. Más tarde, llegaron, con vestidos apretadísimos, las mellizas griegas. Fabián Gianola y Carmen Barbieri también acompañaron. Como muchos de los que pasaron por ahí, Divina Gloria quedó obnubilada con una instalación de colchones de Minujín. Montada arriba de unas terribles plataformas, pegó un grito y se derrumbó sobre los colchones de una plaza, que armaban una especie de habitación perfecta, donde cualquiera querría vivir y caminar.

Como la muestra reivindica el espíritu de los sesenta y a muchos artistas ligados al Di Tella (y a otros espacios importantes de la época), Minujín fue la verdadera estrella de la tarde, la que se llevó todos los aplausos cuando, pasadas las 19, el acto se concentró en la puerta del museo, ubicado en la entrada de la ciudad y frente al mar. En ese momento, el público, que estaba esperando ansiosamente detrás de la valla, se abalanzó sobre el escenario con cámaras de fotos. Una locura. “¡Nacha Guevara está embalsamada!”, se sorprendían dos mujeres. El clima era bien familiar. Al costado, un enorme lobo marino hecho por la artista platinada hacía babear a los marplatenses. El animal, que imita al famoso monumento de José Fioravanti, inmortalizado en todas las fotos de los que veranearon en esta ciudad, mide diez metros de altura, está hecho de hierro y metal y cubierto con papeles dorados de Havanna. En un tiempo, van a recostar al lobo y el público podrá llevarse esos papeles (son 80 mil en total) para canjearlos por alfajores verdaderos. Finalmente, el “animal” será recubierto con tierra y pasto.

“Es un sueño cumplido”, sostuvo Scioli cuando la tarde se iba convirtiendo en noche, y los que no estaban caminando por la costanera o volando en parapente lo escuchaban cerca del escenario. “Muchas veces se dice que la cultura hay que hacerla accesible al pueblo. Este es el museo de arte contemporáneo más moderno, tendrá un impacto económico, social y turístico. Esta muestra va a ser inspiradora y motivadora, y el museo, un lugar de encuentro y participación”, sostuvo el gobernador. Lo acompañaban Pacho O’Donnell, quien le sugirió, “más en calidad de amigo que de asesor”, instalar este edificio en la ciudad; Nacha Guevara, Minujín, Giménez, Delia Cancela y otros funcionarios. A su turno, Telerman expresó: “Sabemos cuánto mejor hace a la vida de cada uno el arte. Somos mejores gracias a nuestros artistas. Las inversiones en arte y en educación nos mejoran como pueblo y como sociedad. Más que un museo, este será un gran centro cultural y tendrá un vínculo amoroso con Mar del Plata”.

Compartir: 

Twitter
 

El MAR, en la entrada de la ciudad, con lobo marino y todo.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.