espectaculos

Miércoles, 6 de agosto de 2008

DISCOS

Lanzamientos

8-The Ting Tings

We started nothing. Sony/BMG

Jules De Martino tiene un pasado en bandas indie, mientras que su compañera Katie White viene de un grupo de teen pop: de esa mezcla improbable sale este explosivo dúo inglés que ya conoce lo que es el número uno de los charts de su país. Es que cuesta demasiado resistirse al pop sucio y bombástico de “Great DJ”, al punk funk de “That’s not my name” o al chicle new wave de “Shut up and let me go” (con el Blondie más disco como inspiración). El resto no está a la altura de esos tres temas, pero tampoco desentona. R. C.

8-Piazzolla. Tango!

Jan Vogler. Sony, 2008

Jan Vogler es un excelente cellista y en Tango! se dedica, casi por entero, a la obra de Piazzolla. La excepción es Alla Tango Milonga, una de las Cinco piezas para cuarteto de cuerdas de Erwin Schulhoff, un autor prohibido por los nazis y asesinado en 1942. El resto incluye el Grand Tango dedicado a Rostropovich, junto a la pianista Vanessa Pérez, Four for tango, también con cuarteto, y varias transcripciones de José Bragato para trío de violín, cello y piano, entre ellas “La muerte del ángel” y “Oblivion”. D. F.

8-Sogni proibiti

Ornella Vanoni. Epic, 2008

Las canciones de Burt Bacharach aparecen asociadas casi indefectiblemente a la nostalgia. La voz de Ornella Vanoni también. Y en ambos casos es injusto. Las canciones logran, como pocas, hacer que sucesiones de acordes nada convencionales y melodías sumamente angulares suenen con la mayor de las naturalidades. Y la cantante que fue icono en los ’60 y ’70 sigue siendo una intérprete notable. Esas canciones y esa voz se unen en este disco a arreglos precisos, con hallazgos como “Stretto a te” (“Close to you”, claro). D. F.

9-Skin Deep

Buddy Guy. Sony/BMG

El viejo blues de Chicago que Muddy Waters ayudó a popularizar –electrificación mediante– medio siglo atrás no cambió demasiado. Su interés está regulado por las oscilaciones interpretativas de sus epígonos. Buddy Guy es, acaso, el más interesante de sus herederos, sin limitarse a la mera reinterpretación del original. En Skin Deep, uno de sus mejores trabajos en muchos años, da cuenta de su talento como guitarrista, y su voz luce como corresponde a un blusero de 72 años: como la de un viejo que todavía no perdió la inocencia. F. D.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.