espectaculos

Miércoles, 21 de febrero de 2007

DISCOS › OPERAS EN GRANDES VERSIONES

Al rescate de las joyas del género

Una nueva colección de precio económico aborda títulos de Verdi, Mozart, Puccini y Wagner pero, también, algunas obras notables y poco frecuentes.

 Por Diego Fischerman

“Ninguna grabación de ópera les da ganancias a las empresas discográficas”, dijo Plácido Domingo a Página/12 hace ya más de diez años. Era, sin embargo, la época de oro de la edición de CD. Los sellos reconvertían, por un lado, todo su viejo catálogo de LP, mientras los melómanos volvían a comprar todo lo que amaban –y ya tenían en otro soporte–. Y, por otro, salían a ocupar lugares en el mercado con las nuevas estrellas y gastaban fortunas, sobre todo para que un elenco determinado no estuviera en el catálogo de otro sello. Lo que decía Domingo era cierto: esos registros donde las orquestas eran la Filarmónica de Berlín o la de Londres, el director era Solti o Abbado y hasta los personajes de “tercer pastor” o “quinto soldado” estaban cantados por primeras figuras, eran inviables.

En el nuevo siglo, sin el optimismo de entonces y con los I-Pod e Internet como enemigos, el panorama es otro. Grabar óperas con elencos de estrellas es caro. Editar los lujosos folletos de antaño, con los libretos completos es más caro aún. Y, desde ya, comprar esas cajas de tres o cuatro CD es casi imposible. Es entonces cuando prima la astucia y la nueva serie publicada por EMI (con precios que rondan, en Buenos Aires, los $17 por disco) es un buen ejemplo. Allí tanto el precio como la presentación tienden a conquistar un nuevo público o, por lo menos, a venderle óperas a quien quedaba afuera de la posibilidad de gastar una fortuna en las ediciones corrientes. Y el catálogo, recurriendo en la mayoría de los casos a grabaciones excelentes y, muchas veces, bastante recientes, recicla con fortuna lo que queda de aquellos años de expansión. Una prueba magnífica es la Tetralogía wagneriana incluida en la colección, una interpretación de gran nivel conducida por Bernard Haitink en 1988, con James Morris en el papel de Wotan, Eva Marton como Brunilda y Siegfried Jerusalem como Sigfried con algunas sorpresas increíbles en los papeles menores: Anne Sophie von Otter como segunda norna, Thomas Hampson como Gunther y Kiri Te Kanawa como pájaro del bosque.

El mismo director conduce una interpretación memorable de Der Rosenkavalier, con Te Kanawa, Von Otter, Barbara Hendricks y Kurt Rydl y, entre los hallazgos de la colección, deben contabilizarse algunos títulos que no cuentan con demasiadas versiones en la competencia, como la extraordinaria El amor por tres naranjas, de Prokofiev, dirigida por Kent Nagano; Alcina, de Händel, con Arleen Auger y John Tomlinson en el elenco y la dirección de Richard Hickox; L’Etoile, de Emmanuel Chabrier, conducida por John Eliot Gardiner, y una fantástica Les contes d’Hoffmann, con dirección de Sylvain Cambreling y un elenco que incluye a José van Dam, Ann Murray y Jessie Norman. Una Aida de Verdi dirigida por Zubin Mehta y con Birgit Nilsson y Franco Corelli como protagonistas (grabada en 1967), el mismo Corelli en un registro de 1963 de Andrea Chénier de Umberto Giordano, Maria Callas en Il turco in Italia de Rossini y Giuseppe Taddei, Anna Moffo, Elizabeth Schwarzkopf y Fiorenza Cosotto en Le nozze di Figaro de Mozart dirigida por Carlo Maria Giulini aportan algunos grandes registros históricos y una de las estrellas más recientes, el tenor Roberto Alagna, aparece en La bohème, de Puccini, junto a Leontina Vaduva, y en Roméo et Juliette, de Gounod, junto a Angela Gheorghiu y José van Dam.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.