espectaculos

Sábado, 16 de diciembre de 2006

DISCOS › PAGINA/12 PRESENTA CON SU EDICION DE MAÑANA “ERIC CLAPTON & THE YARDBIRDS”

El blues británico sonaba así

El CD propone un recorrido por el trabajo del guitarrista al frente de esa banda pionera del r&b inglés y permite apreciar el excitante clima musical que imperaba en Londres a mediados de los ’60.

 Por Claudio Kleiman

La música en Gran Bretaña durante la primera mitad de los ’60 tuvo el carácter de un movimiento sísmico. Tanto que sus reverberaciones llegarían a los rincones más lejanos del planeta produciendo extrañas vibraciones en las cabezas de sus habitantes, especialmente los más jóvenes. Hubo dos movimientos más o menos simultáneos que confluyeron para sacudir la tranquilidad de la isla, con los sonidos cada vez más estruendosos de guitarras eléctricas, bajos y baterías. Por un lado, el “Merseybeat”, con base en Liverpool, amenazaba con la dominación global a partir de la conmoción creada por sus principales exponentes, Los Beatles. Por otro lado, está lo que se conoció como el “British r&b Boom”, cuya base principal estaba en Londres, aunque también tenía exponentes en ciudades como Newcastle y Manchester. El sonido era más crudo y rústico, basado principalmente en adaptaciones del blues eléctrico de Chicago (Muddy Waters, Howlin’ Wolf) y del primer rock’n’roll (Chuck Berry, Bo Diddley), y tenía como abanderados a los Rolling Stones. Pero había otro grupo que le pisaba los talones y fue, al menos durante esos años, casi tan exitoso e influyente como ellos: los Yardbirds. Eric Clapton & The Yardbirds, el CD que se presenta mañana con Página/12, rescata buena parte de esa tradición.

Entre otras cosas, los Yardbirds son probablemente la única banda que puede jactarse de haber tenido en sus filas a tres de los más grandes guitarristas en la historia del rock. Desde sus humildes comienzos en 1963 hasta su concierto final en el Luton Technical College en julio de 1968, los Yardbirds incluyeron el innovador arte guitarrístico de Eric Clapton, Jeff Beck y Jimmy Page, tres nombres que en el curso de cinco años cambiarían completamente el sonido de la guitarra eléctrica. Empezando por Clapton y sus primeras incursiones en el blues eléctrico (que seguiría desarrollando con John Mayall, Cream, Derek & the Dominos y en su carrera solista), pasando por los innovadores experimentos psicodélicos de Beck, para culminar con los riffs de hard rock y las influencias étnicas de Page (que exploraría exhaustivamente en su siguiente banda, Led Zeppelin, que al comienzo se llamaron The New Yardbirds), el grupo demostró ser el campo de entrenamiento ideal para quienes se volverían tres de los guitarristas más grandes e influyentes del rock.

Originalmente se llamaron Metropolitan Blues Quartet, un grupo proveniente de los suburbios de Londres. En 1963, la banda, ya rebautizada como The Yardbirds (en homenaje al gran saxofonista Charlie “Bird” Parker), con el cantante y armonicista Keith Relf, el guitarrista rítmico Chris Dreja, Paul Samwell-Smith en el bajo y el baterista Jim McCarty, pierde a su guitarrista líder, Anthony “Top” Topham. El reemplazante fue un guitarrista poco conocido de sólo 19 años, compañero de Relf en el colegio de arte, llamado Eric Clapton. Su experiencia previa consistía en un pasaje por dos bandas semiprofesionales, The Roosters y Casey Jones & The Engineers, pero Eric era un verdadero devoto del blues y ya tenía un estilo que lo distinguía del resto de sus pares.

La pujante escena del blues británico (o “british r&b”, como la prensa prefería denominarlo) desbordaba de jóvenes talentos como Charlie Watts, Jack Bruce, Ginger Baker, Graham Bond, John Baldry, Brian Jones, Keith Richards y Mick Jagger, todos dando vueltas por los diferentes clubes y tocando con las bandas pioneras del género, Alexis Korner’s Blues Incorporated, The Cyril Davies All-Stars, Georgie Fame’s Blue Flames y los John Mayall’s Bluesbreakers.

Los Yardbirds comenzaron a llamar la atención cuando ocuparon el puesto que habían dejado vacante los Rolling Stones como banda residente en el Crawdaddy Club, en Richmond, por sugerencia del manager Giorgio Gomelsky, un colorido personaje del Londres de los ’60 que antes había trabajado con los Stones; al poco tiempo, ya se habían convertido en una banda de culto y Eric era conocido como “Slowhand” (mano lenta).

