espectaculos

Miércoles, 9 de diciembre de 2009

DISCOS

Lanzamientos

7-If on a winter’s night...

Sting. Deutsche Grammophon

Si Buenos Aires estuviera en el hemisferio boreal, ésta sería una buena elección para las blancas Navidades: lejos de la furia de The Police, Sting se une a músicos clásicos para canciones tradicionales, anónimas, del repertorio de Schubert (con un poema de Wilhelm Müller) y Bach (con letra de Sting) y dos propias. Abundan las referencias a la nieve y el frío –estación favorita del bajista– en un disco de delicada instrumentación, que permite apreciar lo buen cantante que Mr. Sumner puede ser... y que también puede ser excesivamente calmo. E. F.

6-Classic lover covers

Los Cafres. DBN / Subterrania

Mario Pergolini empieza a sacarle el jugo a su estudio: el 21 de agosto, Los Cafres ocuparon el Norberto Napolitano para una serie de covers de aquí y del mundo, ahora registrados en CD y DVD. Y con el material pasa lo que suele pasar en estos casos: algunas versiones, como “Boys don’t cry” (The Cure), “Quedándote o yéndote” (Spinetta) o “Isn’t she lovely” (Stevie Wonder) funcionan y tienen su gracia. Otros, como “Love of my life” (Queen) o “The long and winding road” (Beatles), entran en el terreno de lo discutible o directamente fallido. E. F.

8-New Moon

Varios. Warner

La historia ya es conocida. Stephenie Meyer encontró una nueva manera de exprimir a los vampiros en formato literario, y el cine se está encargando del resto. Como película de chupasangres, la saga Crepúsculo deja bastante que desear. Pero no puede decirse lo mismo de su soundtrack, pletórico de grandes momentos oscuros a cargo de Death Cab for Cutie (“Meet me on the equinox”), Black Rebel Motorcycle Club (“Done all wrong”), Thom Yorke (“Hearing damage”), Muse (“I belong to you”) y Editors (“No sound but the wind”). E. F.

7-República

Tracy Lord. UMI

De la heterogénea e incandescente movida rockera de la zona Sur del conurbano bonaerense (más precisamente de Temperley, en la línea del “eléctrico”) emerge Tracy Lord, banda que debe su nombre, claro, a la inolvidable heroína porno. El grupo no es tan nuevo (se formaron a principios de siglo) y tampoco lo es su música, un cóctel estilístico que abreva remotamente en el grunge y que se recuesta con más comodidad en el concepto de “garage”. El álbum es desparejo (lo mejor viene al final) pero tiene una energía que contagia al más indiferente. F. D.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.