espectaculos

Martes, 16 de septiembre de 2014

DISCOS › HYPNOTIC EYE, LO NUEVO DE TOM PETTY & THE HEARTBREAKERS

Las promesas bien cumplidas

El veterano cantante y guitarrista se propuso “un álbum de rock and roll”, y el deseo llegó a buen puerto. Las once canciones entregan un viaje intenso pero que no pierde de vista el lirismo, una notable combinación de garra rockera y emoción genuina.

 Por Eduardo Fabregat

“Básicamente voy donde el viento musicalmente me lleva. Creo que éste es un disco muy especial, un disco de rock and roll, muy eléctrico. No hay baladas, sólo rock.” Lo dijo Tom Petty a comienzos de este año, cuando Hypnotic Eye era aún una promesa. Una promesa de larga data, si se tiene en cuenta que la primera canción registrada, la cadenciosa “Burnt Out Town”, se remonta al 9 de agosto de 2011. No está mal como piedra de base. Es uno de esos mid tempos impulsados a armónica en los que Petty luce como pocos, y es el principio de una disfrutable demostración: al borde de los 64 años, el rubio de Florida cumple sus promesas. Hypnotic Eye es un disco de rock. Es un gran disco de rock.

Claro que no caben las sorpresas: Thomas Earl Petty tiene algunos posgrados en el asunto. Ha cruzado armas con nenes del tenor de Johnny Cash y Bob Dylan y fue uno de los pilares de Traveling Wilburys (con Dylan, George Harrison, Roy Orbison y Jeff Lynne); ser una estrella de la industria discográfica estadounidense no le impidió grabar el ácido The Last DJ, donde acusó a la misma industria de devaluar la música grabando vacuas cantantes pop producidas en serie. Solo o con The Heartbreakers, Petty ha ido precisamente donde sus propios vientos lo llevaron. Y si Mojo, su disco de 2010, se inclinaba por un blues climático con mucho de zapada, ahora la premisa es clara: garra y aspereza, la energía que puede generar una banda experta en estas lides.

Es que los Heartbreakers son cosa seria. Con el guitarrista Mike Campbell y el tecladista Benmont Tench como pilares históricos, Petty abre el fuego con el filoso riff de “American Dream Plan B”: “Como un tonto, apuesto a la felicidad”, canta, justo antes de que el bajo con fuzz de Ron Blair marque el acelerado pulso de “Fault Lines”. En ese combo inicial el guitarrista y cantante define las intenciones de un disco que no decae nunca, ni siquiera cuando “Full Grown Boy” o “Sins of my Youth” imponen melancólicos respiros. Serán breves, antes que la tensión eléctrica vuelva a tomar las riendas.

Puestos a fantasear, todo en Hypnotic Eye (primer disco de Petty en llegar al número uno de ventas en EE.UU.) llama a musicalizar una barra de bar convenientemente poblado de de-sesperados, esperanzados y mujeres buscando algo que calme el corazón. En la atrapante combinación de rabia y lirismo de “Red River”, “Power Trunk”, “All You Can Carry” y “U Get Me High”, en ese cierre de demolición emocional con “Shadow People”, Petty construye un disco que no necesita apelar al efectismo barato para llegar a su propósito. Tom cumple. Y dignifica al rock.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.