A fines de 1963 los Yardbirds acompañaron en el Crawdaddy a uno de los grandes del blues de Chicago, Sonny Boy Williamson, aunque la convivencia no fue exactamente armoniosa. Pero la banda encontró realmente su personalidad alrededor de 1964, cuando comenzó a extender sus covers de r&b hacia intensos pasajes instrumentales con crescendos de guitarra y armónica, realzando la tensión al acelerar el tempo y llegando a un clímax sonoro. Esas zapadas espontáneas recibieron el nombre de “raveups”.

El álbum en vivo de 1964, Five Live Yardbirds, es un gran documento de esa primera época, pero era en el estudio donde podían experimentar con el sonido, a la vez que apuntar al lucrativo mercado de singles. El primer single de los Yardbirds, “I Wish you Would”, contenía en su lado B el tema “A Certain Girl”, con un solo de Eric que descollaba por un sonido distorsionado absolutamente inusual para la época. Cuando editaron su segundo single, “Good Morning Little Schoolgirl” y “I Ain’t got you”, ya estaba claro que Clapton era un serio contendiente al trono de mejor guitarrista del blues británico.

Pero Giorgio Gomelsky y algunos integrantes de la banda querían moverse en una dirección más pop y eligieron para su tercer single el tema “For Your Love”, compuesto por Graham Gouldman (futuro integrante de 10 CC). Aunque Clapton tocó en una parte de la canción (la sección de boogie en el medio), se sintió traicionado por lo que sentía como un alejamiento de la ortodoxia del blues y decidió abandonar a los Yardbirds. Sorprendentemente, la movida resultó beneficiosa para ambas partes.

La primera opción para reemplazar a Clapton fue Jimmy Page, pero él declinó la oferta, ya que no quería dejar el lucrativo trabajo de sesionista. En su lugar recomendó a Jeff Beck, un talentoso guitarrista joven que debutó tocando en el single “For Your Love”, añadiendo un sabor “progresivo” que anticipaba el arribo del rock psicodélico. Los tempos se aceleraban y ralentaban, las armonías eran hipnóticas y los arreglos –que incluían bongó y clavicordio– decididamente exóticos, aunque contenían el suficiente gancho pop como para generar movimiento en los charts. “For Your Love” alcanzó el Nº 2 en Gran Bretaña y el 6º puesto en Estados Unidos, dándole al grupo su primer auténtico hit.

Por su parte, Eric Clapton, que abandonó los Yardbirds a comienzos de 1965, optó por unirse a los John Mayall’s Bluesbreakers, una plataforma ideal para seguir desarrollando su amor por el blues. Poco después, las paredes de Londres comenzaron a cubrirse de graffittis con el lema “Clapton is God” (Clapton es Dios).

Eric Clapton & The Yardbirds propone un representativo panorama del trabajo de Clapton al frente de esa banda pionera del r&b británico y también permite apreciar el excitante clima musical que imperaba en Londres a mediados de los ’60, ya que incluye temas realizados con otras formaciones durante ese período. Junto a las mencionadas grabaciones de estudio como “Boom Boom”, “Honey in your Hips”, “I’m Talkin’ about you”, “A Certain Girl”, “Good Morning Little Schoolgirl” y “I Ain’t got you” se incluyen temas en vivo registrados en el Marquee Club en 1964, que aparecieron originalmente en el legendario álbum Five Live Yardbirds, como “Louise” y “She’s so Respectable”; esta última es una buena muestra de las “raveups” que elevaban las actuaciones del grupo a niveles de histeria colectiva. “For your Love”, el polémico tema que precipitó la salida de Clapton del grupo, combina los talentos de Eric y su reemplazante, Jeff Beck. “I’m your Witchdoctor” es una de las primeras grabaciones de Clapton junto a los John Mayall’s Bluesbreakers. Asimismo, dos piezas instrumentales, “West Coast Idea” y “Snake Drive”, fueron grabadas por Clapton y Jimmy Page en el estudio casero de este último en 1965, con una alineación que es una verdadera rareza, ya que incluye a Bill Wyman en bajo, Ian Stewart en piano y Mick Jagger en armónica; nada menos que tres integrantes de los Rolling Stones.

Compartir: 

Twitter
 

Clapton, también conocido como “slowhand” (mano lenta).
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.