espectaculos

Domingo, 31 de agosto de 2008

TELEVISION › OPINION

Un acto cada vez más privado

 Por Roxana Morduchowicz *

¿Es bueno que los bebés y niños de hasta tres años tengan un canal especialmente para ellos? ¿Y es bueno que, además, lo vean mientras comen, juegan o antes de dormir? Este es uno de los debates actuales en Europa hoy. Francia los considera nocivos, el Estado emite declaraciones contra ellos, mientras el Reino Unido los acepta e incluso felicita sus propuestas. Francia argumenta que “los chicos verán demasiado TV en sus vidas para empezar desde bebés” y Gran Bretaña opina que “ya que los niños pequeños ven televisión, es bueno que haya canales de calidad para ellos”. El canal para bebés –que también existe en EE.UU. y con igual controversia– nos obliga a pensar en el tiempo que pasa un chico frente a la pantalla. ¿Es necesario aumentar las horas que pasa un chico frente al televisor, comenzando a una edad tan temprana? Estudios internacionales coinciden en que la TV es el medio predominante en la vida de los chicos de 6 a 17 años. En la Argentina, los chicos pasan tres horas diarias frente al televisor. En todo el mundo es cada vez mayor el número de chicos que tiene un televisor en su pieza. Este fenómeno refleja una “privatización” en el uso de los medios: ver TV es un acto cada vez más privado, individual y personal. Esta realidad trae dos consecuencias: los chicos que tienen televisión en su cuarto ven más horas de TV por día y lo hacen más en soledad, exentos de una presencia adulta. Los chicos cierran la puerta de la habitación, ven más tiempo de televisión... y solos.

Una encuesta reciente en la Argentina señala que los chicos suelen ver televisión “porque no tienen otra cosa para hacer”. La pantalla –aseguran ellos– es su diversión preferida porque no hay para ellos otras alternativas disponibles. ¿No sería mejor, entonces, preocuparse por brindarles una diversificada oferta recreativa y cultural, en lugar de pensar en la televisión como única respuesta?

Crear espacios de juego, parques y plazas adecuados a todas las edades, guarderías y jardines accesibles a todas las familias, bibliotecas públicas con libros para los más pequeños, es siempre una mejor opción. Seguir pensando en canales para bebés, es entregarle a la televisión el monopolio exclusivo del entretenimiento.

* Directora del Programa Escuela y Medios del Ministerio de Educación de la Nación.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.