espectaculos

Domingo, 8 de abril de 2012

TELEVISION › MIGUEL RODRIGUEZ ARIAS PRESENTA SU NUEVO PROGRAMA, LA ERA DE LA IMAGEN

“La idea es desmitificar las imágenes”

El realizador de Las patas de la mentira, el ciclo que inauguró en la Argentina el uso creativo de material de archivo, vuelve con un nuevo proyecto que nació de un concurso del Centro de Producción e Investigación Audiovisual.

Entrar en el estudio de Miguel Rodríguez Arias es meterse literalmente en el universo de la imagen. Así lo demuestran las enormes videotecas que albergan hasta el momento nada menos que 46 mil horas de material audiovisual. Entre ellos, está aquella filmación con las famosas palabras “Tenemos que tratar de no robar por lo menos por dos años”, pronunciadas por Luis Barrionuevo, que se transformaron en uno de los registros más emblemáticos –y audaces– de Las patas de la mentira, el ciclo que inauguró en la Argentina el empleo de material de archivo audiovisual y que se caracterizó por poner en evidencia los actos fallidos de los políticos, algo que Rodríguez Arias conoce al dedillo por su profesión de psicólogo. No resulta extraño, entonces, que en pleno auge de la utilización del material audiovisual, Rodríguez Arias haya frotado la lámpara de su genio creativo, de la cual surgió la idea de La era de la imagen, un ciclo que –con conducción de Juan Miceli– realizó a través de un concurso del Centro de Producción e Investigación Audiovisual (CePIA) de la Secretaría de Cultura de la Nación, que va a proveer contenidos a todos los canales públicos del país.

El CePIA nació para promover y difundir la producción cultural argentina a través de diversos formatos audiovisuales. Sus objetivos se basan en los siguientes aspectos: Producción de Contenidos Audiovisuales, Investigación y Capacitación. Actualmente el CePIA cuenta con 65 series documentales, producciones realizadas a través de concursos con organismos de cooperación internacional y producciones especiales realizadas en conjunto con universidades nacionales. Todo este contenido, que hoy asciende a más de 350 horas de programación, sumado a las producciones futuras, tiene como destino abastecer a los canales públicos de todo el país.

“Cuando hice Las patas de la mentira era una experiencia de comunicación que trataba de buscar otra mirada y de analizar el discurso o de resaltar algunas partes del discurso, y eso disparaba a un sentido que hasta ese momento no se tenía claro, como el caso de los actos fallidos”, recuerda Rodríguez Arias sobre aquel programa que en 1990 vio la luz en formato video y luego en las temporadas 1996-1997 se emitió por televisión abierta con la conducción de Lalo Mir. “La era de la imagen es también un programa sobre la comunicación. Lo que pasa es que han pasado muchos años y ha corrido mucha agua bajo el puente, han salido otros programas que también usan el archivo como materia prima para hacer determinado tipo de construcciones ya sea con un sentido periodístico, político o humorístico –relata Rodríguez Arias–. Entonces, cuando nosotros tuvimos la oportunidad de volver a la televisión a través del concurso del CePIA queríamos volver con un ciclo que trate sobre la comunicación pero desde otro ángulo, desde otra perspectiva, con otro tratamiento, con otra estética y con otros recursos que tienen que ver con el siglo XXI, con las nuevas tecnologías, con una estética que se corresponde con la estética que les interesa a los jóvenes y también a los adultos.”

La era de la imagen también muestra cómo es la comunicación, en distintos canales internacionales como Televisión Española, la CNN y ABC, entre otros, pero siempre articulado con los mensajes de la televisión argentina. El primer capítulo de los ocho que lleva realizados –y que pueden ser 52– es emblemático para entender este concepto. Aborda el tema de la burbuja financiera tanto en la Argentina del 2001 como en Wall Street en 2008. “Antes de que explote la burbuja financiera en la Argentina, Cavallo y De la Rúa invitaban a la gente a gastar, a invertir en pesos y no en dólares, a tener la plata en el banco, a irse de vacaciones. Y descubrimos que Bush hacía lo mismo cuando se estaba inflando la burbuja en Estados Unidos. Decía a la gente: ‘Vayan a Disneyworld, gasten’”, relata Rodríguez Arias.

Hay dos capítulos que refieren al tema de la dictadura. Uno de ellos es “Informe Final de las Fuerzas Armadas”, que refiere al documento con el que los represores buscaron justificar el terrorismo de Estado, bajo la denominada “autoamnistía”. “Eso salió en el ’83, antes de que Reynaldo Bignone entregara el gobierno. Y tuvo un correlato audiovisual y gráfico. Del audiovisual nadie se acuerda ni lo tiene grabado”, cuenta Rodríguez Arias. Otro de los capítulos de La era de la imagen refiere al documento del Nunca más que se emitió en 1984 por la pantalla de Canal 13 que en aquel momento era estatal. En ese documento audiovisual –que según explica el documentalista fue el correlato televisivo del libro– estuvieron Ernesto Sabato y el entonces ministro del Interior, Antonio Tróccoli. “Fue la primera vez que las víctimas del terrorismo de Estado o sus familiares salieron al aire por la televisión hablando de todo lo que habían padecido, con detalles. Nunca más salió al aire desde el año ‘’84. Nosotros lo grabamos en su momento, habida cuenta de que nuestro archivo empieza en el año ’83”, explica el mentor del proyecto.

“ADN y sus contingencias” refiere a toda la discusión que implicó el caso de Marcela y Felipe Noble Herrera. Pero como cada envío tiene su relación con situaciones del mundo, Rodríguez Arias pone como ejemplo del trabajo del ADN, una experiencia sucedida en el pueblo Cheddar del Reino Unido. “Allí encontraron un esqueleto de nueve mil años de antigüedad. La Universidad de Oxford hizo muestras de ADN de 50 mil personas del pueblo para ver si encontraban a alguien que correspondiera al patrón genético de los restos que habían localizado. Y encontraron uno: el profesor de la escuela del pueblo de Cheddar tenía el mismo patrón genético que el esqueleto de nueve mil años”, relata Rodríguez Arias, quien especifica que “éste es un poco el corolario porque, en realidad, lo que hace el programa es contar los entretelones del caso Felipe y Marcela”.

Estos temas son abordados en el programa de Rodríguez Arias de un modo novedoso. “Si uno tiene contenidos que piensa que desde el punto de vista ético y de la información son importantes, tiene que buscarle una estética para que acompañe, justamente para que ese material valioso le llegue al público joven, al adulto y a la mayor cantidad de gente posible”, entiende el creador de La era de la imagen. Si bien el título da cuenta de la importancia del mundo visual, Rodríguez Arias aclara que no busca una preeminencia de la imagen sobre el discurso, porque “la imagen es mucho más manipulable que el discurso. Entonces, el objetivo del ciclo es también desmitificar la preeminencia de las imágenes y decodificarlas”, concluye.

Compartir: 

Twitter
 

Para Rodríguez Arias, “la imagen es mucho más manipulable que el discurso”.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.