espectaculos

Lunes, 25 de mayo de 2009

TELEVISION › HOLLMAN MORRIS Y LAS GUERRILLAS EN TIEMPO REAL

“Yo prefiero la negociación”

En la serie que estrena hoy The History Channel, el periodista colombiano se interna en los territorios de las FARC, Sendero Luminoso y el EZLN, además de hurgar en el narcotráfico colombiano. “Hay que hacerles las preguntas que se hace la sociedad”, dice Morris.

 Por Emanuel Respighi

La historia de América latina está marcada a fuego por toda clase de conflictos políticos, sociales y culturales. En muchos casos, esas luchas han alcanzado las armas y se mantienen latentes en el tiempo como disputas históricas que ponen de manifiesto la incapacidad de la dirigencia para resolverlas por la vía del diálogo y la paz. Los casos de las FARC en Colombia, Sendero Luminoso en Perú, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional en México y el narcotráfico a lo largo de toda la región forman parte de esos conflictos irresueltos que conforman la agenda caliente del subcontinente. The History Channel estrena hoy, a las 21, Tiempo real, una serie documental que se nutre de la experiencia del periodista colombiano Hollman Morris como corresponsal de guerra y derechos humanos para mostrar, desde adentro, el funcionamiento de cada una de las guerrillas que se diseminan a lo largo del continente. Una suerte de diario de viaje por el núcleo de esos grupos ilegales que suelen ser noticia cuando hay masacres. Cada capítulo narra un viaje y una misión que emprende Morris junto a un camarógrafo con la idea de conocer de cerca a estos grupos.

La serie se divide en cinco episodios. En el primero, titulado ¿Dónde está el Subcomandante Marcos?, el periodista viaja a México en búsqueda de un encuentro zapatista en el que se conmemorará los 25 años del nacimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y los 15 de la toma de San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Conversando con campesinos, líderes indígenas y las distintas comunidades que se topa en su camino, el periodista llega a la comunidad zapatista para mostrar cómo viven, cómo organizan sus escuelas, sus hospitales y su autonomía. En FARC, el segundo capítulo, el periodista se entera de las coordenadas de un foco de la guerrilla y se aventura hacia el lugar poder ver en carne propia qué situación está atravesando el grupo guerrillero tras los golpes de los militares, las muertes y las deserciones que sufrieron en los últimos años. Una tarea por la que Morris terminará detenido y con el material confiscado por el ejército colombiano.

En Desaparecidos en Colombia, el periodista viaja a la zona de Antioquia, cercana a Medellín, para contar la historia de las víctimas silenciosas del conflicto armado que vive Colombia: los campesinos desaparecidos y asesinados. Allí, guiado por dos ex guerrilleros de las FARC, se adentra en la selva en busca de los restos de un campesino. A la caza de descubrir dónde y cómo comienza la red de narcotráfico que se extiende por todo el continente, el periodista viaja a Perú, Bolivia y Colombia para mostrar el recorrido de la cocaína, desde las plantaciones hasta los laboratorios ilegales. Por último, en el quinto episodio se apresta a corroborar el posible resurgimiento de Sendero Luminoso en Perú.

En entrevista con Página/12, el periodista ganador de los premios Defensor de los Derechos Humanos (2008) y Nuevo Periodismo Iberoamericano en TV (2007) señala que lo más complejo de Tiempo real es entrar en relación con estos grupos. “El contacto con un actor fuera de la ley se demora años en tejerlo. Una de las cartas para conseguirlo es la credibilidad del periodista. El actor debe tener en claro que uno no va ser parte de una mentira, que uno va a preguntarles con total libertad lo que va a buscar, sin concesiones”, cuenta Morris.

–En Colombia las opiniones están divididas sobre cómo se debe solucionar el conflicto con las FARC, si por la vía política o por la militar. ¿Usted qué piensa?

–En Colombia hay personas que por los logros militares que ha habido, que son concretos como nunca antes en la historia militar colombiana, creen que se puede terminar la guerra por la vía armada. Ahora, la pregunta es: ¿cuántos años demandará esa guerra? ¿Cuántos muertos va a haber? Si bien es cierto que se han dado duros golpes militares a las FARC, creo que todavía faltan muchos años y muertos para poder derrotar a la guerrilla por la vía armada. Yo, como colombiano, prefiero ahorrarme esos años, en vidas y en futuro, en una mesa de negociación.

–Usted ha entrado en contacto con las FARC, con el EZLN y con Sendero Luminoso, siempre en un marco de indefensión. ¿Hasta qué punto cree que puede servir su trabajo? ¿No cree que es utilizado por estos grupos para mostrar una determinada imagen?

–La función del periodista es tratar de explicar los fenómenos políticos y sociales de una realidad, en este caso la latinoamericana. Y para explicarlos hay que aproximarse a ellos, hablar con sus protagonistas y hacerles las preguntas que la sociedad se hace ante cada problema. ¿Por qué se hacen llamar ejército del pueblo cuando secuestran a civiles indefensos? El arte de la guerra es el engaño. Todos van a querer engañarnos: la guerrilla, el ejército... Y lo que vimos en el proceso de liberación es que todos nos querían engañar. Al no apostar a la inmediatez, el margen de error o de engaño en Tiempo real es menor que en un noticiero o en una cobertura periodística. Puedo negociar condiciones, pero no las preguntas. Si no pregunto lo que debo, me transformo en un estúpido y pierdo credibilidad.

–¿Hay similitudes entre los diferentes grupos que abordó?

–No hay puntos de comparación. El proceso zapatista es una guerrilla indígena, que no dispara un solo tiro: su poder es la palabra. Mientras el poder de los zapatistas es la palabra, el de las FARC es la violencia y las armas. Además, los zapatistas no tienen alianzas ni relación alguna con el narcotráfico. Las similitudes están en los programas políticos: las FARC tienen como primer punto que la tierra pase a manos de los campesinos, y los zapatistas piden tierra para los indígenas.

Compartir: 

Twitter
 

Hollman Morris en territorio zapatista. Es uno de los cinco episodios de la serie.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.