espectaculos

Miércoles, 16 de enero de 2013

DISCOS › PARKLIVE, EL DVD QUE RETRATA EL SHOW DE BLUR EN HYDE PARK

Eso llamado “show histórico”

El 12 de agosto todo indicaba que ése sería el último concierto de la banda británica; desde entonces se confirmó que seguirá tocando este año, pero eso no quita brillo a este show, con una lista de temas que explica por qué son tan relevantes aún hoy.

 Por Luis Paz

El 12 de agosto pasado, la banda británica Blur, una de las más ricas que dio no sólo el britpop sino todo el arco musical inglés en los últimos veinte años, actuó en el insigne Hyde Park como acto de cierre de los Juegos Olímpicos de Londres. Y también, al menos según lo estipulado por entonces, como clausura de su propia carrera en vivo. El hecho de que el vaticinio sobre el final de Blur haya vuelto a quedar obsoleto a partir de los anuncios de que el cuarteto actuará en las próximas ediciones de los festivales Primavera Sound (Barcelona) y Vive Latino (México D.F.) podrá opacarle al reciente DVD Parklive ese brillo de histórico. Pero de ningún modo es algo que atente contra la relevancia del registro en vivo de una de las mejores bandas urbanas inglesas desplegando uno de los más diversos cancioneros durante uno de los shows más masivos de la música británica. Lo cual bien vale el replanteo de, a fin de cuentas, qué es lo histórico.

Parklive comienza exactamente como terminaba el segundo disco del gran combo No Distance Left to Run, un indispensable documental sobre cómo Blur volvió pero, a la vez, sobre cómo había aparecido, ascendido, volanteado una y otra vez y finalmente implosionado: con Damon Albarn, Graham Coxon, Alex James y Dave Rowntree sobre el escenario. A casi una década de grabado su último disco de estudio, Think Tank, Blur sonó en aquella obra como una locomotora desencajada, de rítmico traqueteo y acelerado fraseo. Como una versión punk de sí misma o, más bien, como si la vuelta de tuerca hacia el rock alternativo (“Beetlebum”, “Song 2”) desde el pop adolescente y aún brillante (“Country House”, “Girls and Boys”) estuviera más sellada.

Así es como se aparece en Parklive: como el estallido melódico y rítmico pero sobre todo enérgico de un combo fulminante tanto para interpretar lo más (agri)dulce de su repertorio (“Tender”) como también lo más inmediato (“Parklife”), oscuro (“Beetlebum”) y experimental (el para la época recién estrenado himno urbano “Under the Westway”). Si bien no estuvo incluida en el show, la otra novedad de aquel momento, “The Puritan” aparece entre los extras, que son realmente livianos. Se entiende: Parklive fue cortado y subido al sitio web del grupo sin que pasara mucho tiempo desde el show.

Esta calentura se vibra en cada momento y este contexto se cuela cuando Albarn le dedica “Song 2” a Mohamed Farah, velocista británico de origen somalí acreedor de dos medallas doradas. Y también en la interacción del grupo con la ciudad: Juegos Olímpicos, Hyde Park y canciones (“London Loves”, “Under the Westway”) mediante. Con todo, Parklive no intenta más que ser el más fiel registro posible de esa segunda noche de Blur en Hyde Park, tal vez su documento definitivo en vivo o quizás la rubricación ya sí indeleble de Blur como una estampita cristalina sobre la cultura urbana británica (su depresión y su joda, su paranoia y su orgullo, su acidez y sus modales) servida en bandeja de DVD para los comensales del mundo todo.

Compartir: 

Twitter
 

Damon Albarn encabeza una banda que exhibe excelente salud.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.